El colapso del centro de producción Río Perla en China

27 de Noviembre de 2015 Actualizado: 27 de Noviembre de 2015

Dongguan, en la costa este del Río Perla en la provincia de Guandong, siempre ha sido referida con orgullo en China como uno de los “Cuatro Tigres de Guangdong”. A menudo conocida como “la fábrica del mundo”, esta ciudad fabril se jactaba de un PIB que alguna vez llegó hasta el nivel de un país moderadamente desarrollado. Pero en estos tiempos se describe como “desvaneciente”, “en declive” y “en crisis”.

En Dongguan, hay 17 compañías locales en el mercado de acciones chino, desde maquinaria, electrónica, metal, goma y plásticos hasta textiles y producción de vestimenta.

La industria manufacturera de electrónica en Dongguan tuvo su “época dorada” entre la crisis financiera asiática en 1997 y la crisis financiera global en 2008, según el profesor Lin Jiang del Colegio Lingnan de la Universidad Sun Yat Sen. Muchas empresas tuvieron ganancias muy buenas, lo cual le dio a Dongguan la reputación de centro de producción global de información y tecnología (IT).

Ahora una sensación de catástrofe permea la alguna vez próspera área industrial.

Los carteles puestos por todas partes dicen “¡Fábrica en alquiler, apúrese!”.

Una vez, mientras miraba uno de los carteles, un guardia de seguridad me hizo notar amablemente que la información ya llevaba un año. “La fábrica ya no contrata gente. Aunque están aún operando, el negocio es mucho peor este año. Es igual para todas las fábricas del área”, me dijo el guardia.

La electrónica en caída

Dongguan es un centro de producción subcontratista para móviles celulares que tiene en lista cinco compañías de equipamiento electrónico: Failong Crystal, Zhengye Technology, Shengyi Technology, Kingsun Optoelectronic, y Janus Precision Components. Ellos cubren el proceso de producción electrónica de principio a fin. Sus clientes principales son Samsung, OPPO, Meizu y ZTE.

Parecida a la situación en la zona industrial, la efectividad de las cinco compañías electrónicas también declinó en la primera mitad de 2015.

Janus Precision Components, incluso con Samsung como cliente, tuvo pérdidas netas por 169 millones de yuanes, un 814.7% menos que el año pasado. El informe de la primera mitad de 2015 de la compañía muestra que la ganancia por partes estructurales de precisión plásticas se vio impactada por la frenada del mercado global de celulares inteligentes y la abrupta caída en las ventas de Samsung de las partes estructurales de plástico.

Factores de mercado y ambientales son razones en común para la caída de estas cinco compañías.

Según Yuan Mingren, una consultora de la Asociación Taiwanesa Dongguan, las regulaciones de fabricación mas estrictas, han resultado en un aumento de costos. Por lo tanto, hace difícil que los negocios combatan los desafíos que trae la débil situación económica.

“La fabricación de electrónica está peor este año que en 2008”, dice Yuan. “La crisis de 2008 era causada principalmente por factores internacionales. Este año, la crisis es el resultado de una combinación de factores nacionales e internacionales, y los factores nacionales contribuyen incluso más”.

Ola de clausuras

Gong Jiayong, vicedirector del Centro de Investigación Estratégica de Industrias Emergentes en el Instituto de Desarrollo de Información e Industria Electrónica de China, le contó a la prensa que ya es hora que la industria manufacturera en Dongguan se “actualice”. Pero el tiempo se está acabando para desarrollar un nuevo modelo industrial.

Gong dijo que la situación económica actual expone los problemas de las compañías que habían quedado ocultos durante el rápido desarrollo en el pasado. Las fábricas en Dongguan se operaban como pequeños talleres, aprovechando la mano de obra barata y las regulaciones ambientales pobres. Sin embargo, el cambio de las condiciones económicas, ha causado una ola de clausuras.

El cierre de la Fábrica de Juguetes Smart Union en 2008, la fábrica de juguetes más grande en Dongguan, creó una crisis económica en el área que duró varios años. Además, según una encuesta, en 2011, unas 1.800, de las más de 3.500 fábricas de juguetes en Dongguan habían cerrado. Negocios que representan a fábricas de juguetes, que dependían de pedidos del exterior, también cerraron masivamente. Esta fue la primer ola de clausuras en Dongguan. Ahora mismo, solo quedan unas cientos de fábricas de juguetes operando.

En la primera mitad de 2015 las empresas Masstop y High Power OPTO cerraron sus fábricas en Dongguan. También lo hizo Nokia. Dongguan Puguang, el subcontratista de Samsung, que empleaba a decenas de miles de trabajadores cesó la producción. El jefe de la junta de Dongguan Shengxin Food Co. no pudo ser hallado. El jefe de Dongguan Merde Plastic Co. Ltd. se fugó.

En julio de 2015, se publicó la decisión de una corte civil en la entrada de Dongguan Soyea Toy Co. Ltd., la cual confirmaba que los ejecutivos de este negocio surcoreano habían desaparecido.

¿Por cuanto tiempo continuará así? El administrador general de una compañía local de juguetes de peluche fundada en 2003, admitió que el negocio de los juguetes no era tan bueno como en el pasado y que era común que fábricas pequeñas cerraran. Fábricas de juguetes piratas de poca monta en Dongguan han desaparecido casi por completo.

En 2014, se decía que más de 4.000 empresas en Dongguan habían cerrado. Esta cifra no fue confirmada oficialmente. Según Yuan Baocheng, alcalde de Dongguan, solo 428 negocios cerraron en Dongguan en 2014. Podrían haber sido mas los negocios cerrados que no han registrado su clausura con el Departamento de Industria y Negocios.

Gong Jiayong, del Centro de Investigación Estratégica de Industria Emergente de Guangdong, dice que esta ronda de clausuras fue debido a factores industriales. La base industrial para las fábricas tradicionales subcontratistas ya no está. “Las empresas con poca mejora en sus prácticas administrativas y sin su propia marca y tecnología están abandonando el mercado. Su era ya pasó”, dijo Gong.

El futuro palidece por toda China

Yuan Mingren, consultor de la Asociación Taiwanesa Dongguan, enfatizó otro punto. Dongguan no está sola, dijo. El sector fabril por toda China está enfrentando prácticamente la misma situación. Ningbo, Changzhou, Wuxi, Kunshan, Suzhou y Tianjin son áreas que tienen fábricas con clientes nacionales y extranjeros, y su producción ha caído un 40% o más.

Chen Zhilong, investigador principal en el Centro de Investigación Regional de China de la Universidad de Nanjing para Finanzas y Economía, escribió un artículo en el que decía que junto con la desaparición del dividendo demográfico (la abundancia de trabajadores jóvenes) y el aumento general en gastos clave, la crisis y el desafío que enfrenta la industria manufacturera china no puede ser eliminada. Si no se maneja correctamente, la industria manufacturera de China se podría “ahuecar”. En otras palabras, morir.

A principios de 2015, el gobierno municipal de Dongguan mostró su plan para los próximos diez años para fortalecer la manufactura en la ciudad para el año 2025.

El plan consiste de “seis grandes proyectos”: fabricación inteligente, fabricación orientada al servicio, fabricación innovadora, fabricación de calidad, fabricación en cúmulos y fabricación verde.

Pero esta política podría tardar mucho tiempo en tomar efecto en empresas pequeñas y medianas. Al presente, la mayoría de los que sufrieron el impacto de la caída están aún preocupados con los beneficios a corto plazo y todavía no han despertado.

Esta es una traducción abreviada de un artículo publicado primero el 20 de octubre de 2015 en JMedia, una plataforma publicadora de escritores independientes. Lü Yin es una reconocida escritora y comentarista.

TE RECOMENDAMOS