“El comunismo se ha infiltrado en Estados Unidos y en el mundo”, advierte refugiada china perseguida

Por Michael Wing
26 de Mayo de 2021
Actualizado: 26 de Mayo de 2021

Una mujer china que huyó al extranjero a finales de 2019 ha soportado una vida que muchos en Occidente considerarían inconcebible.

Tras ser encarcelada ilegalmente y torturada en prisiones chinas por su fe, describe su experiencia como un “infierno”. Innumerables personas como ella han sufrido cosas mucho peores a manos del Partido Comunista Chino (PCCh), pero al haber escapado a Norteamérica, Chen Yinghua, de 49 años, se considera una de las afortunadas.

Yinghua, procedente de un estado totalitario en el que se suprimen o anulan las “opiniones divergentes”, ha observado cómo surgen similitudes en Norteamérica. En declaraciones a The Epoch Times desde su nuevo hogar en Calgary, Canadá, Yinghua dijo que espera que el mundo despierte pronto al verdadero objetivo del comunismo: “gobernar a toda la humanidad y finalmente destruirla”.

“Quiero compartir mi experiencia real con aquellos que todavía se hacen ilusiones sobre el ‘comunismo’ debido a su completa ignorancia”, dijo; “con aquellos que son insensibles e indiferentes a la destrucción de Hong Kong, Estados Unidos e incluso el mundo por parte del PCCh; y con aquellos agentes extranjeros que, debido a sus intereses personales, son atraídos voluntariamente por el PCCh para ser sus cómplices en la destrucción de la sociedad humana”.

“En realidad, esta es la voluntad de Dios de decir la verdad sobre el comunismo y sobre los que han sido perseguidos por él. Esto es salvar a la humanidad”.

Los occidentales están empezando a experimentar la maldad del empuje izquierdista. El PCCh se ha infiltrado sutilmente en todos los ámbitos clave de las sociedades estadounidense y canadiense durante décadas. Si no se rechaza rotundamente al PCCh, pronto la gente perderá su libre albedrío.
— CHEN YINGHUA, ORIGINARIA DE CHINA

Chen Yinghua, de 49 años, habla con un reportero de Epoch Times en su nuevo hogar en Calgary, Canadá, en mayo de 2021. (Michael Wing/The Epoch Times)

En China, Yinghua era una ciudadana modelo amante de la paz hasta que sus opiniones divergieron de las del régimen comunista, que la incluyó en su lista negra como “enemiga del Estado”.

Era una licenciada universitaria que luego trabajó en la empresa de reparaciones eléctricas de su esposo, y tuvieron un hijo juntos. En ese momento, pensaban que cosas como la supresión política y la tortura eran solo rumores sombríos que nada tenían que ver con ellos. Pero en el año 2000, eso cambió cuando ella empezó a practicar Falun Dafa.

Una antigua disciplina espiritual arraigada en la cultura tradicional china, que incorpora enseñanzas basadas en los principios básicos de “Verdad, Benevolencia y Tolerancia”, Falun Dafa es una forma de qigong (ejercicios energéticos) que incluye cinco ejercicios de meditación para cultivar el cuerpo y la mente. Actualmente lo practican 100 millones de personas en todo el mundo. Sin embargo, el PCCh, oficialmente ateo y que considera que los pensamientos divergentes son una amenaza para su régimen absolutista, ha perseguido violentamente a Falun Dafa desde julio de 1999, deteniendo y matando a decenas de miles de practicantes en esta persecución.

Yinghua dice que su experiencia —la de ser perseguida por practicar su fe— debería ser una advertencia para todos sobre lo que puede ocurrir en Estados Unidos y Occidente.

Dijo: “El socialismo y el comunismo son una estafa. Los cambios socialistas pueden producirse en cualquier momento, y los estadounidenses y canadienses de buen corazón perderán su bien más preciado: el libre albedrío”.

“¿Qué clase de futuro traerá el socialismo a un país y a un pueblo? China y el pueblo chino son una lección. El estado actual del pueblo chino es el futuro de los que quieren tomar el camino socialista. Cuando uno se da cuenta de que si uno da un paso atrás, el comunismo da un paso adelante, y tarde o temprano no tendrá a dónde ir”.

“Los occidentales están empezando a experimentar la maldad del empuje izquierdista. Ya lo hemos experimentado en China. El PCCh se ha infiltrado sutilmente en todos los ámbitos clave de la sociedad estadounidense y canadiense durante décadas”.

Chen Yinghua durante la condena de cuatro años en el Centro de Detención de la prisión de Shijiazhuang, en la provincia de Hebei, donde resultó con cicatrices en la cara durante las múltiples y violentas sesiones de alimentación forzada. (Cortesía de Minghui.org)

La espiritualidad antigua choca con el comunismo

Recordando la experiencia de embarcarse en un camino espiritual que la llevó a ser perseguida, Yinghua dijo que su madre, Jinling, fue la primera de su familia en practicar Falun Dafa, desde 1998, antes de la persecución. El año en que el hermano mayor de Yinghua emigró a Canadá.

“Un mes después de que mi madre empezó a practicar, de repente todas sus enfermedades se curaron. Se había recuperado”, dijo Yinghua. “Entones, mi madre me lo recomendó. Tenía 27 años en ese entonces”.

En 1999, el suegro de Yinghua, que era secretario del partido en una empresa petrolera, le advirtió antes que empezara la persecución. “Me dijo: ‘El sistema espiritual que practica mi madre será suprimido'”, recordó.

Poco después, los medios de comunicación y la televisión estatales comenzaron a emitir informes de propaganda en horario de máxima audiencia para dirigir la opinión pública en contra de Falun Dafa. En poco tiempo, la sociedad china, con el cerebro lavado por generaciones de supresión, se sumó a la narrativa estatal sobre Falun Dafa.

Una foto de archivo con fecha de 1998 muestra a practicantes de Falun Dafa meditando públicamente en la ciudad de Guangzhou, provincia de Guangdong (China), antes de que el PCCh iniciara la brutal campaña de persecución al grupo espiritual en 1999. (Cortesía de Minghui.org)

“El régimen comunista afirmaba que los funcionarios tendrían prohibido ejercer; serían despedidos y no tendrían cómo ganarse la vida. A quienes habían sido condenados, también los despedirían de su trabajo”, dijo.

“Al PCCh no le importa sus vidas después de eso. Algunos fueron llevados a los centros de lavado de cerebro para ser ‘transformados’. Si no se transforman, no tienen lugar donde sobrevivir”.

“Al ser afectado por la tiranía del PCCh, uno perderá instantáneamente la familia, el trabajo y todos sus parientes. No importa lo alta que sea la clase social, uno se convertirá en un prisionero en cualquier momento, e incluso será asesinado”.

El crimen por sus creencias

Yinghua dijo que fue detenida por primera vez en 2003 por el “delito” de distribuir material informativo de Falun Dafa, como CDs y folletos que exponen la propaganda calumniosa del PCCh. Según ella, la policía no necesita ninguna orden para entrar en el domicilio de un practicante, ni cargos para detenerlo: la posesión de materiales de Falun Dafa es la “prueba elástica” clave que puede llevar a condenas por varios años de prisión.

“No tienen ninguna formalidad. La policía primero detiene a una persona y luego reúne las llamadas pruebas. Las ‘pruebas’ se utilizan para evaluar su rendimiento laboral”, dijo. “Pueden condenar a una persona descaradamente”.

“Estas supuestas pruebas son como un ‘elástico’ para el PCCh. Si quieren ocultarlas, las ocultan. Si quieren extenderlas, las extenderán. Si quieren liberarlas, las liberarán. Si dicen que es un caso político, es aún más grave que los delitos menores. Si dicen que no hay nada malo, entonces todo está bien”.

“En realidad, el proceso de detención es también un proceso de saqueo. La policía suele retener dinero mientras realiza la detención. Los de arriba quieren pruebas, mientras que los de abajo quieren enriquecerse”.

Yinghua dijo que su delito fue que su forma de pensar era diferente a la del PCCh. Mientras estaba en un centro de detención, un policía le dijo: “Usted es diferente de los otros criminales. Ellos sí cometieron un delito. Pero en su caso, es solo que su pensamiento es diferente al nuestro”.

Fue torturada en prisión antes de ser liberada. Su segunda detención fue en 2013.

“La policía me puso un saco negro en la cabeza”, recuerda. “No sé si les preocupaba que me reconocieran o que yo los reconociera a ellos. Luego me metieron en el vehículo. Grité”.

La llevaron al Centro de Detención de Nanjing, donde la volvieron a atormentar antes de liberarla. En su tercera detención en 2014, fue condenada a cuatro años de prisión en la cárcel de mujeres número 13 de Hebei, en la ciudad de Shijiazhuang, provincia de Hebei.

“Estar encarcelada durante cuatro años me hizo experimentar la oscuridad como nunca antes”, dijo. “Aunque me resistí a la persecución al máximo”.

Durante sus múltiples detenciones, recordó, le tomaron grandes cantidades de sangre y muestras de ADN. Estas muestras biométricas son habituales para los detenidos de Falun Dafa y otras religiones. Según el Reporte de Derechos Humanos China 2020 del gobierno de Estados Unidos, un reporte de investigación de una ONG señaló que este procedimiento “podría indicar pruebas de tráfico ilícito de órganos”.

Las prisiones, centros de detención y campos de trabajo que detienen ilegalmente a los practicantes de Falun Dafa, y a otros prisioneros por su fe, tienen como objetivo “reeducarlos” o “transformarlos” con la fuerza y la coacción para obtener una “garantía de que dejarán de practicarlo”.

Una pintura representa el “Banco del Tigre”: Un terrible método de tortura utilizado habitualmente para perseguir a los practicantes de Falun Dafa. La tortura inflige un dolor severo y prolongado que puede hacer que la víctima pierda el conocimiento. (Cortesía de Minghui.org)

Durante su encarcelamiento, Yinghua inició una huelga de hambre para protestar por su detención ilegal. Como resultado, fue alimentada a la fuerza en varias ocasiones, cada una duró de dos a tres horas. También la ataron tortuosamente a un “banco de tigre” y le introdujeron tubos por la nariz, causándole considerables hemorragias y vómitos.

Otras torturas rutinarias incluyeron privarla del sueño, no permitirle usar el baño o lavarse, obligar a las reclusas criminales a asfixiarla hasta dejarla inconsciente o golpear su cabeza contra la pared, y más.

“Ninguna de las torturas pudo cambiarme”, dijo. “Lo que realmente destruyó mi voluntad fue que los funcionarios le pusieron las cosas difíciles a otras presas que simpatizaban conmigo. Muchos policías supervisores reprendieron y castigaron a alguien por enviarme dos tréboles de la suerte para intentar animarme”.

Finalmente llegó el momento en que Yinghua escuchó golpes desde el pasillo fuera de su celda, y bajo las súplicas de otras presas, se sometió a firmar la declaración de garantía para dejar de practicar Falun Dafa, una acción que describe como una forma de muerte espiritual.

“En ese momento, sentí realmente que una parte de mí estaba muriendo”, dijo. “Mi mente reaccionaba con mucha lentitud y empecé a parecer como un cadáver andante. Sentí que el mundo actual era un infierno, con su existencia arraigada en los diversos grados de ignorancia y sumisión al comunismo”.

Sin su fe, dijo, la vida no tenía “sentido ni valor”. Además, la obligaron a repetir sin cesar su rechazo a Falun Dafa, reafirmando su garantía en sesiones diarias de “reeducación”.

Después de cuatro años de “infierno”, Yinghua fue liberada.

Por fin obtiene la libertad

Yinghua tuvo la gran suerte de que sus familiares, entre ellos su madre y su hijo pequeño, habían viajado al extranjero y se habían puesto en contacto con funcionarios de Estados Unidos y Canadá para ejercer presión política sobre la prisión en la que estaba encarcelada.

Una exposición internacional de este tipo avergonzaría al PCCh en la escena mundial, y es probable que las autoridades penitenciarias no se atrevieran a matarla ni a extraer sus órganos, ni a causarle daños demasiado graves, por miedo a tener que rendir cuentas. Sin embargo, la gran mayoría de los prisioneros de fe carecen de ese apoyo internacional y sufren horrores inimaginables.

La madre de Chen Yinghua, Huang Jinling, dio una rueda de prensa el 14 de abril de 2014 por primera vez frente al consulado chino en Canadá para rescatarla, pidiendo “ayuda para mi hija”. En ese momento, Yinghua llevaba 32 días en huelga de hambre en la cárcel y se estaba muriendo. (Wu Weilin/The Epoch Times)

Después de su liberación, Yinghua obtuvo una visa y viajó a Canadá en 2019, convirtiéndose finalmente en una refugiada. En el vuelo, de repente experimentó lo que significa ser verdaderamente libre.

Al reunirse con su familia en Canadá, su hijo no la reconoció, porque habían pasado muchos años. Yinghua vio que su propia madre también había envejecido anticipadamente.

Yinghua envió algunas fotos a los practicantes en China, y ellos le respondieron: “Ya es libre. La envidiamos de verdad”.

Chen Yinghua rechaza la persecución del PCCh a Falun Dafa frente al consulado chino en Calgary, Canadá, el 17 de julio de 2020. (Cortesía de Minghui.org)

Aunque la persecución es de gran magnitud, el relato de Yinghua solo expone una parte. La persecución en general permanece oculta por la censura del PCCh y por aquellos que están dispuestos a seguir la línea del partido.

Para advertir al mundo desde su casa en Calgary, Yinghua dijo: “Viviendo en Canadá, uno puede sentir que éste es un lugar para que vivan los humanos. En China, no es un lugar para que los humanos vivan. Ese lugar es el infierno. También hay gente en ese lugar, pero no se atreven a decir que son humanos porque hay “bestias” esperando a los lados. Así de malvado es”.

“Si todo el mundo no puede actuar para resistir y hacer retroceder al PCCh, lo que el pueblo chino está enfrentando hoy será el mañana de todos”.

Con información de Jocelyn Neo y Arshdeep Sarao.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS