El consejero delegado de JPMorgan advierte de que ha llegado “la época más peligrosa” en décadas

El consejero delegado de JPMorgan advierte de que ha llegado "la época más peligrosa" en décadas

Por Tom Ozimek
13 de Octubre de 2023 8:35 PM Actualizado: 13 de Octubre de 2023 8:35 PM

El consejero delegado de JPMorgan Chase, Jamie Dimon, ha hecho sonar la alarma de que los consumidores estadounidenses están agotando su exceso de reservas de efectivo y que la inflación podría mantenerse a un ritmo elevado debido, en parte, al elevado gasto público, al tiempo que lanzaba una ominosa advertencia de que ha llegado el “momento más peligroso” que el mundo ha visto en décadas.

Dimon hizo estas declaraciones durante la presentación de los resultados del tercer trimestre de JPMorgan, en los que el mayor banco de Estados Unidos por activos obtuvo unos ingresos netos de 13,200 millones de dólares.

Después de presumir de que su banco tenía 3.2 billones de dólares en activos y una rentabilidad sobre el capital ordinario tangible medio de los accionistas (ROTCE) del 22 por ciento en el tercer trimestre, Dimon centró su atención en la economía en general, y en los vientos en contra a los que se enfrenta.

Al tiempo que advertía de los nubarrones en el horizonte del gasto de los consumidores, los niveles “extremadamente” elevados de deuda pública y los mayores déficits fiscales en tiempos de paz de la historia de EE.UU., Dimon dijo que ve un riesgo creciente que la inflación se mantenga alta y que la Reserva Federal suba aún más los tipos de interés.

Luego mencionó el impacto perturbador de la guerra en Ucrania y los recientes ataques terroristas en Israel, advirtiendo de “impactos de gran alcance en los mercados de energía y alimentos, el comercio mundial y las relaciones geopolíticas.”

“Este puede ser el momento más peligroso que el mundo haya visto en décadas”, advirtió.

Vientos económicos en contra

Uno de los aspectos en los que se centró Dimon fue la menguante fortaleza de los consumidores estadounidenses y la contribución clave de su gasto a la economía del país.

“En la actualidad, los consumidores y las empresas estadounidenses siguen gozando de buena salud, aunque los consumidores están gastando su exceso de liquidez”, afirmó.

El gasto de los consumidores es un barómetro clave de la salud económica de Estados Unidos, ya que representa aproximadamente dos tercios del producto interior bruto (PIB). Esto significa que si el todopoderoso consumidor estadounidense se agota, es probable que a la economía le ocurra lo mismo.

Su advertencia sobre el agotamiento del exceso de ahorro se produce cuando el Banco de la Reserva Federal de Nueva York reveló el 11 de octubre que la renta disponible de los estadounidenses ha caído y que los consumidores recurren cada vez más a los ahorros para apuntalar el consumo.

Desde el inicio de la pandemia en 2020 hasta finales de 2021, el exceso de ahorro de los estadounidenses creció hasta aproximadamente 2.6 billones de dólares, o el 14 por ciento del ingreso anual disponible, según la Fed de Nueva York.

Desde entonces, el exceso de ahorro estadounidense no ha dejado de caer, hasta situarse en el 10 por ciento de la renta disponible -o 1.9 billones de dólares- en el segundo trimestre de 2023.

Los datos de los dos primeros meses del tercer trimestre citados por la Fed de Nueva York muestran que, en general, los consumidores han mantenido su propensión al gasto pero, a medida que la renta real disponible ha ido cayendo, han ido recurriendo cada vez más a sus ahorros para seguir comprando.

Los últimos datos gubernamentales sobre el gasto de los consumidores corresponden al mes de agosto, y muestran que el gasto en consumo personal (PCE) se ha ralentizado en los últimos meses. El gasto creció un 0.4% en agosto, menos de la mitad que en julio (0.9%).

Pero parecen vislumbrarse nubarrones en el horizonte. Una reciente encuesta realizada en septiembre por CNBC-Morning Consult reveló que el 92 por ciento de los adultos estadounidenses han recortado sus gastos en los últimos seis meses. Es más, más de tres cuartas partes de los encuestados dijeron que planean recortar el gasto en artículos no esenciales en el futuro.

Por todo ello, cada vez son más los economistas y empresarios preocupados por la posibilidad de que el consumidor estadounidense esté llegando a un punto de ruptura.

Por ejemplo, el ex consejero delegado de Walmart, Bill Simon, declaró a la CNBC en una entrevista reciente que una serie de factores -la polarización política, la inflación y los elevados tipos de interés- estaban actuando conjuntamente para minar a los consumidores y su propensión al gasto.

“Este tipo de acumulación desgasta al consumidor y le hace desconfiar”, declaró Simon a la cadena. “Por primera vez en mucho tiempo, el consumidor tiene motivos para detenerse”.

La preocupación por que la inflación asome la cabeza también va en aumento.

La inflación merma el nivel de vida

Casi el 50 por ciento de los estadounidenses dicen que los altos precios están erosionando su nivel de vida, un número récord que igualó el máximo histórico establecido en julio de 2022, cuando el ritmo de la inflación estaba a un suspiro de romper en los dos dígitos.

“Tras estabilizarse a principios de año, la preocupación por la inflación ha vuelto a crecer”, se lee en el último informe de las Encuestas de Consumidores de la Universidad de Michigan, publicado el 13 de octubre.

La encuesta muestra que el 49 por ciento de los consumidores encuestados a principios de octubre afirmaron que los altos precios estaban erosionando su nivel de vida. Esta cifra es muy superior al 39 por ciento del mes pasado e iguala el máximo histórico alcanzado en julio de 2022.

La inflación, medida por el Índice de Precios de Consumo (IPC), se disparó a un ritmo vertiginoso hasta 2021 y estuvo a punto de superar la barrera psicológica del 10 por ciento a mediados de 2022.

El ritmo de aumento de los precios alcanzó un máximo reciente del 9 por ciento en junio de 2022, un máximo de varias décadas que más tarde cayó al 3.1 por ciento en junio de 2023. Sin embargo, en agosto y septiembre la inflación volvió a subir hasta el 3.7%, lo que renovó la preocupación por la inflación.

.Además, las expectativas de inflación a un año vista se han disparado, pasando del 3.2 por ciento en septiembre al 3.8 por ciento a principios de octubre, según la encuesta de la Universidad de Michigan.

Esto, a su vez, ha provocado una fuerte caída de la confianza de los consumidores.

La encuesta de la Universidad de Michigan mostró que el sentimiento general de los consumidores se desplomó un 7 por ciento en octubre, tras dos meses de cambios relativamente escasos.

“Las evaluaciones de las finanzas personales disminuyeron alrededor del 15 por ciento, principalmente por un aumento sustancial de la preocupación por la inflación, y las condiciones empresariales esperadas a un año se desplomaron alrededor del 19 por ciento”, dijo la Directora de Encuestas de Consumidores de la Universidad de Michigan, Joanne Hsu, en un comunicado.

Otros informes, como los de The Conference Board y la Reserva Federal de Nueva York, muestran que la fortaleza y el optimismo de los consumidores están disminuyendo, lo que amenaza con frenar la economía.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.