El consulado chino de San Francisco alberga a una investigadora militar buscada, dice el FBI

Por Frank Fang
23 de Julio de 2020
Actualizado: 23 de Julio de 2020

El consulado chino en San Francisco alberga entre sus paredes a una investigadora china visitante después de que fuera entrevistada por el FBI por haber ocultado sus vínculos con el ejército chino para obtener un visado, según un documento judicial presentado el 20 de julio.

Tang Juan, una investigadora de la Universidad de California Davis (UC Davis), fue acusada el 26 de junio de fraude de visado por hacer declaraciones falsas en su solicitud para un visado de no inmigrante J-1, que se concede a las personas que participan en programas de intercambio de visitantes basados en el trabajo y el estudio.

Declaró en su solicitud de visa que nunca sirvió en el ejército chino, oficialmente conocido como el Ejército Popular de Liberación (EPL). Sin embargo, una búsqueda de código abierto del FBI en documentos científicos publicados mostró que había sido empleada como investigadora en la Universidad Médica Militar de la Fuerza Aérea.

La universidad era conocida anteriormente como la Cuarta Universidad Médica Militar (FMMU) y está subordinada a la rama del EPL de la Fuerza Aérea, según el sitio web de la academia. La universidad está ubicada en Xi’an, la capital de la provincia de Shaanxi, en el noroeste de China.

El FBI también encontró fotografías de Tang que son de acceso público con el uniforme del cuadro civil del EPL.

Según el Ministerio de Defensa Nacional de China, los cuadros civiles son personal militar activo sin rango militar. Son nombrados en puestos técnicos de menor rango o en puestos administrativos y superiores.

Tang fue entrevistada por el FBI en su residencia de Davis (California) el 20 de junio, durante la cual negó haber servido en el ejército chino, explicando que había llevado el uniforme militar porque era un requisito para asistir a la FMMU. Su residencia también fue registrada por el FBI el mismo día.

“El FBI evalúa que, en algún momento después del registro y la entrevista de Tang el 20 de junio de 2020, Tang fue al consulado chino en San Francisco, donde el FBI evalúa que ha permanecido”, según el documento del tribunal.

Soldados del Ejército Popular de Liberación (EPL) marchan junto a la entrada de la Ciudad Prohibida durante la ceremonia de apertura de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino (CPPCC) en Beijing el 21 de mayo de 2020. (Nicolas Asfouri/AFP vía Getty Images)

Los fiscales dijeron en el documento del tribunal que, “Como demuestra el caso Tang, el consulado chino en San Francisco proporciona un potencial puerto seguro para una funcionaria del EPL con la intención de evitar el enjuiciamiento en los Estados Unidos”.

En respuesta a la decisión del consulado chino de acoger a Tang, el representante Mark Green (R-Tenn.) publicó un tuit explicando la motivación de Beijing para hacerlo.

“La mayoría de los países cooperaría en el enjuiciamiento del gobierno de EE.UU. de tan atroces crímenes de espionaje. ¿Por qué no China? Porque el PCCh [Partido Comunista Chino] quiere robar nuestra propiedad intelectual y nuestros beneficios”, escribió Green.

La noticia fue reportada por primera vez por Axios.

Casos similares

“El caso de la acusada [Tang] no es un caso aislado, sino que parece ser parte de un programa llevado a cabo por el EPL —y específicamente por la FMMU o instituciones asociadas— para enviar científicos militares a Estados Unidos con falsos pretextos [y] con falsas apariencias o falsas declaraciones sobre su verdadero empleo”, dijeron los fiscales, según el documento judicial del 20 de julio.

Además de Tang, el documento del 20 de julio también señalaba casos penales similares contra otros tres ciudadanos chinos: L.T., Wang Xin y Song Chen.

Solo unos días antes, Song fue acusada de fraude en su visa J-1 tras ocultar su posición como cuadro civil del EPL y sus relaciones militares tanto con la FMMU como con el Hospital General de la Fuerza Aérea en Beijing. Song era una investigadora de la Universidad de Stanford que llevaba a cabo investigaciones relacionadas con enfermedades cerebrales.

Cuando Song fue arrestada, le dijo a su tía, que cuidaba de ella, que una embajada china “se ocuparía de ella”, según el documento del 20 de julio.

El sello del Buró Federal de Investigaciones (FBI) en el exterior del Edificio Edgar J. Hoover de la agencia el 9 de mayo de 2017 en Washington, DC. (Chip Somodevilla/Getty Images)

Wang, un investigador de la Universidad de California en San Francisco (UCSF), no reveló su empleo en la FMMU en su solicitud de visado J-1, según el documento del tribunal del 20 de julio. También ocultó que era un miembro activo del EPL y que ocupaba un puesto militar chino que equivalía al rango de mayor del ejército de los Estados Unidos.

El supervisor de Wang en la FMMU le capacitó para “observar y documentar la disposición del laboratorio de la UCSF” y para replicarlo cuando regresara a China, según el documento del tribunal del 20 de julio. Fue arrestado el 7 de junio en el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles (LAX) antes de que pudiera volar de vuelta a China, y desde entonces ha sido acusado de fraude de visado.

L.T., una investigadora de la Universidad de Duke que entró en los Estados Unidos con un visado J-1 en febrero de 2019, reveló que estaba afiliada al Hospital General y a la Academia Médica del EPL cuando fue entrevistada por los funcionarios de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos (CBP) en el LAX el 12 de julio.

Antes de su entrevista, L.T. recibió instrucciones del personal de la aerolínea de su vuelo de salida, la estatal china Xiamen Airlines, de “limpiar sus dispositivos [electrónicos]”, ya que estaba a punto de ser entrevistada por los funcionarios de aduanas.

“Ella [L.T.] usó entonces WeChat [aplicación de mensajería] para llamar a su contacto en la embajada [china], quien le aconsejó que mantuviera la calma, borrara su teléfono y respondiera a las preguntas de la CBP”, según el documento judicial del 20 de julio.

“La RPC [República Popular China] ha demostrado tener todas las razones para ayudar a la acusada a huir de los Estados Unidos, y tiene a su disposición medios tales como servicios consulares y de inteligencia activos, la capacidad de emitir pasaportes y transporte aéreo controlado por el Estado”, según el documento del tribunal del 20 de julio.

Cualquier éxito que Beijing pueda tener al ayudar a los acusados a regresar a China “reforzaría las actividades de recopilación de información de la República Popular China en los Estados Unidos, al tiempo que socavaría la capacidad del sistema de justicia penal estadounidense para disuadir la conducta ilegal de los gobiernos extranjeros en los Estados Unidos”, advirtieron los fiscales.

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer

Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

Película documental: Cuando llega la plaga | The Epoch Times

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS