El ‘Coqueteo’ de Bernie Sanders al Partido Comunista

Por Trevor Loudon
23 de Febrero de 2020
Actualizado: 25 de Febrero de 2020

Comentario

El presidente Donald Trump dice que cree que el candidato presidencial Bernie Sanders es comunista. Bernie Sanders dice que no lo es. El jefe del Partido Comunista de EEUU, Joe Sims, está de acuerdo con Sanders. Después de estudiar a Sanders durante más de una década, estoy de acuerdo con el presidente Trump.

Bernie Sanders es una criatura de los Socialistas Democráticos de América (DSA). Han financiado y manejado sus campañas electorales. Lo han propagandizado y lo han apoyado durante más de 30 años. Sanders no sería nada sin el DSA. Y definitivamente son pequeños “c” comunistas.

Pero ¿qué pasa con los grandes comunistas “C”? ¿El partido comunista de Estados Unidos, por ejemplo?

Si bien el DSA es el mayor amor de Sanders, también ha coqueteado ocasionalmente con los mejores amigos de los DSA en el Partido Comunista. Aparte de un poco de celos, no hubo un gran conflicto aquí. Las dos organizaciones han colaborado durante décadas y comparten algunos miembros. Sus posiciones políticas son casi idénticas. Sin embargo, el nombre más inocuo del DSA hace que sea un poco más fácil trabajar dentro de las iglesias, con el Partido Demócrata y otras organizaciones.

Incluso cuando era estudiante en Chicago, a principios de la década de 1960, Sanders trabajó durante un tiempo para el United Packinghouse Workers Union, controlado por el Partido Comunista.

El coqueteo comunista de Sanders se volvió un poco más serio a fines de la década de 1980.

El 8 de noviembre de 1989, se publicó un aviso en el periódico de tendencia maoísta The Guardian (NY), en relación con la próxima conferencia nacional del décimo aniversario del Consejo de Paz de EEUU. El Consejo de Paz de Estados Unidos era una fachada para el Partido Comunista de EEUU y una filial del Consejo de Paz Mundial, controlado por los soviéticos.

El alcalde Sanders pronunció un discurso en el evento, al igual que el diputado John Conyers (D-Mich.), aliado del Partido Comunista desde hacía mucho tiempo, el exlíder del Partido Comunista Jack O’Dell de la Coalición Arco Iris, Zehdi Terzi de la Organización Terrorista para la Liberación de Palestina y Gunther Drefahl del Consejo de Paz de la Alemania Oriental comunista.

Sanders estaba trabajando aquí con algunos de los comunistas más peligrosos del planeta. No es de extrañar que el FBI lo vigilara cuando era alcalde de Burlington.

H.R.950, la Ley de Creación de Empleo y Restauración de Infraestructura de 1997, fue presentada en el 105° Congreso el 5 de marzo de 1997, por el congresista Matthew Martinez de California. Tenía 33 copatrocinadores originales, incluido Sanders.

Según el Partido Comunista del Estado de Nueva York:

“El objetivo principal de esta legislación federal de empleos de emergencia era proporcionar empleos muy necesarios a sueldos sindicales en ciudades en crisis al poner a los desempleados a trabajar en la reconstrucción de la infraestructura de nuestra nación (escuelas, viviendas, hospitales, bibliotecas, transporte público, carreteras, parques, medio ambiente mejoras, etc.). Se autorizan USD 250 mil millones para trabajos de emergencia en obras públicas durante un período de cinco años”.

El Partido Comunista de EEUU promovió sin éxito versiones de este proyecto de ley para “canalizar dinero a los sindicatos” durante algunos años. Todos los principales grupos que lo promueven, como la Coalición Laboral Nacional para Trabajos Públicos y la Coalición de Nueva York para Trabajos de Obras Públicas, fueron liderados por miembros del Partido Comunista, como Bill Davis de Nueva York.

En 2010, John Case escribió sobre sus experiencias personales con Sanders mientras se desempeñaba como organizador de distrito del Partido Comunista en Nueva Inglaterra. El artículo en Asuntos Políticos del Partido Comunista se titulaba “¿Sanders para el presidente?”:

“Hay pocos (si es que hay alguno) políticos en la izquierda, más astutos que Bernie Sanders… Llegué a conocerlo un poco en mis años como representante de la UE en Vt, y más tarde como DO para el Partido Comunista en Nueva Inglaterra. Con algunas excepciones discutibles, él siempre, tanto ideológica como políticamente, ha seguido una línea de la clase trabajadora.

“Ya que importaba, se convirtió en un maestro demostrado de tácticas muy concretas dirigidas a aislar a la derecha, sin parecer irresponsable o imprudente para centrar las fuerzas. Se mantuvo centrado en lo concreto – especialmente en la economía y el gobierno no corrupto – lo que frustró los repetidos intentos de la derecha de aislarlo”.

En abril de 2015, a solo un fin de semana del día de las elecciones a la alcaldía y al consejo municipal de Chicago, el senador Sanders vino a Chicago para hablar en apoyo de Jesús “Chuy” García, el candidato de la extrema izquierda que se enfrentaba al actual alcalde Rahm Emmanuel.

Frente a una multitud de 700 personas, reunidas en el extremo sureste de Chicago, el senador Sanders y Scott Marshall, el líder ya jubilado de los trabajadores en el campo del acero, animaron a los votantes para que apoyaran a su amigo García.

“Chuy” García tenía 40 años de historia con el Partido Comunista de Chicago. Marshall fue jefe de la Comisión Laboral del Partido Comunista.

Según un informe del evento en la publicación del partido comunista, People’s World:

“El senador estadounidense Bernie Sanders elaboró el tema de la construcción de un movimiento popular. ‘Lo que estamos haciendo no es sólo para mejorar el décimo distrito’, dijo, ‘sino para demostrar que cuando la gente se mantiene unida no hay nada que no podamos lograr’”.

“Luego expuso lo que para la multitud entusiasta parecía una plataforma para la carrera presidencial de 2016”.

“Vamos a pedirle a las personas más ricas, multimillonarios y corporaciones, que comiencen a pagar su parte justa “, dijo de inmediato. Luego, habló de poner a millones a trabajar en empleos verdes y con salarios dignos al “invertir en la infraestructura en ruinas” y crear sistemas de energía que reduzcan los carbonos. Abogó por la matrícula gratuita en colegios y universidades públicas, Medicare para Todos, aumentando los beneficios del Seguro Social, anulando Citizens United y fondos públicos para las elecciones…”.

“El cambio está en el aire”, observó el exlíder de los trabajadores siderúrgicos [Scott] Marshall. “Un poderoso movimiento, liderado por el trabajo, está naciendo”.

García perdió la carrera por la alcaldía, pero luego fue elegido para el Congreso en 2018, donde se enorgullece de servir en el Comité Progresista del Congreso, iniciado por Bernie Sanders.

John Bachtell, en un artículo publicado en la página web del Partido Comunista de EEUU, mencionó la participación de los miembros del partido en las campañas electorales de 2016 y 2018 el 24 de enero de 2018.

“Los miembros participaron en la campaña de Bernie Sanders y continúan su activismo en las organizaciones: Our Revolution, Swing Left, Indivisible, Working Families Party, grupos estatales como la Nuev Mayoría de Virginia y grupos locales del Partido Demócrata y las campañas electorales de 2018”.

El Partido Comunista de Estados Unidos parece estar, al menos, igualmente involucrado en la campaña presidencial de Sanders 2020.

En diciembre de 2019, el líder del Partido Comunista de Ohio, Rick Nagin, escribió en People’s World:

“Derrotar a Trump y a la ultraderecha en 2020 significa mover el electorado hacia la izquierda. La fuerza más efectiva que hace eso es la campaña de Sanders, en la que deberíamos estar completamente inmersos”.

El presidente del Partido Comunista, Joe Sims, puede no considerar a Sanders como un comunista, pero parece que la mayoría del resto del partido lo considera un compañero digno.

Trevor Loudon es autor, cineasta y orador público de Nueva Zelanda. Durante más de 30 años, ha investigado movimientos radicales de izquierda, marxistas y terroristas y su influencia encubierta en la política dominante. Es autor de un libro que se publicará próximamente “White House Red: Communist, Socialists and Security Risks Running for U.S. President, 2020”.

Las opiniones expresadas en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente las opiniones de The Epoch Times.

Mira a continuación

¿Cuál es el origen del grupo de extrema izquierda Antifa?

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS