El corazón del renacimiento francés: el castillo de Fontainebleau

Por The Epoch Times
25 de Marzo de 2021 3:18 AM Actualizado: 25 de Marzo de 2021 3:19 AM

El arte y la arquitectura del Castillo de Fontainebleau, en Francia, influyeron en la evolución del arte no solo en Francia sino en toda Europa.

Desde el siglo XII hasta el XIX, los reyes y reinas de Francia vivieron en el castillo de Fontainebleau. Primero, el rey Luis VII construyó un pabellón de caza y una capilla en el lugar. Luego, en el siglo XIII, el rey Luis IX (San Luis) transformó el pabellón en un castillo.

En el siglo XVI, el rey Francisco I tuvo la gran visión de hacer una “Nueva Roma” en el lugar. Encargó a los mejores arquitectos y artesanos franceses, así como a italianos como el pintor Francesco Primaticcio y el escultor Benvenuto Cellini. Estos grandes artistas combinaron lo mejor del arte italiano y francés para crear un estilo llamado Escuela de Fontainebleau. Y fue esta influencia del arte italiano la que tuvo un impacto duradero en el arte renacentista francés.

Otras obras notables en el lugar se realizaron cuando Luis XIV encargó al arquitecto paisajista francés André Le Nôtre que rediseñara los jardines, dando lugar al elegante grand parterre, el jardín ornamental formal.

La puerta de Maintenon es la entrada principal del castillo de Fontainebleau y donde la corte real se reunía antes y después de una cacería (Serge Reby)
La Corte de Honor es el patio principal del Castillo de Fontainebleau y da a la ciudad de Fontainebleau (Béatrice Lécuyer-Bibal)
El castillo de Fontainebleau y su Gran Parterre (Jérôme Schwab)
Luis XIV encargó al arquitecto paisajista André Le Nôtre y al arquitecto Louis Le Vau la creación del Gran Parterre del castillo de Fontainebleau. Los elegantes jardines formales se crearon entre 1660 y 1664 y cubren alrededor de 34 acres (RMN Grand Palais)
Desde el reinado de Enrique IV, a finales del siglo XVI, las carpas se encuentran en el estanque del castillo de Fontainebleau (Dalloyau)
La Capilla Real de la Trinidad fue construida durante el reinado de Francisco I (1515-1547). La capilla está conectada a la Galería de Francisco I (Jérôme Schwab)
La Galería de Francisco I muestra una notable artesanía renacentista, cuya extravagancia no se había visto antes en Francia. En esta galería, los paneles de madera tallada y los bloques de estuco con motivos de cuero enrollado dominan el espacio, y magníficas esculturas enmarcan los frescos (Serge Reby)
El dormitorio de Ana de Austria en el castillo de Fontainebleau cuando era reina de Francia, primero como esposa de Luis XIII y luego como reina regente de su hijo, Luis XIV (Béatrice Lécuyer-Bibal)
El dormitorio de Ana de Austria en el castillo de Fontainebleau cuando era reina de Francia, primero como esposa de Luis XIII y luego como reina regente de su hijo, Luis XIV (Béatrice Lécuyer-Bibal)
Las sucesivas reinas de Francia, desde María de Médicis hasta María Antonieta, durmieron una vez en el dormitorio de la emperatriz, que está profusamente decorado con símbolos de fertilidad y feminidad (Béatrice Lécuyer-Bibal)
La Sala del Consejo en el Château de Fontainebleau (Serge Reby)
En 1808, Napoleón convirtió el dormitorio del rey en una sala del trono. Hoy, la sala es la última sala del trono napoleónico que existe (Jérôme Schwab)
Napoleón III encargó el auditorio del Teatro Imperial, basado en el Teatro del Trianón de la reina María Antonieta en Versalles (Sophie Lloyd)
Una vista aérea del castillo de Fontainebleau, de 1500 habitaciones, y sus más de 320 acres de parques y jardines (Béatrice Lécuyer-Bibal)

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.