El crecimiento económico del tercer trimestre de China se ralentiza al 4.9 por ciento

La desaceleración se produce en medio de la crisis energética y los recientes problemas inmobiliarios
Por Dorothy Li
19 de Octubre de 2021
Actualizado: 19 de Octubre de 2021

La economía china registró un crecimiento más lento de lo esperado en el tercer trimestre, mientras el país se enfrenta a una crisis energética cada vez más grave y a fuertes problemas inmobiliarios.

Los últimos datos publicados el 18 de octubre por la Oficina Nacional de Estadísticas de China (NBS), en una rueda de prensa, mostraron que el crecimiento interanual del producto interno bruto (PIB) en el tercer trimestre alcanzó un mínimo anual en 4.9 por ciento, desacelerándose desde el 7.9 por ciento en el segundo trimestre.

La segunda economía más grande del mundo había protagonizado un repunte muy publicitado de la recesión pandémica del año pasado, pero la recuperación ha perdido fuerza desde el vertiginoso crecimiento del 18.3 por ciento registrado en el primer trimestre.

Muchos analistas revisaron a la baja sus proyecciones para el crecimiento económico de China este año debido a las preocupaciones sobre los riesgos que surgen de las enormes deudas de Evergrande, los cortes de energía, las interrupciones de la cadena de suministro y de las medidas enérgicas regulatorias en sectores desde el tecnológico hasta el inmobiliario. Sin embargo, la desaceleración en el trimestre de julio a septiembre sigue siendo más prominente de lo esperado.

Fu Linghui, portavoz de la NBS, durante la rueda de prensa del 18 de octubre en Beijing, atribuyó los débiles resultados a factores como los brotes esporádicos de COVID-19 y a los efectos de las inundaciones.

Las recientes inundaciones, que afectaron a las principales regiones productoras de carbón de China, las provincias de Shanxi y Shaanxi, obligaron a las minas de carbón a detener la producción y elevaron el precio del carbón a un nivel récord, profundizando la crisis energética del país.

Esta vista aérea tomada con un dron muestra la contaminación que emiten las fábricas de acero en Hancheng, provincia de Shaanxi, China, el 17 de febrero de 2018. (Fred Dufour/AFP/Getty Images)

Crisis energética

China está inmersa en una creciente crisis energética que ha provocado el racionamiento de la electricidad en 16 de las 31 provincias y regiones del país, desde el centro industrial de Guangdong, en el sur, hasta Liaoning. Los cortes de electricidad, junto con las políticas restrictivas de Beijing sobre la emisión de energía destinadas a combatir el cambio climático, han mermado la producción de las fábricas y han perturbado varias industrias, especialmente las productoras de cemento y acero, que consumen mucha energía.

Los datos del 18 de octubre mostraron que la producción industrial aumentó apenas un 3.1 por ciento en septiembre respecto al año anterior, desacelerándose desde el 5.3 por ciento de agosto. También marca el crecimiento más lento desde marzo de 2020, al comienzo de la pandemia.

La producción de aluminio disminuyó por quinto mes consecutivo y la producción diaria de acero crudo alcanzó el nivel más bajo desde 2018.

La influencia del creciente costo de la energía también se ha reflejado en el índice de precios al productor de septiembre, una cifra que mide las fluctuaciones de precios de los bienes antes de salir de las fábricas, que creció al ritmo más rápido en 25 años.

La comunidad Evergrande Changqing, en Wuhan, provincia de Hubei, China, el 26 de septiembre de 2021. (Getty Images)

Problemas inmobiliarios

Los datos del 18 de octubre también revelaron debilidades en el sector inmobiliario del país, una industria que contribuye a casi un tercio del PIB de China.

El inicio de nuevas construcciones en septiembre se desplomó por sexto mes consecutivo, según los datos de la NBS, la racha más larga de descensos mensuales desde 2015.

El desarrollador inmobiliario más grande del país, Evergrande, que posee 1300 proyectos en más de 280 ciudades, se enfrenta a un posible incumplimiento mientras lucha con una deuda de más de USD 300,000 millones.

Los temores sobre el colapso de la empresa, así como sus efectos secundarios en la economía en general, se han intensificado después de que el desarrollador endeudado se perdiera tres rondas de pagos de cupones de bonos en los últimos meses.

Mientras que el banco central de China restó importancia a la crisis, diciendo que los riesgos relacionados con Evergrande eran “controlables“, un analista ha sugerido que los problemas señalan el “fin del impresionante auge económico del país”.

En contra de la tendencia negativa, las ventas al por menor crecieron un 4.4 por ciento más rápido que las previsiones. Sin embargo, la cifra puede verse afectada en octubre, ya que las autoridades de al menos cuatro provincias han impuesto una nueva ronda de cierres regionales el 18 de octubre para hacer frente a un brote de COVID-19. Se confirmó que un grupo de turistas de Shanghai se infectó con el virus del PCCh tras viajar por cuatro provincias del noreste de China.

“La mayoría de los factores [negativos] están impulsados por la política”, dijo Iris Pang, economista jefe para China en ING. “La economía está teniendo muchos puntos débiles, y estos puntos débiles no desaparecerán pronto, porque las políticas llegaron para quedarse y, por lo tanto, continuarán en 2022”.

Los analistas de Barclays recortaron su pronóstico para el cuarto trimestre en 1,2 puntos porcentuales a 3.5 por ciento, debido a los datos decepcionantes. Los analistas de ANZ recortaron su pronóstico para el crecimiento del PIB de China en 2021 al 8 por ciento, desde el 8.3 por ciento.

Rita Li contribuyó a este informe.

Con información de Reuters.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS