El daño de las proteínas de espiga circulantes

Comprensión de los determinantes de la miocarditis inducida por la vacuna COVID-19

Por John Leake
09 de Enero de 2023 12:45 PM Actualizado: 09 de Enero de 2023 12:45 PM

Opinion

Una de las preguntas más difíciles que me hicieron en mi entrevista con Joe Rogan en 2021 fue: “Dr. McCullough, si las vacunas COVID-19 son tan malas, ¿cómo es que no muere todo el mundo después de tomarlas?”. Aunque suene ingenua y ridícula, es una buena pregunta y trae a colación el objetivo de la epidemiología: estudiar la distribución y los determinantes de las enfermedades. Aproximadamente el 15 por ciento de los receptores de vacunas desarrollan un problema de salud después de recibir una vacuna COVID-19 (Zogby, 2022) en función del número de lote (sustituto de la cantidad de ARNm o contaminantes), la susceptibilidad y la enfermedad preexistente (por ejemplo, trastorno hereditario de la coagulación de la sangre). Ningún joven debería ser hospitalizado tras recibir una vacuna COVID-19, ya que ese resultado supera con creces cualquier beneficio teórico de las inyecciones.

El Hospital General de Massachusetts, Escuela de Medicina de Harvard, tenía 13 niños y 3 niñas hospitalizados con miocarditis y disponibles para el estudio. Yonker et al descubrieron que todos los sujetos tenían grandes cantidades de proteína de espiga libre circulante generada por las vacunas, mientras que los sujetos de control sin miocarditis no la tenían.

La proteína de espiga que tenían evadió la biblioteca aparentemente suficiente de anticuerpos que debían neutralizarla. Así pues, es posible que algunas personas no fabriquen anticuerpos neutralizantes específicos tras la inyección y, por tanto, la proteína de espiga pueda circular y dañar el organismo, concretamente el músculo cardíaco. La carrera está en marcha para desarrollar pruebas comercializadas de la proteína espiga y posiblemente anticuerpos monoclonales contra la espiga inducida por la vacuna que podrían neutralizarla y prevenir más daños cardíacos. Resulta irónico que nuestro gobierno retirara rápidamente del mercado los anticuerpos monoclonales por la falta de eficacia prevista con las nuevas cepas y ahora estos productos podrían ser útiles contra la proteína espiga heredada producida por las vacunas COVID-19 mal concebidas. Está claro que se necesita más investigación. Este artículo “positivo” sobre la fisiopatología de la miocarditis inducida por la vacuna COVID-19 debería estimular más investigaciones sobre miles de jóvenes que ahora sufren daños cardíacos por la debacle de la vacuna.

Reproducido del Substack del autor

Yonker LM, Swank Z, Bartsch YC, Burns MD, Kane A, Boribong BP, Davis JP, Loiselle M, Novak T, Senussi Y, Cheng CA, Burgess E, Edlow AG, Chou J, Dionne A, Balaguru D, Lahoud-Rahme M, Arditi M, Julg B, Randolph AG, Alter G, Fasano A, Walt DR. Circulating Spike Protein Detected in Post-COVID-19 mRNA Vaccine Myocarditis. Circulation. 2023 Jan 4. doi: 10.1161/CIRCULATIONAHA.122.061025. Epub ahead of print. PMID: 36597886.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de The Epoch Times.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.