El debut de Kathy Chen y el destino de los usuarios de twitter chinos

26 de Abril de 2016 Actualizado: 26 de Abril de 2016

Para la gente en China que ama la libertad, Twitter es la plataforma de redes sociales donde el Partido Comunista Chino no puede sofocar su expresión. Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, demostró ser  complaciente con el régimen chino, con lo que Twitter es la lógica alternativa para los internautas.

Debido a que Twitter no borra tweets ni bloquea cuentas, los usuarios chinos la llaman “una taberna de libertad las 24 horas del día”. A pesar de que hay muchos interlocutores pagos y policías cibernéticos que intentan propagar información falsa para moldear la opinión pública, los usuarios experimentados pueden diferenciarlos fácilmente.

Pero desde el 16 de abril, los usuarios chinos han estado protestando fuertemente contra la designación de Kathy Chen como la editora gerente de la firma en la Región de la Gran China, puesto que se trata de una licenciada en computación que trabajó por años con las fuerzas armadas chinas. Incluso se atrevieron a hacer una petición a la Casa Blanca, cuestionando su empleo en esta área.

Pero dado que la Srta. Chen aún no ha implementado medidas de censura ¿están reaccionando exageradamente estos usuarios de Twitter chinos?

El oscuro trasfondo político de Kathy Chen

Información disponible en LinkedIn indica que el actual lugar de trabajo de Chen es en Hong Kong. Previo a esto, se graduó en informática de la Universidad Jiaotong de Beijing y trabajó en China. Mientras estuvo en Beijing o Shanghai, fue directiva superior en Microsoft y Cisco. De 1999 a 2005 trabajó para CA-Jinchen, una empresa conjunta que, de acuerdo con su currículum, fue cofundada por Computer Associates International y  el Ministerio de Seguridad Pública de China, y cuyo mayor ámbito está en la seguridad de información. De todos modos, el Ministerio es un órgano estatal chino dedicado a censurar redes sociales tales como Twitter.

En 2004, habiendo tomado el mando en CA-Jinchen, Chen se convirtió en una de las pocas directoras ejecutivas femeninas en la comunidad de la tecnología de información. Antes de esto, pasó siete años trabajando con las fuerzas armadas y luego con empresas extranjeras tales como DEC, Compaq y 3COM.

Chen fue elogiada en los medios de comunicación chinos y recibió un prestigioso premio en razón de sus “especiales contribuciones a la industria de la seguridad china”.

Además de las “contribuciones especiales a la industria de la seguridad china” realizadas por Chen, varios términos claves resaltan en los informes sobre ella: “programadora de antivirus” y “ciberseguridad”.

Aquellos familiarizados con la política china saben que estos términos son eufemismos del vocabulario técnico para referirse a los firewalls que bloquean mensajes y al control de la red. Ciertamente, la Srta. Chen ganó un premio que sólo puede ser soñado por otros, pero los cuerpos militares chinos, tales como la Unidad 61398, están llenos de talento en tecnologías de la información que encabezan los ataques en la guerra digital entre China y Estados Unidos.

Las preocupaciones de los usuarios de Twitter chinos

Mientras Zuckerberg continuó complaciendo al Partido Comunista, se decía que Twitter estaba considerando establecer una filial en La Región de la Gran China. No obstante, los usuarios chinos de twitter, todavía tenían la esperanza de que esto no sucediera o que, de otro modo, se mantuviera sobre la base de algún estándar moral.

Para su pesar, la filial fue creada y la persona a cargo de la misma es Kathy Chen, una experta en tecnologías de información con un trasfondo en las fuerzas armadas chinas. Con razón los círculos chinos en Twitter reaccionaron tan fuertemente.

Que el régimen chino invierte enormes sumas de dinero para dominar las indómitas esquinas del internet es bien sabido. Cualquier empresa extranjera que quiera acceder al mercado chino debe acatar dos principios de supervivencia: adaptarse al sistema político local y abandonar todos los códigos éticos de conducta, incluso las cuestiones relativas a los derechos humanos.

Muchas compañías estadounidenses, incluidas las corporaciones tecnológicas, están ciertamente siguiendo estos requerimientos, y un puñado ha sido sancionado por el gobierno de Estados Unidos. Se reveló que el sistema de vigilancia masiva de la red, el Escudo de Oro chino, fue completado con la ayuda de compañías multinacionales.

A mediados de enero, el Congreso de Estados Unidos tomó cuatro corporaciones tecnológicas –Cisco, Microsoft, Yahoo y Google- para evaluar la observancia de las leyes de censura chinas. Sin embargo, estas corporaciones se rehusaron a asistir a las primeras citaciones, haciendo enfurecer a los estadounidenses que lideraban las compañías severamente criticadas.

De muchos precedentes relevantes, el más inolvidable fue en 2005 cuando Yahoo proveyó a las autoridades chinas de documentos que llevaron al arresto y condena de periodistas. Sin embargo, la consecuencia de exposición mediática fueron críticas generalizadas dirigidas contra Yahoo. Finalmente, Yahoo pagó U$S 17 millones en ayuda humanitaria, donada en favor de los representantes de las víctimas y sus familias.

En cambio, en 2010 Google declaró que no toleraría más restricciones a las búsquedas de contenido y renunció al mercado chino. En esta era, decir “no” a su propia costa automáticamente hizo que Google se convirtiera en un héroe a los ojos de muchos chinos.

Twitter ciertamente es el soporte de mucha información sobre sus usuarios. Dado cómo muchas empresas estadounidenses de alta tecnología se han doblegado frente a China, un segundo Google es poco probable que aparezca, y, dado el previo rol de la Srta. Chen en las fuerzas armadas, no es ninguna sorpresa que los usuarios chinos sientan pánico respecto de su futuro en Twitter.

Tal vez expandirse a la Gran China sea sólo una estrategia de negocios para Twitter. Pero considerando el rol crucial que juegan las redes sociales en esta era, también carga con la responsabilidad de mantener y salvaguardar la libertad del internet. También tiene su sede en Estados Unidos, el modelo de democracia a los ojos del mundo. Es por ello que espero que el Congreso de EE.UU. acepte la asistencia de expertos y de disidentes chinos en todos los niveles y que lleve a cabo una audiencia sobre la designación de la Srta. Chen como cabeza de la filial de Twitter en la Región de la Gran China.

TE RECOMENDAMOS