El deseo de controlar la información

Por Lee Smith
27 de Abril de 2022 3:41 PM Actualizado: 27 de Abril de 2022 3:51 PM

Comentario

En dos discursos pronunciados este mes, el expresidente de Estados Unidos, Barack Obama, se atribuyó el liderazgo de una iniciativa de todos para luchar contra la “desinformación” o en términos sencillos, para censurar el discurso político que perjudica a la clase dirigente de Estados Unidos.

¿Por qué Obama y su séquito de élites políticas, corporativas y mediáticas tienen tanto interés en terminar con la libertad de expresión? Con las cifras de las encuestas del presidente Joe Biden hundiéndose y las elecciones de mitad de mandato en el horizonte, los demócratas no tienen buenas noticias que contar a los votantes, así que tienen que enterrar todas las malas noticias que puedan o, de lo contrario, enfrentarse a una derrota total en noviembre.

A continuación está la amenaza a largo plazo para el control del ecosistema informativo por parte del establishment: Uno de sus propios bandos saltó al lado. Con la compra de Twitter por parte de Elon Musk, la oposición está celebrando la llegada de un oligarca de los medios de comunicación de sombrero blanco que esperan que les libere practicando lo que predica: la libertad de expresión es esencial para la salud de una democracia.

Obama lo ve de otra manera. Como dijo a las audiencias de la Universidad de Chicago y Stanford, la “desinformación” amenaza la democracia. Por supuesto, los creadores de la Constitución no previeron ninguna forma de censura y menos aún una campaña apoyada por el gobierno de que una a las grandes empresas de tecnología con los servicios de inteligencia de Estados Unidos despojen a los estadounidenses de sus derechos de la primera enmienda.

Varios de los antiguos jefes de espionaje de Obama, como el exdirector de Inteligencia Nacional James Clapper y el que fuera jefe de la CIA, Leon Panetta, redactaron la semana pasada una carta en nombre de la comunidad de espías de Estados Unidos. En ella se insta al Congreso a no regular los grandes buques insignia de la tecnología, como Google y Apple, para no perjudicar la capacidad de los burócratas de la inteligencia estadounidense de eliminar la “desinformación” sembrada por los adversarios extranjeros, como Rusia.

A los conservadores no se les escapó que Clapper y Panetta también estaban entre los 50 exfuncionarios de inteligencia que publicaron la carta en la que se afirmaba que los correos electrónicos encontrados en el portátil de Hunter Biden que mostraban pruebas de vínculos financieros entre la familia Biden, incluido el actual presidente, y funcionarios extranjeros era “desinformación rusa”. Salvo que, como reconocieron los medios New York Times y Washington Post, esos correos electrónicos son auténticos.

Entonces así, tal vez sin querer, Obama y los jefes de espionaje proporcionaron una definición práctica de “desinformación”, hechos que pueden perjudicar al Partido Demócrata, así como al aparato de seguridad nacional que el 44º presidente dirige desde su mansión de Washington, D.C.

En Stanford, Obama comparó al exasesor de Donald Trump, Steve Bannon, con Vladimir Putin. Claro, es repugnante que un excomandante en jefe haya comparado a un oponente político nacional con un adversario extranjero, pero este tipo de diálogo retórico ha sido una característica del estilo político de Obama desde su primer mandato presidencial. De cualquier política o proyecto o idea que estuviera en desacuerdo con su promesa de transformar Estados Unidos, a Obama le gustaba decir: “Eso no es lo que somos como estadounidenses”. El efecto era dividir al país entre los que eran leales a Obama y aquellos cuya americanidad estaba en duda.

Al comparar a un asesor de Trump con el déspota ruso, Obama también se hizo eco de la narrativa de la colusión que afirma que Trump había sido comprometido por Putin. El Rusiagate comenzó con la campaña de Hillary Clinton en el verano de 2016, pero después de que Trump ganara la Casa Blanca, Obama lo retomó y avanzó con ello.

Semanas antes de dejar el cargo, Obama encargó a sus jefes de espionaje, Clapper y el exdirector de la CIA John Brennan, que elaboraran un documento oficial en el que se evaluaba, sin pruebas creíbles, que Putin había intentado ayudar a Trump a ganar las elecciones. Eso fue una ficción —o “desinformación”, si lo prefieren— que desestabilizó el gobierno de Estados Unidos bajo el mando del presidente que el pueblo estadounidense había elegido para suceder a Obama.

Entonces esto pone los informes de fraude en las elecciones de 2020 en un contexto más claro. Obama cargó a la administración de Trump con un fraudulento relato de la realidad durante cuatro años mientras los medios de comunicación y los agentes de inteligencia sostenían una teoría de la conspiración en las voces de los votantes estadounidenses. La confederación dirigida por Obama, compuesta por la prensa de prestigio, los medios de comunicación social, los espías y los operativos del Partido Demócrata, engañó —de hecho, defraudó— al electorado.

Elon Musk tiene razón: La democracia no funciona a menos que se disponga de diferentes perspectivas y relatos para informar a la gente de sus decisiones sobre el destino y el futuro de sus familias, comunidades y nación; y dado que se cree que es probable que actúe según su convicción, el hombre más rico del mundo tiene ahora una gran diana en la espalda. A menos que Musk utilice Twitter como sus anteriores ejecutivos para bloquear la información y deplorar a las personalidades perjudiciales para la clase dominante, el gobierno de Biden y sus aliados en la Cámara de Representantes y en el Senado regularán su nueva compra para que desaparezca mientras lo someten a audiencias en el Congreso y a otras medidas legalmente plausibles para perjudicar incluso a él, el oligarca de sombrero blanco.

El deseo de controlar la información y de castigar a los que impugnan el relato del régimen es un signo revelador de que la clase política ha empezado a adquirir el gusto por el totalitarismo. Ya hemos visto claros signos de ello, con los manifestantes del 6 de enero detenidos inconstitucionalmente y liberados solo después de haber sucumbido a la presión para denunciar a Trump y confesar la legitimidad de Biden. Esta es la ética y los métodos de una mazmorra tercermundista.

Con Obama promoviendo la censura para proteger a la facción gobernante que lidera, él ha demostrado que no es simplemente una figura divisiva, sino también destructiva, pues resulta que su visión transformadora de la democracia que lo eligió presidente en dos ocasiones es convertirla en una tiranía de partido único.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.