El día en el que Rusia se tiñó de rojo

En la segunda parte de la historia de la caída de Vladimir Lenin, descubrimos cómo su fanatismo desencadenó el golpe de Estado y, más tarde, el Terror Rojo

Por Walker Larson
24 de Noviembre de 2023 11:05 PM Actualizado: 24 de Noviembre de 2023 11:05 PM

A las diez de la noche del 6 de noviembre de 1917, dos figuras harapientas se abrieron paso por las áridas calles de Petrogrado y, con ellas, la perdición de Rusia. Uno de los hombres llevaba peluca y un pañuelo atado a la cara, supuestamente para aliviar el dolor de muelas.

Ambos llevaban capas y gorros de obreros harapientos, que se agitaban con el viento gélido, pero no eran obreros.

Los dos hombres se dirigían al Instituto Smolny, antaño una institución educativa para mujeres jóvenes de la nobleza, ahora la sede del partido revolucionario bolchevique, el eje central desde el que sus tentáculos se extendían por la ciudad y desde el que planeaban ejecutar su golpe. Era una transformación apropiada para este venerable edificio, símbolo del destino de Rusia en su conjunto, ya que el antiguo orden aristocrático y nobiliario estaba a punto de ser arrasado a sangre y fuego y sustituido por el primer Estado comunista que el mundo había visto jamás.

Como relata el historiador Warren Carroll en “1917: Banderas rojas, manto blanco”, los dos hombres cruzaron con éxito el río Neva mientras la atención de un guardia estaba desviada. Pero su siguiente obstáculo no fue tan fácil de superar: Dos guardias a caballo pararon a los viajeros y les pidieron sus salvoconductos. No tenían pases.

Uno de los dos viajeros, un joven finlandés llamado Eino Rahja, pensando con rapidez, fingió estar borracho. Al final, los guardias decidieron que no querían molestar a escoria como aquella, un par de borrachos de baja estofa, y les dejaron pasar.

Eino Rahja. (Dominio público)

Excepto que no eran borrachos. Eran revolucionarios. Y el compañero de Rahja, el hombre de la peluca y el falso dolor de muelas, era Vladimir Lenin, el arquitecto de la caída de Rusia. Y ésta iba a ser la hora de su triunfo.

La insistencia de un fanático

La idea del golpe había sido de Lenin, aunque él personalmente no desempeñó ningún papel en él antes de esa caminata nocturna del 6 de noviembre. Con la ayuda de la logística y la financiación alemanas (incluido un tren sellado y dinero para organizar su partido y establecer una prensa: Lenin había sido enviado de regreso a Rusia desde el exilio a principios de 1917 para desestabilizar el país desde adentro. Los alemanes esperaban que esto condujera a la rendición de Rusia, acercando a Alemania un paso más a la victoria final en “La Gran Guerra”.

León Trotsky, 1933. (Leonidas Theodoropoulos /CC BY-SA 4.0)

Una vez en Rusia, a Lenin se le unió otro formidable revolucionario, León Trotsky, que había estado viviendo en Nueva York hasta que le llegaron noticias de la abdicación del zar.Lenin y su equipo se pusieron rápidamente manos a la obra.”Si alguna vez un hombre, solo, hizo una revolución histórica mundial, ese hombre fue Lenin”, escribe Caroll en “La crisis de la cristiandad: 1815-2005”.Lenin destacaba por su personalidad dominante y su concentración fanática en sus objetivos. Utilizó esta intensa concentración para iniciar el trabajo de desestabilización. Como nos informa el historiador Ted Widmer en “Lenin y la chispa rusa“, un diplomático alemán escribió un mensaje a un colega que decía: “La entrada de Lenin en Rusia ha sido un éxito.Está trabajando exactamente como desearíamos”.

Desde su escondite en el apartamento de un estudiante de agronomía, Lenin escribió un artículo sobre cómo llevar a cabo una revolución. Carroll cita una línea clave del mismo: “El éxito de la revolución rusa y mundial depende de dos o tres días de lucha”. Esos días se acercaban.

El Comité Central Bolchevique celebró una reunión secreta el 23 de octubre de 1917 para determinar su curso de acción. Los bolcheviques no eran entonces el único partido socialista en Rusia. Se enfrentaban a muchos enemigos, incluso de otros socialistas que deseaban utilizar otros métodos, y en general, tenían pocas probabilidades de éxito. Pero su ascenso al poder fue posible gracias a la organización, la financiación extranjera, un poco de suerte y la determinación, encarnada en la voluntad de hierro de Lenin.


Lenin dirigiéndose a una multitud, 1919. (Dominio público)

Lenin demostró esta voluntad en la reunión del 23 de octubre, en la que insistió en la revolución inmediata. La mayoría de sus compañeros, incluido Trotsky, creían que debían esperar y convocar primero un congreso de soviets (consejos) para proclamar el derrocamiento del gobierno existente. Pero la fuerza de la personalidad de Lenin se impuso. “El retraso es la muerte”, repetía una y otra vez. Según Caroll, un duro discurso de dos horas pronunciado a gritos por Lenin en una reunión posterior confirmó la decisión de la primera reunión: La revolución comenzaría inmediatamente.

Trotsky se hizo cargo de la planificación logística del levantamiento. Según “La crisis de la cristiandad”, visitó barracones y fábricas, pronunciando conmovedores discursos y conociendo personalmente a los soldados y obreros. Buscó y consiguió su lealtad. Estaba creando una base de apoyo, la mano de obra necesaria para el golpe. Creó el “Comité Militar Revolucionario” y, con su autoridad, comenzó a armar a los guardias rojos bolcheviques.


Unidad de la guardia roja de la fábrica Vulkan en 1917. (Dominio público)

Los bolcheviques se aprovecharon del caos existente en Rusia. El zar Nicolás II ya había abdicado hacía tiempo como consecuencia de los crecientes disturbios en el país. Los disturbios surgieron de la desesperación por las derrotas de Rusia en la Primera Guerra Mundial, la desesperación por la escasez de alimentos y combustible, y la desconfianza en la familia real, que había caído bajo la influencia indebida de la figura diabólica de Rasputín.

La imponente y consagrada estructura de la Rusia zarista -que había soportado los embates de los siglos y había unido a este lejano país durante siglos- tembló, se hizo añicos y se derrumbó. Tras la abdicación, se estableció un gobierno provisional bajo el mando del socialista “moderado” Alexander Kerensky, y era este gobierno provisional el que los bolcheviques planeaban derrocar en noviembre de 1917.

El tambaleante gobierno de Kerensky no tomó las medidas adecuadas para hacer frente a los rumores de la revolución bolchevique. Habían oído los temblores del terremoto que se avecinaba, escucharon los susurros en las calles, pero retrasaron una respuesta seria.

Finalmente, durante la madrugada del 6 de noviembre, entraron en acción cerrando las prensas bolcheviques, ordenando el levantamiento de los puentes sobre el río Neva, llamando a las tropas del frente de guerra y reuniendo una banda de defensores del Palacio de Invierno, símbolo del poder gubernamental. Era demasiado poco, demasiado tarde.

El golpe de estado

En respuesta, las tropas bolcheviques comenzaron a tomar posiciones estratégicas clave en la ciudad. Se construyeron barricadas y emplazamientos para ametralladoras. A medida que avanzaba el día, marchando hacia el abismo del destino, Lenin envió un mensaje desde su escondite a los dirigentes del Partido en el Instituto Smolny: “Ahora todo pende de un hilo. El asunto debe decidirse sin falta esta misma noche” (citado en “La crisis de la cristiandad”). Pero su mensaje no recibió respuesta. Lenin agonizaba al pensar que su gloriosa revolución, con la que había soñado toda su vida, podría escapársele de las manos justo en el momento de su realización.

Lenin hablando a una multitud en la plaza Sverdlov de Moscú con León Trotsky y Lev Kámenev a su lado, mayo de 1920. (Dominio público)

Esto le impulsó a salir a la oscura ciudad aquella noche, con su peluca y el pañuelo para cubrirse la cara, con la única compañía de Rahja. Iría a Smolny y dirigiría él mismo la carga final hacia la victoria.

Lenin logró pasar a los guardias montados y llegó al Instituto, y a partir de ese momento, el golpe estaba total e irreversiblemente en marcha. Robert V. Daniels escribe en “Octubre Rojo: La Revolución Bolchevique de 1917”, “Si se siguen cuidadosamente las operaciones del CRM [Comité Militar Revolucionario]… es evidente que después de medianoche [la llegada de Lenin] se produjo un marcado cambio de tono y dirección. Apareció un nuevo espíritu de ataque audaz y sistemático, ejemplificado en las órdenes a las unidades militares de apoderarse directamente de las instituciones públicas que aún no estaban bajo el control del CRM. … Lenin, aparentemente, proporcionó el catalizador”.

En la mañana del 7 de noviembre, Lenin escribió una proclamación de victoria “A los ciudadanos de Rusia”. A la noche siguiente, los guardias rojos bolcheviques habían tomado el control de todas las infraestructuras clave de la ciudad, incluidas las estaciones de ferrocarril, los sistemas de comunicaciones y los edificios gubernamentales.

Lavr Georgievich Kornilov, 1916.(Dominio público)Lavr Georgievich Kornilov, 1916. (Dominio público)

¿Por qué no se enfrentaron a más resistencia? Incluso antes del golpe, el ejército ruso ya estaba desorganizado y furioso con Kerensky por su anterior traición a un general muy querido, Lavr Kornilov. Parece que en los días previos al golpe, Kerensky se mostró demasiado confiado y exageró la lealtad de los militares. Cuando llegó la hora fatídica y trató de reunir a sus hombres contra los bolcheviques, las tropas que aún no se habían pasado al bando enemigo simplemente se negaron a luchar por él.

A finales del 7 de noviembre, al Gobierno Provisional solo le quedaba el Palacio de Invierno. Cayó a las 2 de la madrugada del 8 de noviembre en una batalla sorprendentemente incruenta. Kerensky ya había huido, y la “última resistencia” de su desvencijado y desmoronado gobierno fue profundamente decepcionante. Como escribe Caroll en “1917”, “Un puñado de revolucionarios murieron. Hasta donde cualquier historiador ha podido determinar, ni un solo hombre en Petrogrado murió para salvar a la Santa Madre Rusia de ser capturada por el mal político supremo de la época, el enemigo jurado de Dios y deshumanizador de los hombres”.


Kerensky hablando a sus tropas, 1919. (Dominio público)

Comienza la avalancha

Hora y media más tarde, los dirigentes del Partido convencieron por fin a Lenin para que abandonara Smolny y se fuera a descansar. Pero no durmió. En lugar de eso, pasó las horas que quedaban antes del amanecer escribiendo su decreto para la nacionalización de toda la tierra del país. Por la mañana, la propiedad privada de la tierra en Rusia había terminado.

Lenin leyó ese decreto en el Congreso de los Soviets entre aplausos atronadores, como el sonido de una avalancha lejana. Y fue una avalancha. La avalancha del comunismo totalitario había llegado para arrasar Rusia y gran parte del resto del mundo. Ese día se estableció oficialmente el régimen comunista: Trotsky era comisario de Asuntos Exteriores, Stalin era comisario de Asuntos de las Nacionalidades y Lenin era presidente.

Al año siguiente, Lenin fue tiroteado cuando concluía una visita a una fábrica. Se culpó del hecho a Fanny Kaplan, que fue detenida y ejecutada por la infame Cheka, la policía secreta comunista.

Pero Lenin sobrevivió a este encuentro con la muerte. La parca aún no había venido a por él. Y mientras se recuperaba de sus heridas, dio la siguiente orden a uno de sus agentes: “Es necesario, en secreto y con urgencia, preparar el terror”.

“Lenin frente al Instituto Smolny” de Isaak Brodsky. (Dominio público)

Así comenzó el “Terror Rojo”, una campaña de brutal represión y un presagio de las aún más horribles “purgas” de Stalin. Era el ambiente de miedo, persecución, gulags y ejecuciones masivas que caracterizaría a la era comunista. El marxismo-leninismo inició una ola de violencia y crueldad que ha matado a unos 100 millones de personas, según algunas estimaciones.

Ese es el legado de Lenin y el legado del 7 de noviembre de 1917, el día que tiñó Rusia de rojo.

¿Le gustaría ver otro tipo de artículos sobre arte y cultura? Envíenos sus ideas o comentarios a [email protected]


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.