El discurso de Biden sobre la contracción inflacionaria fue insoportablemente malo

Por Jeffrey A. Tucker
12 de Febrero de 2024 6:43 PM Actualizado: 12 de Febrero de 2024 6:50 PM

Opinión

A todo el mundo le pareció un estreno frío de Saturday Night Live.

El presidente Biden ya se negó a conceder la tradicional entrevista previa al partido del Super Bowl. Dijo que los estadounidenses necesitan un descanso de la política. Eso es poco persuasivo pero está bien. Por supuesto, no pudo evitarlo. O tal vez algunos periodistas estúpidos no pudieron evitarlo.

En cambio, hizo un breve vídeo corto que se publicó en YouTube y X en el que denunciaba a las empresas por la contracción inflacionaria. Dijo que estas empresas están reduciendo el embalaje y, por lo tanto, tratando de engañar al consumidor estadounidense. En particular, dijo, esto afecta a los aperitivos para el juego.

No estoy seguro de quién lo incitó a hacer esto, pero probablemente es el mensaje más insultante jamás elaborado por un presidente estadounidense y entregado al pueblo que dice gobernar.

Primero, todo el mundo ya lo sabe. Llevamos tres años hablando de esto. Ha sido una realidad insoportable. Todo se encogió, desde las salchichas hasta el champú. También ocurrió con los servicios. Ya no ocurre nada por lo que no pagues más. Si no pagas una tarifa tras otra por las ventas adicionales cuando viajas, viajarías en el portaequipajes.

En segundo lugar, como presidente con acceso al comedor de la Casa Blanca, no tiene ninguna experiencia personal con la contracción inflacionaria. No le afecta en absoluto a menos que también se refiera al funcionamiento mental; lamento ser cruel. Así que sabemos con seguridad que esto es solo una pretensión, una afectación nacida de algo que alguien le informó.

En tercer lugar, la contracción de la inflación es otra forma en que experimentamos la inflación, y surge de la mala gestión gubernamental de la masa monetaria. La historia de 6000 años lo demuestra. Que el presidente de Estados Unidos se ponga de pie y actúe como si esto fuera algún nuevo esquema de estafa nacido de la codicia corporativa es profundamente insultante para la inteligencia del pueblo estadounidense. El presidente Biden simplemente está desviando la culpa.

En cuarto lugar, la contracción inflacionaria es una consecuencia de que las empresas intentan desesperadamente mantenerlas a flote en tiempos de aumento de costos en todos los frentes, desde la mano de obra hasta los materiales y el transporte. El balance nunca miente. Para que esto funcione, las empresas apostaron a que es mejor reducir la cantidad que entregan en lugar de aumentar el precio del producto. Es una suposición, pero una buena suposición. No están estafando a la gente; están tratando de mantenerse con vida en tiempos sombríos.

Se trata de precios más altos o contenedores más pequeños. Los comerciantes toman estas decisiones basándose en sus propias estimaciones y percepciones de la elasticidad al precio de la demanda. Es un juego peligroso que el gobierno les ha obligado a jugar.

Quinto, al hacer este vídeo, el presidente de Estados Unidos está difundiendo la ignorancia sobre la economía más básica. También plantea la pregunta: si esta es una manera tan estupenda de estafar a los consumidores, ¿cómo es que solo se convirtió en un tema importante bajo la presidencia de Biden? Realmente, afirmar que la contracción inflacionaria surgió de la nada, es una afirmación digna de la película “Idiocracia”.

Elon Musk quedó tan sorprendido por el vídeo que exclamó : “¡Vaya, esto es real!”.

Luego, todos los comentarios en el video denunciaron al presidente Biden, sin excepción, hasta donde yo sé. La respuesta fue abrumadoramente negativa. Esto realmente parece ser algo para los libros de historia. Y llega solo unos días después de que se determinara que el presidente Biden no era apto para ser juzgado, una acusación que denunció mientras mezclaba a Egipto y México. Historia real.

Mire, entiendo que no es agradable ver que esto le pase a este gran país. Estamos siendo gobernados por tontos que son demasiado estúpidos para siquiera saber que diariamente anuncian este hecho al mundo. No sé quién es más incompetente, si el presidente Biden o su personal al gestionar sus mensajes públicos.

Realmente surge la pregunta: ¿cómo es posible que estas personas estén a cargo de nuestras vidas?

La respuesta es compleja y satisfactoria. Cuando te alejas de todo esto, es tan vergonzoso que algo como esto le pueda sucederle a un país nacido de ideales tan elevados en el apogeo de la Ilustración, con aspiraciones tan elevadas sobre cómo podría ser la vida en la Tierra con un gobierno dedicado a la libertad y la búsqueda de la felicidad. Y sin embargo, aquí estamos.

Analicemos un poco la mecánica detrás de la contracción inflacionaria. La diferencia entre la oferta monetaria a principios de 2020 y la actual es un aumento del 39 por ciento. Los precios al consumo según las medidas oficiales subieron un 20 por ciento. El PIB en términos reales aumentó un 8.1 por ciento. La velocidad del dinero también subió, pero no lo suficiente como para explicar la diferencia.

Hay muchas razones para sospechar que la diferencia aquí de alrededor del 10 por ciento se manifiesta en otras formas. Los productos básicos de producción han subido un 35 por ciento, mucho más que los precios al consumo. Ese es un problema grave para todos los fabricantes. Esos costos se extienden por todo el sector productivo y finalmente afectan a los consumidores. Pero cómo golpean precisamente es una cuestión de juicio.

Además, el exceso podría venir en forma de precios más altos para los servicios financieros: esto también es inflación y beneficia a quienes invierten mucho. Pero también se manifiesta de otras maneras, principalmente con nuevas tarifas o contracción inflacionaria que la Oficina de Estadísticas Laborales no rastrea o solo lo hace con cierta dificultad.

La debilitación del valor del dinero, de todos modos, aparecerá en alguna parte. De lo contrario, simplemente no hay forma de engañar al sistema. La relación entre inflación y masa monetaria es tan segura como la gravedad, condicionada a algunos otros factores como el crecimiento económico y la velocidad. Pero a largo plazo no hay forma de evitarlo. Alguien tiene que ceder.

Lo que Joe Biden podría haber hecho en su presidencia es detener el gasto y parar la impresión. Aún habría habido que pagar un precio en términos de inflación por las payasadas monetarias de 2020, pero ya habría terminado. En este caso, no estaríamos lidiando con los mismos problemas de los que el presidente Biden culpa erróneamente a las empresas.

¿Qué espera la administración Biden que hagan las empresas? ¿No reducir los paquetes y aumentar los precios en su lugar? ¿Ignorar la contabilidad por completo? ¿Ir a la quiebra? Esto parece una escena de “Atlas Shrugged”.

Esta presidencia fallida –seguramente una de las peores en la historia de Estados Unidos– es cada día más ridícula. Es tan mala que hasta la prensa dominante, incluso el New York Times, ya no es capaz de negarla. La portada de hoy está repleta de artículos que finalmente aceptan lo que todos saben.

Si el presidente Biden habla realmente en serio, y hay muchas razones para creer que sus asesores son así de ignorantes, esto allana el camino a todo tipo de controles sobre la industria, no solo afectando a los precios, como ha amenazado en el pasado: sino ahora incluso al tamaño de los envases. Este es el camino hacia una economía totalmente controlada.

Para ver cómo funciona esta trayectoria, recomiendo ampliamente el libro de FA Hayek de 1944 “The Road to Serfdom“. En él vemos cómo los planificadores centrales frustrados recurren a métodos de control cada vez más brutales y acaban utilizando el poder gubernamental de forma atroz para desmantelar la función de la libertad misma. ¿Alguien realmente duda de que el presidente Biden seguiría este camino si permanece el tiempo suficiente?


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo clic aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.