El dolor azul: trauma, estrés y heridas invisibles en oficiales de policía

La exposición rutinaria a la muerte, lesiones y traumas serios puede afectar a los trabadores de emergencias que no reciben la ayuda que necesitan
Por ARASH JAVANBAKHT
21 de Octubre de 2020
Actualizado: 21 de Octubre de 2020

Steve es oficial de policía desde hace 24 años. También ha sido miembro del equipo SWAT durante años. Esos años llegaron con experiencias traumáticas. En nuestro trabajo conjunto en estos traumas, me dijo que en un día determinado un oficial de policía podría tener que lidiar con 2 o 3 sobredosis y hacer resucitación cardiopulmonar.

Me lo dijo en una reunión: “Lo que ves es alguien tirado en el suelo, con cosas saliendo de su boca. Imagina que intentas ayudarle mientras su familia grita y te suplica que lo hagas ‘más rápido, más rápido’. A veces no puedes traerlos de vuelta, y eres testigo de familiares que lloran por alguien a quien aman. El mismo día te encuentras con una parada de tráfico donde los adolescentes están inyectándose activamente heroína en los brazos, y tienes que lidiar con una situación de sobredosis otra vez”.

“Los más traumáticos son aquellos [en los que] no puedes salvar a la gente”.

Steve recordó un accidente de tren donde observó el “cerebro completo” del conductor en el asiento trasero del coche. Una experiencia similar ocurrió al día siguiente en una escena de suicidio donde alguien se disparó en la cabeza.

Soy un experto en traumas que trabaja con civiles traumatizados, víctimas de tortura y tráfico de personas, refugiados y trabajadores de emergencias. Estos días son difíciles para nuestra nación, incluso para aquellos que trabajan como oficiales de policía, debido a los recientes y terribles incidentes de disparos de la policía, y la politización contenciosa de la aplicación de la ley.

La nación está expresando su intolerancia por la injustificable brutalidad, el racismo y el sufrimiento causado por algunos policías. Al mismo tiempo, espero también arrojar luz sobre las duras experiencias que experimentan los policías y otros profesionales de emergencias. Creo que la empatía es la clave para la comprensión mutua.

Estrés y trauma en los trabajadores de emergencias

Las historias de Steve se asemejan a las que he escuchado de otros oficiales de policía, personal médico de emergencia y bomberos. Ellos están regularmente expuestos a lesiones graves, muerte, amenaza directa, junto a sus colegas y civiles. También a situaciones muy estresantes de toma de decisiones. Si bien es posible que la gente haya oído hablar más de los traumas en los veteranos, es posible que sean menos conscientes de los traumas en trabajadores de emergencias. Otros pueden pensar que el trastorno de estrés postraumático solo ocurre en aquellos que fueron directamente traumatizados.

Sin embargo, el trastorno de estrés postraumático (TEPT) también ocurre en aquellos que presencian un trauma, como la exposición a crímenes violentos o accidentes graves, o sus secuelas. Estos eventos afectan profundamente la vida diaria de los trabajadores de emergencias, incluyendo a los oficiales de policía. En un estudio publicado en 2013, alrededor del 80 % de los oficiales reportaron haber visto cadáveres o víctimas gravemente agredidas en el último año.

El trauma puede llegar a ser acumulativo para aquellos que están en esta línea de trabajo, o aquellos que están repetidamente expuestos a un trauma por otras razones. Ese trauma acumulado en los trabajadores de emergencias —y grupos como los veteranos, los refugiados y las víctimas de la trata de personas—agrava el impacto y puede impedir la recuperación.

El TEPT es solo una de las consecuencias de la exposición al trauma, que cambia el cerebro al modo de lucha o huida, con una rápida toma de decisiones relacionadas con la supervivencia. El cerebro permanece en alerta, tratando de prevenir la recurrencia del trauma. Aquellos con TEPT experimentan pesadillas, revivencias, recuerdos intrusivos, ira, insomnio, rechazo a cualquier recuerdo del trauma, retraimiento social y otros síntomas. Aproximadamente el 15 % de los oficiales de policía en Estados Unidos y en todo el mundo experimentan síntomas de TEPT. Los números pueden ser mucho más altos basados en la exposición a desastres naturales o tragedias como el 11 de septiembre.

Los oficiales de policía muestran tanto altos niveles de TEPT como altos niveles de depresión, ansiedad y suicidio. Más policías y bomberos mueren por suicidio en el cumplimiento del deber, y desafortunadamente, el número de muertes por suicidio entre los policías parece estar aumentando. Mientras que muchos pueden no cumplir con todos los criterios para el TEPT, todavía sufren de síntomas como insomnio, pesadillas y aislamiento.

Desafíos y soluciones

Existen desafíos específicos para abordar el trauma entre la policía y los trabajadores de emergencias, como el estigma y la mentalidad de “hombres duros/mujeres duras”. Por naturaleza, estos trabajos requieren autoridad y control, y algunos policías, o sus superiores, ven la vulnerabilidad o la búsqueda de ayuda como una debilidad.

La verdad, sin embargo, es que todos los humanos son vulnerables. No estamos hechos para tener experiencias tan horribles de forma regular. Basándonos en nuestra biología única y en la severidad y repetición de los traumas, muchos de nosotros sentiremos un impacto; así es como el cuerpo y el cerebro humanos reaccionan al trauma y al estrés.

Parte de la culpa es de aquellos de nosotros en los campos de la medicina y la salud mental, que a veces podemos crear la percepción de que una condición como el TEPT es una etiqueta con la que la persona tiene que vivir para siempre. La negación es a menudo una respuesta a la creencia de que la enfermedad es la nueva identidad.

Steve me dijo una vez que lo que encontró más empoderador en su primera visita fue cuando dije: “Podemos arreglar esto”. Estaba siendo honesto con él; podemos ayudar mucho. Uno no tiene que sufrir para siempre el impacto del trauma y el precio que conlleva para la salud mental, el cuerpo (niveles más altos de obesidad, dolor crónico, fatiga, y enfermedades cardiovasculares), la carrera y la vida familiar.

Tenemos efectivas intervenciones para el trauma y el estrés. La psicoterapia ayuda a aprender formas de adaptación para hacer frente al estrés, liberar los recuerdos de las emociones negativas intensas y redefinir el significado de la experiencia traumática. Los medicamentos pueden ayudar con el insomnio, las pesadillas y las revivencias, y reducir la intensidad de las emociones negativas, permitiendo el uso del cerebro racional en situaciones estresantes.

Steve y yo trabajamos juntos durante algún tiempo. Steve ahora está disfrutando de la vida laboral y familiar de nuevo, y nos ponemos al día de vez en cuando. Ahora dirige un equipo de colegas a los que brinda apoyo y enseña a otros oficiales que atraviesan incidentes críticos, y proporciona referencias de salud mental cuando es necesario.

Si usted es un trabajador de emergencias que está leyendo esto y siente el peso de sus experiencias, o está perdiendo el sueño por las pesadillas, por favor, comuníquese con nosotros. Llame a su médico, al programa de asistencia a empleados o a un experto en salud mental. Usted y su familia merecen ser felices. Podemos arreglar esto.

Arash Javanbakht es profesor asociado de psiquiatría en la Universidad Estatal de Wayne en Detroit. Este artículo fue publicado por primera vez en The Conversation.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Grupos comunistas están detrás de las protestas violentas en EE.UU.

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS