El ejercicio grupal es mejor para su salud mental, si está debidamente motivado

Nos beneficiamos más del ejercicio si lo hacemos por razones positivas y no por presión o miedo externo.
Por LAURA HEALY, NOTTINGHAM TRENT UNIVERSITY
11 de Enero de 2020 Actualizado: 11 de Enero de 2020

El ejercicio es bueno para su salud física y también para su salud mental. Muchas personas toman el ejercicio como una forma de aumentar su bienestar mental. Pero no todo el ejercicio es igualmente beneficioso. Y si bien importa si hace ejercicio solo o en grupo, es más importante saber por qué hace ejercicio.

Un estudio examinó cómo el entorno en el que se ejercitaban las personas se relacionaba con la salud mental. El estudio examinó a 460 estudiantes de entre 16 y 24 años de edad, comparando a aquellos que participaron en deportes de equipo, grupos informales de acondicionamiento físico (como clases de yoga o grupos de atletismo) y aquellos que hicieron ejercicio solos, al menos una vez a la semana. Los siguieron seis meses después para medir su salud mental.

El estudio encontró que los estudiantes que realizaban actividad física grupal (ya sea en deportes de equipo o en grupos informales de acondicionamiento físico) tenían mejor salud mental que aquellos que se ejercitaban solos. Los estudiantes que hacían ejercicio en grupos también eran más activos físicamente, realizaban casi el doble de actividad que aquellos que hacían ejercicio solos. También informaron sentirse más conectados con las personas que los rodean.

Los investigadores sugieren que la razón por la cual los estudiantes que hacen ejercicio en grupos tenían una mejor salud mental, es quizás debido a la red de apoyo social que desarrollaron durante las actividades físicas grupales.

Mi propia investigación también exploró cómo los programas informales de fútbol ayudaron con la recuperación de la salud mental. Mis colegas y yo realizamos dos estudios, uno sobre iniciativas de fútbol comunitario y otro sobre programas de fútbol dentro de los servicios de salud mental del NHS (National Health Service). Entrevistamos a personas que jugaban al fútbol en las sesiones, donde jugadores, entrenadores y personal sanitario participaron juntos en las actividades.

Descubrimos que los participantes valoraban las actividades grupales, ya que podían conectarse con personas que compartían intereses y experiencias similares. Los participantes también dijeron que poder elegir practicar un deporte que les gustaba contribuía a la salud mental. Estos programas pueden apoyar la recuperación de la salud mental, permitiendo a los participantes vivir una vida esperanzadora y satisfactoria a pesar de las limitaciones causadas por una enfermedad mental.

Y aunque estos participantes se beneficiaron de estar en un equipo para realizar su ejercicio, nuestra investigación muestra que también se beneficiaron del tipo de motivación que los llevó a jugar.

Las razones por las que hacemos ejercicio

Si estamos motivados desde adentro y sentimos que tenemos más opciones y control, parece que experimentamos más beneficios del ejercicio.

También es más probable que experimentemos beneficios del ejercicio para la salud mental, si el entorno nos hace sentir que somos más capaces o propensos a tener éxito, y cuando tenemos conexiones más fuertes con los demás. Si estos aspectos se perciben en un entorno, tendemos a participar en actividades porque son agradables o personalmente importantes para nosotros. Esto se conoce como “motivación autónoma“. Los estudios demuestran que cuando las personas realizan actividades por estos motivos, se sienten más felices y tienen más energía.

Por otro lado, sentir que tenemos menos opciones o control, o que no somos buenos en lo que estamos haciendo, puede tener un efecto negativo en el bienestar. Cuando nos sentimos así, tendemos a realizar actividades para evitar sentirnos culpables o ser castigados, o para recibir elogios o atención de otros. Esto se conoce como “motivación controlada“.

Los miembros del equipo que pudieron tomar decisiones sobre su entrenamiento se sintieron conectados con quienes los rodeaban y los que se desempeñaban bien en su deporte experimentaron una mejor salud mental. (Pxhere/ CC0)

Si bien estas razones externas pueden ser formas poderosas de ayudarnos a comenzar con el ejercicio, es mucho menos probable que sigamos siendo activos a largo plazo porque no estamos haciendo cosas para nuestro propio disfrute. De manera crucial, se ha demostrado que este tipo de motivación tiene un impacto negativo en la salud mental.

[Nota del editor: esta investigación no indica si la consecuencia para la salud mental de sentirse presionado para hacer ejercicio supera el beneficio más general para la salud mental del ejercicio en sí. En otras palabras, es posible experimentar los beneficios del ejercicio para la salud mental, independientemente de la motivación.]

Por ejemplo, si elijo correr solo porque es importante para mí, es probable que esto sea mejor para mi salud mental que si jugara un deporte de equipo donde la única razón por la que participo es porque me preocupa decepcionar a mis compañeros de equipo o entrenador. Esto se debe a que no elijo participar en el deporte por mis propios motivos, sino por el bien de otras personas.

La investigación que analiza las razones por las que las personas participan en deportes de equipo y su salud mental en el Reino Unido e Irlanda muestra la importancia del tipo correcto de motivación en relación con la salud mental.

Los miembros del equipo que pudieron tomar decisiones sobre su entrenamiento se sintieron conectados con quienes los rodeaban y los que se desempeñaban bien en su deporte experimentaron una mejor salud mental. Pero si faltaban estos aspectos, la salud mental de los atletas era peor, lo que demuestra la importancia de crear el entorno adecuado, independientemente de la actividad.

Encontrar maneras de dar más opciones a las personas y ayudarlos a desarrollar relaciones con otros pueden ser importante para los entrenadores, instructores de ejercicios e incluso amigos del gimnasio, para que las personas puedan mejorar su salud mental a través del ejercicio que están haciendo. La actividad en sí misma podría no predecir los beneficios para la salud mental, pero sí la forma en que las personas se sienten al hacerlo.

Entonces, ¿es mejor hacer ejercicio solo o en grupo? En la práctica, existe evidencia de que las actividades grupales podrían ser más beneficiosas para la salud mental. Pero la razón por la que una persona hace ejercicio y el entorno en el que hace ejercicio son igual de importantes. En pocas palabras, elegir una actividad que ames, ya sea porque te sientes bien o porque te permite ser parte de una comunidad, traerá el mejor impulso para la salud mental.

Laura Healy es profesora titular de entrenamiento deportivo en la Universidad de Nottingham Trent en el Reino Unido. Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation.

*****

Puede interesarle:

36 occidentales se reúnen en China para una foto grupal: en 20 segundos llega la policía

TE RECOMENDAMOS