El enigma de la Fed continúa: ¿Cuántas subidas de tipos más?

Por Fan Yu
10 de Julio de 2023 2:54 PM Actualizado: 10 de Julio de 2023 2:55 PM

Opinión

Estamos en pleno verano, que en la astrología helenística se relaciona con la mala suerte, el letargo y, por supuesto, el calor y la humedad.

Estos son los días en que a los economistas y observadores del mercado les encantaría cerrar e irse. Pero para el presidente Jerome Powell y la Reserva Federal de EE.UU., hay mucho trabajo por hacer.

Este año, hasta el momento, ha confundido a los expertos del mercado. A principios de año, muchos esperaban una recesión económica y la caída del mercado bursátil. Estos factores, junto con la moderación de la inflación, animarían a la Reserva Federal a estabilizar e incluso recortar los tipos de interés.

Pero ha sucedido casi todo lo contrario. Muchos factores económicos continúan funcionando, lo que obliga a la Fed a aumentar las tasas. Mientras tanto, el mercado de valores ha disfrutado de un repunte liderado por la tecnología durante todo el año.

Los responsables de la política económica están ahora atrapados en un vaivén mensual de lectura de datos económicos.

El Comité Federal de Mercado Abierto, encargado de formular políticas, celebra su próxima reunión durante la última semana de julio. La mayoría de los economistas y el mercado están de acuerdo en que se espera otro aumento de un cuarto de punto porcentual en el objetivo de la tasa de fondos federales después de una pausa el mes pasado.

¿Pero qué pasará después de eso? Los expertos están divididos. Los analistas de Morgan Stanley, entre otros, creen que la inflación se moderará de una manera que empujará a la Fed a suavizar más aumentos. Pero cada vez que pensamos que los indicadores económicos se están enfriando, aparece algo que sugiere lo contrario.

Entre los datos recientes más conflictivos se encuentra el informe de empleo de junio. El aumento de 209,000 nóminas estuvo ligeramente por debajo de las expectativas después de 14 meses consecutivos.

El informe oficial de la Oficina de Estadísticas Laborales fue menos de la mitad de la estimación de la ADP de 497,000 nuevos empleos para junio, publicado un día antes del informe del gobierno. En general, uno pensaría que las cifras del proveedor privado de nómina son más precisas que las estimaciones de BLS, dado que la ADP en realidad corta cheques para millones de trabajadores en sectores no gubernamentales.

La tasa oficial de desempleo se redujo levemente, al 3.6 por ciento, mientras que la tasa de subempleo, que cuenta a las personas que trabajan a tiempo parcial debido a la incapacidad de conseguir el trabajo de tiempo completo deseado, aumentó al 6.9 por ciento.

Otro punto de datos es el empleo temporal. Bloomberg informó recientemente que los empleadores redujeron los trabajos temporales en junio, un movimiento que generalmente se observa justo antes de las recesiones. La métrica se ha estado contrayendo durante varios meses año tras año. La ayuda temporal suele ser un indicador principal, ya que las empresas despedirían al personal temporal antes de reducir masivamente el personal a tiempo completo.

Los analistas de Morgan Stanley han analizado recientemente algunas de las dificultades que plantea la diferencia entre las nóminas públicas y las privadas.

Los analistas encontraron que las nóminas públicas generalmente van por detrás de las nóminas privadas.

“Esto se debe a que, a medida que disminuyen los salarios en el sector privado, las retribuciones en el sector público se hacen más competitivas y, en consecuencia, se está produciendo una reposición en el sector público”, escribieron los analistas de Morgan Stanley en una nota a los clientes publicada el 7 de julio.

Lo que esto significa es que los números oficiales de la nómina de BLS aún pueden aumentar en el futuro a medida que los empleados del sector privado despedidos encuentren más trabajo en roles respaldados por el gobierno estatal y local. Esta tendencia está respaldada aún más por la Ley de Inversión en Infraestructura y Empleos, que se convirtió en ley en noviembre de 2021 y proporcionó alrededor de USD 2 billones en fondos federales para proyectos de infraestructura a gran escala.

Este llamado “relleno” podría existir hasta finales de 2023.

Aparte de la solidez de los salarios y el empleo, hay muchos factores económicos que apuntan en contra de una economía saneada.

Se espera que la reanudación de los pagos de millones de deuda de préstamos estudiantiles, que se espera para finales de este verano y el otoño, tengan “efectos en cadena en otras categorías de deuda”, según una nota del economista jefe del Bank of America, Michael Gapen.

El pago de la deuda de préstamos estudiantiles podría significar pagos más bajos para préstamos para automóviles, deudas de tarjetas de crédito y gastos discrecionales de consumo hacia la segunda mitad del año.

Todos estos signos parecen sugerir una cosa: Todavía se avecina una recesión. La recesión que todos pronosticamos el año pasado puede que se retrase, pero no se ha cancelado.

Lo que es menos importante, puede que no haya demasiadas subidas de tipos de interés después de julio. Tal vez una o dos más, antes de que los indicadores económicos realmente comiencen a cambiar.

El mercado de bonos confirma esa sospecha. La curva de rendimiento aún está invertida, lo que significa que los rendimientos a corto plazo son más altos que los rendimientos a más largo plazo, y la brecha entre los bonos de dos años y los de 10 años sigue siendo la más amplia desde las décadas de 1970 y 1980, cuando la economía de EE.UU. luchaba con los períodos de alta inflación, aumento de las tasas de interés y episodios de recesión.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.