El FBI sabía que el expediente de Steele podía contener desinformación rusa, según nuevos documentos

Por Ivan Pentchoukov
10 de Abril de 2020
Actualizado: 10 de Abril de 2020

De acuerdo con las notas al pie de página del informe del inspector general sobre la investigación de la campaña de Trump, se le informó al FBI que una parte del infame expediente de Steele era probablemente el producto de una campaña de desinformación rusa destinada a dañar las relaciones exteriores de EE.UU.

Una fuente también informó al FBI que el exoficial de inteligencia británico Christopher Steele, el autor del dossier, tenía contactos frecuentes con oligarcas rusos, lo que generaba inquietudes en la Unidad de Inteligencia del Crimen Organizado Transnacional de la oficina, dice una de las notas desclasificadas.

El Departamento de Justicia publicó las notas al pie de página (pdf) en respuesta a una solicitud de los senadores Ron Johnson (R-Wis.) y Chuck Grassley (R-Iowa.).

El expediente de Steele jugó un papel crucial en la decisión del FBI de solicitar una orden de la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISA) para espiar al asesor de campaña de Trump, Carter Page. La campaña de Hillary Clinton y el Comité Nacional Demócrata finalmente financiaron el expediente.

“Además de la información en el archivo Delta de Steele que documenta los contactos frecuentes de Steele con representantes de los oligarcas rusos, identificamos informes que el equipo Crossfire Hurricane recibió de [redactado] indicando el potencial de desinformación de Rusia que influye en los informes electorales de Steele”, señala una de las notas al pie de página.

Crossfire Hurricane es el nombre en clave del FBI para la investigación de la campaña de Trump. Funcionarios clave del equipo de Crossfire Hurricane albergaron un sesgo intenso contra el entonces candidato presidencial Donald Trump, concluyó un informe del inspector general anterior. El agente especial Peter Strzok y la abogada del FBI Lisa Page intercambiaron mensajes de texto sobre evitar que Trump se convierta en presidente, una póliza de seguro en caso de que fuera elegido y la posibilidad de un impeachment en el momento en que la pareja se unió a la investigación del abogado especial en Rusia.

El subdirector adjunto del FBI, Peter Strzok, llega para dar testimonio de las acciones del FBI y del Departamento de Justicia durante las elecciones presidenciales de 2016, durante una audiencia del comité conjunto de la Cámara de Representantes en el Capitolio en Washington, DC, el 12 de julio de 2018. (SAUL LOEB/AFP vía Getty Images)

Según la nota al pie de página recientemente desclasificada, la oficina recibió un informe en 2017 que evaluó los informes de Steele sobre el abogado personal de Trump, Michael Cohen, para formar parte de una campaña de desinformación rusa.

“El [redactado] declaró que no tenía una gran confianza en este subconjunto de los informes de Steele y evaluó que el subconjunto al que se hacía referencia era parte de una campaña de desinformación rusa para denigrar las relaciones exteriores de Estados Unidos”, dice la nota al pie de página.

El FBI recibió el informe citado en la nota al pie de página en algún momento después de que la oficina obtuviera una orden de FISA para espiar a Page, pero las fechas en la nota al pie de página todavía están parcialmente redactadas, por lo que es imposible saber si la oficina recibió el informe durante o después de su operación de vigilancia de un año, el cual concluyó en octubre de 2017.

Grassley y Johnson esperan que las notas al pie de página se desclasifiquen aún más en los próximos días, según un comunicado.

Los contactos de Steele con el abogado de al menos un oligarca ruso, Oleg Deripaska, ya se habían reportado. Las notas al pie no revelan los nombres de los otros oligarcas.

Una nota al pie de página muestra que el FBI no revisó a fondo el archivo de Steele antes de obtener una orden de espionaje para Page. Si los agentes lo hubieran hecho, habrían descubierto las preocupaciones documentadas sobre los numerosos contactos de Steele con los representantes de los oligarcas rusos.

El agente de manejo de Steele “expresó preocupación porque el equipo de Crossfire Hurricane no accedió al archivo de Steele antes. Dijo que el equipo debería haber ‘dado vuelta al archivo’ en busca de información 2 meses antes y que asumió que algunos miembros del equipo habían revisado a fondo el archivo”.

Otra nota al pie de página muestra que el FBI se enteró de que una de las fuentes de Steele estaba vinculada al Servicio de Inteligencia de Rusia, y se rumoreaba que era un exoficial de inteligencia ruso.

El senador Chuck Grassley (R-Iowa) durante una audiencia judicial del Senado en Capitol Hill, en Washington, el 22 de octubre de 2019. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

En una declaración conjunta, Grassley y Johnson dijeron que si los líderes del FBI escucharan las advertencias sobre la desinformación, “todos hubieran estado mejor”.

“Las libertades civiles de Carter Page no se habrían destrozado, los dólares de los contribuyentes no se habrían desperdiciado, el país no estaría tan dividido y la reputación del FBI no estaría en las ruinas”, dijeron los senadores.

“Es irónico que la narrativa de colusión rusa haya sido fatalmente defectuosa debido a la desinformación rusa. Estas notas al pie de página confirman que hubo una campaña directa de desinformación rusa en 2016, y hubo vínculos entre la inteligencia rusa y una campaña presidencial, la campaña de Clinton, no la de Trump”.

La revelación de las notas al pie desclasificadas es otra mancha negra para el FBI, que ya está experimentando reformas de amplio alcance en respuesta a los resultados de la investigación por la orden FISA para Page por parte del inspector general (IG). El informe del órgano de control detalla 17 errores graves y omisiones en las aplicaciones para la orden FISA para Page.

El Tribunal de Vigilancia de Inteligencia Extranjera emitió una rara reprimenda pública al FBI en respuesta al informe de IG y ordenó a la oficina documentar por qué sus aplicaciones FISA deberían volver a ser confiadas. El buró se embarcó en una lista de reformas en respuesta, pero fue castigado nuevamente cuando el IG encontró problemas con 29 de las 29 solicitudes de FISA revisadas en una auditoría de seguimiento.

La investigación de Crossfire Hurricane se convirtió en la investigación de un abogado especial llevada a cabo por Robert Mueller, quien no encontró evidencia para establecer que Trump, o alguien en su campaña, haya colaborado con Rusia.

“Durante años, el público fue alimentado con una dieta saludable de filtraciones, insinuaciones e información falsa para implicar que el presidente Trump y su campaña fueron parte de una conspiración rusa para difundir la desinformación”, dijeron Grassley y Johnson en un comunicado.

“La búsqueda ciega del FBI de la investigación, a pesar de la información exculpatoria y contradictoria, solo legitimó la narrativa. La creciente evidencia que socava esta narrativa debería haber detenido la investigación desde el principio. En cambio, tomó varios años y millones de dólares de los contribuyentes para concluir que las acusaciones eran infundadas”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Mujer pierde la inversión de su tienda en medio de la crisis en China

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS