El Foro Económico Mundial y la pérdida de soberanía

Por Antonio Graceffo
25 de Enero de 2023 5:59 PM Actualizado: 25 de Enero de 2023 5:59 PM

Comentario

Al Foro Económico Mundial (FEM) 2023 asistió el mayor número de jefes de Estado y élites mundiales de la historia, impulsando una agenda globalista.

“Un nuevo modelo de gobernanza es crucial para nuestro mundo. … La gobernanza mundial tiene un problema sin resolver: tanto nuestras instituciones como nuestros líderes ya no son aptos para su propósito“, dice la declaración del FEM del 17 de enero de 2022 sobre la gobernanza mundial.

El FEM concluyó su reunión anual en Davos (Suiza) el 20 de enero. Fundado por Klaus Schwab en 1971, el FEM se concibió como un foro para que los responsables políticos y los líderes empresariales debatieran cuestiones globales. Sin embargo, el foro se ha convertido en una reunión anual de las élites mundiales con una agenda globalista, incluido el Gran Reinicio.

El sitio web del FEM describe el objetivo del Gran Reinicio como ofrecer ideas a los líderes mundiales para que puedan redefinir las relaciones globales, la dirección de las economías nacionales, las prioridades de las sociedades, la naturaleza de los modelos empresariales y la gestión de un patrimonio común global. En efecto, el FEM recomienda políticas sobre todo, desde la creación de sistemas de identidad digital y la reestructuración del sistema político mundial hasta el cese del uso de combustibles fósiles, la propiedad individual de automóviles y la prohibición de comer carne.

Aunque se trata de una organización privada sin autoridad mundial ni política, al evento asiste una larga y distinguida lista de cargos electos y cargos políticos. Este año asistieron al foro 51 Jefes de Estado, entre ellos el canciller alemán Olaf Scholz, el presidente de España, Corea del Sur, Polonia y Filipinas, y el viceprimer ministro chino Liu He, además de 56 ministros de Finanzas, 19 gobernadores de Bancos Centrales, 30 ministros de Comercio y 35 ministros de Asuntos Exteriores.

También estuvieron presentes los máximos responsables de organizaciones mundiales, como la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, la presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, el director General de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

También asistió una delegación del Congreso de Estados Unidos, entre ellos los senadores Joe Manchin (D-Va.), Chris Coons (D-Del.), Kyrsten Sinema (D-Ariz.), y el gobernador Brian Kemp (R-Ga.). Por parte del sector, asistieron más de 600 directores ejecutivos, como Jamie Dimon, de JP Morgan, David Solomon, de Goldman Sachs, y James Gorman, de Morgan Stanley.

El foro de este año se titulaba “Cooperación en un mundo fragmentado” y se centraba en el cambio climático y la globalización, dos temas que el FEM considera objeto de ataques. A las élites de Davos les preocupaba que los 369,000 millones de dólares que el presidente Joe Biden ha prometido destinar al cambio climático atrajeran a Estados Unidos el negocio de las tecnologías limpias y lo alejaran del resto del mundo. También les preocupaba la iniciativa estadounidense de “deslocalización amiga” para animar a las empresas a abandonar China e instalarse en países afines a los intereses estadounidenses. Un representante de la Organización Mundial del Comercio se quejó de que Estados Unidos pudiera favorecer a Asia e ignorar a Latinoamérica y África, que actualmente no están bien integradas en las cadenas de suministro mundiales.

Epoch Times Photo
Operaciones de elevación de contenedores se ven en Huai’an New Port en Huai’an, provincia de Jiangsu, China, el 21 de julio de 2022. (CFOTO/Future Publishing vía Getty Images)

Los países de renta media también se mostraron molestos por el hecho de que empresas multinacionales como Apple y Amazon no estuvieran pagando suficientes impuestos a las empresas locales, a pesar de que en 2021 se llevó a cabo una reforma global de las normas fiscales con el objetivo de solucionar este problema. La representante de Comercio de Estados Unidos, Katherine Tai, abordó muchas de estas preocupaciones cuando dirigió un panel de discusión, diciendo: “Estados Unidos quería ‘liderar una conversación’ sobre una nueva versión de la globalización. Muchos países querrán asegurarse de que su voz se oiga en esa conversación”.

Uno de los aspectos más alarmantes del FEM es la pérdida implícita de soberanía. Como parte de su visión globalista, los países perderían su independencia incluso en asuntos como la fiscalidad de las empresas nacionales dentro de sus propias fronteras o las asignaciones presupuestarias para el cambio climático. Otro aspecto preocupante del FEM es el apoyo por parte de los principales medios de comunicación.

El título del artículo de The Economist sobre el FEM dice: “La nueva lógica destructiva que amenaza la globalización“. The New York Times decía que la globalización estaba amenazada por “el nacionalismo ascendente y la rivalidad entre grandes potencias, donde el propio Estados Unidos está librando una guerra comercial”. Sin embargo, el Times ha pasado por alto que Estados Unidos es un país independiente y soberano. Además, sus críticas a la guerra comercial de Estados Unidos no abordan los problemas reales e irreconciliables que la provocaron, específicamente, el engaño comercial de la China comunista, el robo de propiedad intelectual, la restricción del acceso a los mercados, los abusos de los derechos humanos, el continuo apoyo económico a Rusia y el aumento de la agresión contra Taiwán. Los desafíos a la libertad de navegación en el mar de China Meridional y el estrecho de Taiwán también han contribuido a las tensiones.

En el foro de este año se presentó un prototipo del metaverso del FEM. La Aldea de Colaboración Global es la primera plataforma de metaverso global impulsada por un propósito, creada en asociación con Accenture y Microsoft. La Aldea promete promover la interacción y la colaboración globales libres de la desinformación que se encuentra en las redes sociales “ya que la desinformación ha corrido demasiado a menudo sin control”.

Aparentemente, el metaverso del FEM incluiría censuradores para garantizar que solo se expresaran opiniones “correctas”. Al FEM no le basta con controlar el mundo real; al parecer, también quiere crear y controlar el mundo virtual.

La FEM es una organización globalista que quiere comprometer la soberanía de las naciones, reescribir el orden mundial y dictar cómo vivimos, comemos y pensamos. Y por alguna razón, nuestros líderes y medios de comunicación los apoyan.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.