El genocidio chino contra los tibetanos es una advertencia para todos

Por Anders Corr
23 de Agosto de 2021 8:04 PM Actualizado: 23 de Agosto de 2021 8:05 PM

Comentario

Un discurso pronunciado el 19 de agosto en el Tíbet por Wang Yang, miembro del poderoso comité permanente del politburó chino, ilustra la continua estrategia de genocidio del Partido Comunista Chino (PCCh) contra los tibetanos, incluidos los que se adhieren al budismo tibetano.

Las prácticas asimilacionistas del PCCh en el Tíbet, que fueron imitadas en Xinjiang, se ajustan a las definiciones legales de genocidio de la ONU y de Estados Unidos, y deberían ser consideradas más seriamente por la comunidad internacional. Hasta que la comunidad internacional no se tome más en serio los genocidios relativamente bien reconocidos en el Tíbet, Xinjiang y contra Falun Gong, el PCCh interpretará nuestra relativa inacción como una autorización para extender sus políticas de “unidad étnica” y “socialismo con características chinas” a Hong Kong, Taiwán y quizás en el futuro a nuestros propios hogares y territorios

El discurso más reciente de Wang proporciona pruebas significativas de la dirección e intención del Estado, un elemento clave de la definición legal de genocidio. Revela la persecución religiosa del PCCh en la región “autónoma” del Tíbet como parte de un proyecto más amplio para sinicizar y eliminar la religión de la población china, étnica, cultural y religiosamente diversa.

Wang pronunció su discurso para conmemorar los 70 años de la “liberación pacífica” del Tíbet por el Ejército Popular de Liberación. De hecho, la invasión y posterior subyugación del Tíbet por parte del PCCh en 1950 fue todo menos pacífica, y provocó la caída de la antigua forma de gobierno del Tíbet, la huida en 1959 del Dalai Lama, líder religioso del Tíbet, así como de cerca de 100,000 de sus seguidores, a la India.

Según los exiliados tibetanos en la India y otros lugares, más de 1.2 millones de tibetanos fueron asesinados, 100,000 encarcelados y más de 6000 monasterios destruidos. El PCCh sometió a gran parte de la población tibetana original, de aproximadamente seis millones, a torturas, trabajos forzados, campos de concentración y violaciones.

Wang, que forma parte del poderoso comité permanente del politburó chino, intentó encubrir esta historia represiva con su reciente discurso, pero en su lugar aportó pruebas contemporáneas de la intención del estado de cometer un genocidio. El discurso debería consolidar para los juristas internacionales la comprensión de esa intención como totalitaria y genocida, en su proyecto de cohesionar el poder del PCCh dentro de las fronteras en expansión de China. El PCCh ejecuta esta intención a través de la vinculación y el despliegue de las ideas de sinicización y socialismo chino contra las minorías religiosas y étnicas en el proceso de extensión del control del PCCh a través de la conquista del territorio y la imposición de la obediencia forzada a las poblaciones que antes eran extranjeras.

Wang pronunció su discurso bajo un imponente retrato de Xi Jinping ante el Palacio de Potala en Lhasa, que tiene siglos de antigüedad y es sagrado para los líderes budistas del Tíbet. Asistieron diez mil personas.

Wang pronunció un discurso similar en 2018, en el que pidió “avanzar en los esfuerzos contra el separatismo”. En el Tíbet, estos esfuerzos se dirigen principalmente contra los seguidores del budismo tibetano, que es muy poco probable que logren la separación de China. La idea del separatismo tibetano, al igual que la del terrorismo uigur, es por tanto principalmente una falsa justificación utilizada por el PCCh para reprimir las formas locales de religión.

La táctica de “divide y vencerás” también se utiliza contra la religión. Stalin desarrolló este modelo en Rusia, como una praxis del comunismo que ahora se sigue en la China contemporánea. El método consiste en reconocer algunos elementos de una religión, pero no otros, y luego, en última instancia, intentar destruir todos los elementos religiosos. El PCCh utiliza esto contra los tibetanos al permitir que algunos budistas tibetanos, pero no todos, practiquen. Sin embargo, al igual que en el resto de China, la presión para no practicar la religión es cada vez mayor. Incluso a los miembros del PCCh se les prohíbe esencialmente las prácticas religiosasa so pena de expulsión del Partido.

Sin embargo, aproximadamente el 85% de la población china sigue practicando alguna forma de espiritualidad, teniendo en cuenta no solo las religiones reconocidas por el PCCh, como el budismo, el cristianismo, el islam y el taoísmo, sino también las prácticas espirituales generalizadas que a veces van más allá de estas formas religiosas, incluyendo la oración, la quema de incienso en los días festivos, el culto a las imágenes de las deidades, el barrido de las tumbas de los antepasados durante el Festival Qing Ming, las peregrinaciones sagradas, la meditación y la consulta a los maestros de Feng Shui. Algunas de ellas son solo costumbres tradicionales, más que religiosas, pero estas costumbres tienen un elemento de espiritualidad y, por tanto, podrían ser en algún momento objetivo del PCCh. Según el sociólogo Richard Madsen, “incluso cerca de la mitad de los autoidentificados como ateos [en China] tienen algunas creencias religiosas, como creer en fuerzas sobrenaturales, el cielo, el infierno o la reencarnación”.

A medida que avanza la campaña del PCCh contra la religión, ninguna creencia espiritual está a salvo, porque la práctica espiritual generalizada supone una amenaza para la propia ideología del PCCh contra la religión. Y para algunos en China, la práctica de la espiritualidad debe ser una forma consciente de rebelión contra el PCCh. La práctica espiritual en China es, por lo tanto, una debilidad para el intento del PCCh de presentarse como una forma integral y perfecta de pensamiento y acciones.

El PCCh, por tanto, trata de eliminar la religión de las zonas bajo su control, mientras emite palabras vacías sobre la libertad religiosa y del apoyo a la diversidad étnica. No se dejen engañar. Las políticas del PCCh contra la religión se ajustan a las definiciones de genocidio de la ONU y de Estados Unidos, que incluyen ataques destinados a eliminar la religión, no solo las etnias. En 2020, la Dra. Ellen Kennedy, de la Escuela de Derecho Mitchell Hamline, calificó la persecución de los tibetanos de “genocidio” y “patrón” para el posterior genocidio contra los uigures.

Epoch Times Photo
El líder chino Xi Jinping (derecha) habla con el presidente de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino, Wang Yang (izquierda), durante la apertura de la segunda sesión de la XIII Asamblea Popular Nacional en el Gran Salón del Pueblo en Beijing, el 5 de marzo de 2019. (Lintao Zhang/Getty Images)

La última evidencia del genocidio del PCCh está en la afirmación de Wang del 19 de agosto de que “Debemos constatar que las religiones en China tengan una orientación china y guiar al budismo tibetano para que se adapte a la sociedad socialista”. Wang dijo: “Solo siguiendo el liderazgo del CPC [PCCh] y siguiendo el camino del socialismo, puede el Tíbet alcanzar el desarrollo y la prosperidad”.

Aunque Wang intentó reivindicar el apoyo del PCCh a la diversidad étnica y a la libertad religiosa en el Tíbet, lo hizo al mismo tiempo que apoyaba una persecución distintivamente “china” a la religión minoritaria. “Hemos seguido una política sólida, con rasgos distintivos chinos, para abordar las cuestiones étnicas”, dijo a la multitud. “Hemos acabado con la discriminación y el distanciamiento étnicos que prevalecían en la antigua sociedad, hemos abatido las actividades separatistas y de sabotaje cometidas por el grupo del Dalai y las fuerzas externas hostiles, y hemos promovido el desarrollo común y la prosperidad de todos los grupos étnicos mediante esfuerzos conjuntos”.

Las afirmaciones de Wang sobre la diversidad étnica y la libertad religiosa son las típicas mentiras comunistas utilizadas en la persecución de la religión. Sin embargo, chocan de frente con la persecución por parte del PCCh en el Tíbet.

La revista de derechos humanos Bitter Winter publicó en febrero un informe sobre la tortura y la violación sistemáticas de monjas y niñas budistas en los campos de concentración del Tíbet, llamados eufemísticamente “campos de reeducación“, que albergan a cientos de miles de tibetanos. Al parecer, las fuerzas de seguridad del Estado chino violan a propósito a las monjas, a sabiendas de que sus monasterios las rechazarán tras haber sido víctimas de ello.

En su cobertura del discurso de Wang, The Guardian señaló que “en el Tíbet, las autoridades han encarcelado y presuntamente golpeado a monjes y monjas, han sometido a los pueblos a sesiones de educación política, han encarcelado a personas que promovían las lenguas locales, han promulgado una vigilancia masiva, restricciones a la vida cotidiana y a la educación, y programas de trabajo. Las autoridades han promovido el mandarín en el Tíbet en lo que, según los críticos, es un intento de borrar la cultura. El mandarín se utiliza en la mayoría de las escuelas tibetanas, mientras que la lengua tibetana se enseña como asignatura”.

Según un informe de Human Rights Watch de 2019, los exempleados del gobierno en el Tíbet tienen prohibido practicar actividades religiosas budistas tibetanas.

El discurso de Wang ilustra las continuas demandas de sinicización, socialismo y obediencia de toda China al gobierno totalitario de Xi Jinping. “Debemos seguir inquebrantablemente como nuestra guía el Pensamiento de Xi Jinping sobre el Socialismo con Características Chinas para una Nueva Era, fortalecer nuestra conciencia de la necesidad de mantener la integridad política, pensar en términos del cuadro completo, seguir el núcleo de liderazgo y mantenernos alineados, aumentar la confianza en el camino, la teoría, el sistema y la cultura del socialismo con características chinas, y defender la posición central del secretario general Xi Jinping tanto en el Comité Central del Partido como en el Partido en su conjunto, así como la autoridad y el liderazgo centralizado y unificado del Comité Central del Partido”, dijo Wang en el discurso.

Wang justificó las acciones genocidas del PCCh afirmando teleológicamente que el PCCh era el fin o la “elección” de la historia, lo que personifica de manera increíble lo que en realidad es la determinación de miles de millones de personas a lo largo de millones de años. “Deberíamos tener en cuenta el extraordinario viaje de 100 años del PCC [PCCh] y apreciar profundamente el hecho de que el liderazgo del PCCh es la elección de la historia y del pueblo”, dijo.

El núcleo del discurso de Wang merece ser citado íntegramente, ya que ilustra el objetivo permanente del PCCh de construir el Estado, asimilar la cultura y la religión y aplastar la disidencia en el Tíbet.

“Debemos mejorar la armonía y la estabilidad en el Tíbet y garantizar la seguridad nacional y la estabilidad en las zonas fronterizas. El Tíbet disfruta ahora de una estabilidad social constante: se trata de un logro que no se ha alcanzado fácilmente y que debe ser aún más apreciado. Debemos tener una entusiasta apreciación de las características distintivas del trabajo relacionado con el Tíbet en esta etapa, reforzar la gobernanza social y explorar nuevas formas de llevarla a cabo, y movilizar a los funcionarios y al público en general de todos los grupos étnicos para forjar una defensa férrea contra las actividades separatistas. Debemos procurar que las religiones en China tengan una orientación china y guiar al budismo tibetano para que se adapte a la sociedad socialista. Y debemos reunir a las figuras religiosas y a los creyentes a nuestro alrededor en un esfuerzo conjunto para salvaguardar la seguridad nacional y la armonía social. El desarrollo del Tíbet en las últimas siete décadas demuestra que la unidad y la estabilidad son una bendición, mientras que las actividades separatistas y el caos solo pueden conducir al desastre. Nadie fuera de China tiene derecho a señalarnos con el dedo cuando se trata de los asuntos del Tíbet. Cualquier intento o maniobra destinada a separar el Tíbet de China está condenada al fracaso”.

“Debemos fomentar un fuerte sentido de la nación china como una sola comunidad y promover la unidad étnica y el progreso. La nación china es una gran familia; la armonía en esta gran familia nuestra trae prosperidad. Solo cuando fomentemos un fuerte sentido de comunidad de la nación china y cuando todos los grupos étnicos trabajen juntos al unísono con el mismo propósito, podremos crear una fuerza poderosa para lograr el gran rejuvenecimiento de la nación china. Los esfuerzos para aumentar la conciencia pública de la unidad étnica y el progreso deben ir de la mano de los esfuerzos para aumentar la conciencia de los valores socialistas fundamentales, del patriotismo, de la lucha contra las actividades separatistas, del contraste entre el viejo y el nuevo Tíbet, y de los puntos de vista marxistas sobre el país, la historia, la etnia, la cultura y la religión. Tales esfuerzos permitirán a las personas de todos los grupos étnicos reforzar su fe en nuestra gran patria, la nación china, la cultura china, el PCC [PCCh] y el socialismo con características chinas, solidificando así la base cultural de la unidad étnica. Una identidad cultural compartida sustenta la unidad étnica. La cultura china siempre ha sido un vínculo que fomenta el sentimiento de unión y pertenencia entre las personas de todos los grupos étnicos del Tíbet. Hay que seguir esforzándose por enseñar el idioma chino estándar hablado y escrito. Debemos fomentar y compartir los símbolos culturales chinos y las imágenes de la nación china entre todos los grupos étnicos, y crear así una fuente de inspiración para toda la nación china”.

El objetivo continuado de asimilación del PCCh en el Tíbet revela una vez más al mundo el peligroso y genocida patrón de expansionismo comunista que emana de Beijing. El PCCh comete así un error masivo y autodestructivo en su búsqueda de poder. Tales errores continúan hoy en día porque un hombre, Xi Jinping, está dirigiendo el país con aparente poca tolerancia hacia la diversidad, y con pocas directrices aparte de una lectura autoritaria del confucianismo y del dogma comunista de Marx, Lenin, Stalin y Mao.

Epoch Times Photo
Manifestantes encabezados por monjes budistas tibetanos gritan consignas y portan la bandera nacional tibetana tras ser bloqueados por la policía antidisturbios en una protesta cerca del histórico monasterio de Labrang, que solo es superado por el Palacio de Potala en Lhasa en tamaño, en la ciudad de Xiahe, provincia de Gansu, el 14 de marzo de 2008. Las protestas coincidieron con una semana de protestas contra el dominio chino dentro del Tíbet, que comenzaron con manifestaciones para conmemorar el aniversario de un fallido levantamiento de los tibetanos en 1959. (Mark Ralston/AFP vía Getty Images)

La represión de Xi contra sus adversarios internos, incluso mediante la persecución religiosa y política bajo las banderas de la unidad y la anticorrupción, ha llevado a los que permanecen a su alrededor a ser hombres que dicen a Xi lo que quiere oír. El problema de los comparsas del PCCh fue reconocido incluso por George Soros, escribiendo en el Wall Street Journal el 13 de agosto.

Lo que Xi aparentemente quiere oír es que él es el hombre más grande de China desde Mao Zedong, y que China tiene que ponerse dura, “aplastar” a los “enemigos” internos, incluyendo las propias religiones autóctonas de China, y finalmente gobernar el mundo a través de la supuesta ética, ciencia y eficiencia superiores del socialismo autoritario. Xi, al igual que muchos de sus predecesores comunistas, aparentemente quiere sustituir todos los sistemas de creencias que compiten entre sí, incluida la religión, por su versión personal del comunismo.

La revelación de estos objetivos de asimilación y genocidio, a través de su implementación contra los tibetanos, uigures y Falun Gong, es un error para el PCCh más allá del obvio problema ético, porque advierten al mundo de lo que el PCCh podría imponernos a todos en el futuro. El objetivo de erradicar la religión también debe tener un terrible costo ético para aquellos miembros del PCCh atrapados en la jerarquía, pero que no apoyan los objetivos y medios genocidas. Esto crea oportunidades para la disidencia interna, aunque normalmente oculta, dentro del PCCh.

Desgraciadamente, muchos en todo el mundo no prestan atención o se creen la historia del PCCh de mera asimilación. Esto fomenta la expansión de las atrocidades desde el Tíbet y Xinjiang, hasta Hong Kong, Taiwán y quizás más allá. Comprender los objetivos y medios genocidas del PCCh, junto con su creciente poder, y no tomar mayores medidas defensivas, es, por desgracia, una forma de lento suicidio para el resto de las maravillosas y diversas culturas del mundo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.