El gobierno y las universidades censuraron a los americanos ante las elecciones de 2020, según un informe

Un nuevo informe revela que "la información veraz publicada por republicanos y conservadores fue tachada de "desinformación"

Por Katabella Roberts
07 de Noviembre de 2023 3:51 PM Actualizado: 07 de Noviembre de 2023 3:51 PM

El gobierno de Estados Unidos se “coordinó” con la Universidad de Stanford y otras entidades para censurar la expresión de los estadounidenses en vísperas de las elecciones de 2020, según un nuevo informe del Comité Judicial de la Cámara de Representantes y su Subcomité Selecto sobre el uso del Gobierno Federal como un arma.

Según el informe del 6 de noviembre, la Agencia de Ciberseguridad y Seguridad de las Infraestructuras (CISA) del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y el Centro de Compromiso Global -una agencia dentro de la Oficina de Asuntos Públicos Globales del Departamento de Estado- se coordinaron con la Universidad de Stanford y otras universidades para crear lo que se conoció como la “Asociación de Integridad Electoral” (EIP) en 2020 para “proporcionar una manera para que el gobierno federal blanquee sus actividades de censura con la esperanza de eludir tanto la Primera Enmienda como el escrutinio público”.

La EIP estaba formada por miembros del Observatorio de Internet de Stanford, el Centro para un Público Informado de la Universidad de Washington, Graphika y el Laboratorio de Investigación Forense Digital del Atlantic Council, según el informe, que se basa en correos electrónicos y comunicaciones internas entre los miembros de la EIP.

Conocidos como “partes interesadas externas”, los miembros, entre los que supuestamente se encontraba el gobierno federal, “enviaban informes de desinformación directamente a la EIP”, según el informe, antes de que los “analistas de desinformación” de la EIP buscaran supuestamente en Internet más ejemplos de contenidos similares para censurarlos.

Según el informe, la EIP enviaba de forma rutinaria los contenidos “más significativos” marcados de las redes sociales directamente a las empresas de redes sociales con “recomendaciones específicas sobre cómo las plataformas de redes sociales deberían censurar las publicaciones”.

“El gobierno federal y las universidades presionaron a las empresas de redes sociales para que censuraran información veraz, chistes y opiniones políticas”, afirmaba el informe, señalando que la censura se centró predominantemente en los estadounidenses conservadores.

Esta presión se dirigió en gran medida de manera que beneficiara a un lado del pasillo político: la información veraz publicada por republicanos y conservadores se etiquetó como “desinformación”, mientras que la información falsa publicada por demócratas y liberales quedó en gran medida sin denunciar y sin tocar por los censores”, afirmaba el informe.

Bandera del Departamento de Seguridad Nacional en el edificio del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos en Washington el 28 de junio de 2023. (Madalina Vasiliu/The Epoch Times)

Implicación del CISA

El informe, que cita correos electrónicos internos, afirma que el EIP se creó “a petición de DHS/CISA” y que la agencia gubernamental “tenía acceso al funcionamiento interno del EIP, incluidos los informes de desinformación entrantes.”

Los correos electrónicos citados en el informe incluyen comunicaciones entre funcionarios de la CISA y empresas de medios sociales como Facebook y Twitter, ahora conocidas como X, incluida una en la que la CISA “opinaba directamente sobre si una publicación marcada constituía ‘desinformación’ a los ojos de la CISA.”

Y ello a pesar de que, según el informe, los correos electrónicos de CISA incluían un descargo de responsabilidad en el sentido de que “ni tiene ni pretende tener la capacidad de eliminar la información que se difunde en las plataformas de medios sociales”.

“Aunque CISA no informaba directamente del contenido a la EIP, CISA tenía total visibilidad de lo que se informaba a la EIP y, al mismo tiempo, informaba del mismo contenido directamente a las plataformas de las redes sociales”, afirma el informe.

Un correo electrónico citado en el informe, fechado el 31 de julio de 2020, fue enviado por Graham Brookie, vicepresidente y director senior del Laboratorio de Investigación Forense Digital del Atlantic Council, uno de los socios fundadores de la EIP, y detalla brevemente el papel de la CISA en el supuesto esfuerzo de censura.

“Sé que el Consejo tiene una serie de esfuerzos en política general en torno a las elecciones, pero acabamos de establecer una asociación de integridad electoral a petición de DHS/CISA y estamos en comunicaciones semanales para informar sobre la desinformación”, escribió Brookie.

Otro correo electrónico fechado en septiembre de 2020 de CISA muestra que Twitter tomó “medidas sobre uno de los tweets en [un EIP] ticket”, en referencia a un informe de contenido marcado, según el informe.

“Evidentemente, el director [Chris] Krebs se puso en contacto personalmente con [el jefe del Observatorio de Internet de Stanford, Alex] Stamos preguntando qué había sucedido en torno a este evento alrededor del momento en que se retiró el contenido”, decía el informe. “En intercambios internos de correos electrónicos del Atlantic Council por esas fechas, miembros del EIP afirmaron que ‘Krebs CISA está enviando mensajes de texto a Stamos con cierta regularidad'”.

Según el informe, el Grupo de Trabajo de Contrarrestar la Influencia Extranjera de CISA utilizó un proceso conocido como “switchboarding”, que los legisladores del comité y su subcomité selecto describieron como la “práctica del gobierno federal de remitir las solicitudes de eliminación de contenido en las redes sociales de los funcionarios electorales estatales y locales a las plataformas pertinentes.”

CISA conocía “serias preocupaciones legales y constitucionales”

Brian Scully, jefe del Grupo de Trabajo para Contrarrestar la Influencia Extranjera de la CISA, testificó durante su declaración en el caso Missouri contra Biden en septiembre que “el papel de la CISA en el reenvío de los informes recibidos de los funcionarios electorales… a las plataformas de medios sociales”, según el informe.

Missouri y Luisiana presentaron el año pasado una demanda contra el gobierno de Biden por supuesta connivencia con los gigantes de las redes sociales para suprimir la libertad de expresión de los estadounidenses.

La Corte de Apelaciones del 5º Circuito de EE.UU. dictaminó en septiembre que la administración Biden “probablemente violó la Primera Enmienda” en algunas de sus comunicaciones con empresas de medios sociales en relación con la eliminación de varios mensajes en línea relacionados con las elecciones.

“Los documentos y la información obtenidos por el Comité y el Subcomité Selecto revelan que la CISA sabía que la conmutación implicaba graves problemas legales y constitucionales”, afirma el informe. “La inclusión por parte de la CISA de una cláusula de exención de responsabilidad legal larga y en constante cambio revela que, internamente, la agencia entendía que existían serias dudas legales sobre la participación del gobierno federal en este tipo de comunicación directa con las plataformas de medios sociales en relación con las publicaciones y el contenido de los estadounidenses”.

El informe continúa afirmando que los correos electrónicos internos y otras comunicaciones obtenidas por el comité y el subcomité selecto a través de una citación “muestran claramente que el sistema EIP fue diseñado para operar como una unidad, no como una entidad separada del DHS.”

Varios estudiantes universitarios también estuvieron presuntamente implicados en el EIP, según el informe, incluidos al menos cuatro estudiantes que fueron “empleados de CISA durante el funcionamiento del EIP, utilizando sus cuentas de correo electrónico gubernamentales para comunicarse con funcionarios de CISA y otras “partes interesadas externas” implicadas en el EIP.”

En respuesta a los hallazgos del informe el lunes, el representante Jim Jordan (R-Ohio), presidente del Comité Judicial de la Cámara, lo calificó como un informe “bomba” que revela cómo el gobierno federal, los llamados “expertos” en desinformación de las universidades, Big Tech y otros trabajaron juntos para “monitorear y censurar el discurso de los estadounidenses” antes de las elecciones de 2020.

El expresidente Donald Trump sentado en la sala durante su juicio por fraude civil en la Corte Suprema del Estado de Nueva York en la ciudad de Nueva York el 6 de noviembre de 2023. (Curtis Means-Pool/Getty Images)

Trump y otros “en el punto de mira”

En respuesta a las conclusiones del informe del 6 de noviembre, el representante Jim Jordan ( R-Ohio), presidente de la Comisión Judicial de la Cámara de Representantes, dijo que varias personas fueron “blanco” de la supuesta campaña de censura, entre ellas el expresidente Donald Trump, el senador Thom Tillis (R-NT), el presidente de la Cámara de Representantes y el presidente de la Comisión Judicial de la Cámara de Representantes. Thom Tillis ( R-N.C.), Rep. Marjorie Taylor Greene (R-Ga.), Rep. Thomas Massie (R-Ky.), el ex gobernador de Arkansas Mike Huckabee, y comentaristas conservadores como Sean Hannity, Mollie Hemingway, y Charlie Kirk.

Varias entidades, entre ellas Newsmax y Babylon Bee, también fueron objeto de ataques, según el legislador de Ohio.

Según el informe, “un número incalculable de estadounidenses corrientes de todas las afiliaciones políticas” también fueron objeto de ataques.

El multimillonario empresario y propietario de X, Elon Musk, calificó el informe de “gran cosa”, pero no hizo más comentarios. Musk compró Twitter en octubre de 2022.

En una declaración a Fox News Digital, el director ejecutivo de CISA, Brandon Wales, dijo que la agencia “no censura y nunca ha censurado el discurso o facilitado la censura.”

“En respuesta a las preocupaciones de los funcionarios electorales de todos los partidos con respecto a las operaciones de influencia extranjera y la desinformación que pueden afectar a la seguridad de la infraestructura electoral, CISA mitiga el riesgo de desinformación compartiendo información sobre alfabetización electoral y seguridad electoral con el público y amplificando las voces de confianza de los funcionarios electorales de todo el país”, añadió el director ejecutivo de CISA.

The Epoch Times se ha puesto en contacto con el DHS para obtener más comentarios.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.