El gran debate de la mascarilla

Los mensajes confusos y los hechos en conflicto alimentan la división sobre los requisitos de uso de mascarillas
Por Conan Milner
08 de Agosto de 2020
Actualizado: 08 de Agosto de 2020

Un intenso debate público sobre las mascarillas faciales es solo un rasgo bizarro más del año 2020. Una parte ve las mascarillas como una responsabilidad personal necesaria para detener, o al menos retardar, un contagio mortal, y cualquiera que se atreva a prescindir del uso de ellas está poniendo en peligro vidas. El lado opuesto ve los requisitos de uso de mascarillas como un gesto vacío y una molesta farsa que solo sirve para amplificar el pánico.

El problema es que ambos lados pueden encontrar declaraciones de apoyo de las mismas fuentes.

Los mensajes contradictorios de las autoridades de salud pública plantaron las semillas de la discordia en los primeros días de la pandemia. El 8 de marzo, el experto en enfermedades infecciosas y personaje conocido en la respuesta del gobierno de EE. UU. a COVID-19, el Dr. Anthony Fauci dijo a 60 Minutos, “no hay razón para andar por ahí con una mascarilla”.

Del mismo modo, los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos declararon que las mascarillas se debían ser usar exclusivamente por los enfermos y sus cuidadores, y la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró: “no hay pruebas específicas que sugieran que el uso de mascarillas por parte de la población masiva tenga algún beneficio potencial. De hecho, hay algunas pruebas que sugieren lo contrario sobre el mal uso de una mascarilla o de su ajuste adecuado”.

En abril, los expertos cambiaron abruptamente de rumbo, enfatizando que ahora todo el mundo debería usar mascarillas faciales en público. Los funcionarios de salud aclararon que las declaraciones anteriores se hicieron en un esfuerzo para ahorrar las mascarillas para el personal médico que trabaja en estrecha proximidad con los pacientes infectados.

Según el Dr. Morton Tavel, profesor clínico emérito de la Facultad de Medicina de la Universidad de Indiana, la conversación de arriba hacia abajo sobre las mascarillas se ha convertido en un “caso de estudio sobre cómo no comunicarse con el público”.

“El mensaje se volvió contraproducente y puede haber fomentado aún más el acaparamiento porque parecía que las autoridades estaban dando forma al mensaje en torno a la gestión de la escasez en lugar de enfrentarse a la realidad de la situación”, dijo Tavel.

Tavel afirmó que otra forma en que algunos expertos estropearon el mensaje de las mascarillas es informando al público que solo las mascarillas de respiración bien ajustadas y de calidad médica (como la N95) podrían proteger eficazmente contra un virus.

“Muchas personas también se lavan mal las manos, pero no respondemos a eso diciéndoles que no se molesten”, dijo Tavel.

Los estados permiten prácticamente cualquier cosa que cubra la boca y la nariz —desde mascarillas médicas de alto grado hasta pañuelos y bufandas— para satisfacer los requisitos de mascarillas. Tavel dijo que aunque algunas mascarillas pueden ser mejores que otras, todas proporcionan alguna barrera de protección contra las gotas respiratorias que potencialmente transportan el virus.

El cambio en los mensajes de las mascarillas se produjo con la evolución de la comprensión del COVID-19. Los expertos en salud comenzaron a ver signos de los llamados portadores asintomáticos que podían propagar el coronavirus inadvertidamente. Esto significaba que incluso alguien que parecía estar bien llevaba una amenaza de infección dondequiera que respirara.

Pero esta justificación clave para los requisitos de la mascarilla pública también sufre de mensajes temblorosos. En un resumen de noticias de la OMS del 8 de junio, la epidemióloga de enfermedades infecciosas, la Dra. Maria Van Kerkhove, declaró que la propagación del virus por portadores asintomáticos “parece ser rara”.

“Tenemos varios informes de países que están haciendo un rastreo de contactos muy detallado. Están siguiendo los casos asintomáticos, están siguiendo los contactos y no están encontrando una transmisión secundaria en adelante, es muy raro”, dijo Kerkhove.

Unos días después, en un video de Facebook Live, Van Kerkhove aclaró que había “malentendidos” adjuntos a su declaración anterior. Ella explicó que las personas asintomáticas pueden de hecho propagar el virus, aunque se desconoce el grado en que pueden hacerlo.

No hay consenso científico

Hoy en día, el Dr. Fauci es un defensor inquebrantable sobre el uso generalizado de mascarilla en público. En una entrevista con CBS News, Fauci culpó a la mayoría de la reciente “explosión de infecciones” en todo el país por el fracaso de los estadounidenses en seguir las pautas de salud recomendadas.

“Claramente, no hemos logrado que el público en general responda de manera uniforme de una manera que sea una respuesta científica sólida a una situación médica y de salud pública”, dijo Fauci.

Los que están a favor del uso de mascarilla dicen que la ciencia guía su juicio, y tienen la investigación para probarlo. En mayo, los resultados preliminares de un estudio sobre hámsteres en Hong Kong determinaron que el uso de una mascarilla reduce drásticamente la propagación del virus.

Los investigadores descubrieron que la tasa de transmisión del coronavirus a través de gotas respiratorias o partículas en el aire disminuyó hasta en un 75 por ciento cuando se utilizaron mascarillas quirúrgicas.

Pero el argumento científico a favor de las mascarillas no es un consenso. En un artículo titulado “El enmascaramiento universal en los hospitales en la era COVID-19“, un grupo de médicos escribió en la edición de mayo del New England Journal of Medicine, que el uso de una mascarilla fuera de las instalaciones de atención médica ofrece poca o ninguna protección contra la infección.

“Las autoridades de salud pública definen una exposición significativa al COVID-19 como el contacto cara a cara en un radio de 6 pies con un paciente con COVID-19 sintomático que se mantiene durante al menos unos pocos minutos (y algunos dicen que más de 10 minutos o incluso 30 minutos). Por lo tanto, la posibilidad de contagiarse del COVID-19 por una interacción pasajera en un espacio público es mínima. En muchos casos, el deseo de enmascaramiento generalizado es una reacción que refleja la ansiedad por la pandemia”, escribieron los médicos.

El 16 de julio, un artículo en el Journal of Pediatrics and Child Health en el que se preguntaba si las mascarillas protegen contra la COVID-19, descubrió que las mascarillas pueden causar más problemas que la protección. Los investigadores concluyeron que no había “ninguna buena evidencia que las mascarillas protejan al público contra la infección de virus respiratorios”. De hecho, es posible que las mascarillas solo ofrezcan la “ilusión de protección”, y muchos usuarios de mascarillas pueden estar simplemente propagando enfermedades debido a la forma en que las utilizan.

“Las mascarillas quirúrgicas están diseñadas para ser desechadas después de un solo uso. A medida que se humedecen se vuelven porosas y ya no protegen. De hecho, los experimentos han demostrado que las mascarillas quirúrgicas y de algodón no atrapan el virus del SARS-CoV-2 (COVID-19), que se puede ser detectar en la superficie exterior de las mascarillas hasta siete días. Por lo tanto, una persona presintomática o ligeramente infectada que lleve una mascarilla durante horas sin cambiarla y sin lavarse las manos cada vez que la toque podría paradójicamente aumentar el riesgo de infectar a otros”, escribieron los investigadores.

Cuando la Asociación de Médicos y Cirujanos de Estados Unidos examinó la eficacia de las mascarillas, llegó a la conclusión que “el uso generalizado de mascarillas por parte de personas sanas en el entorno comunitario no está respaldado por las pruebas actuales y conlleva incertidumbres y riesgos críticos”.

Dolores de cabeza, acidosis respiratoria, mareos, ansiedad y una disminución de la saturación de oxígeno son algunos de los riesgos que los médicos e investigadores han asociado con el uso prolongado de la mascarilla.

Un problema es que, cuanto más eficaz sea la mascarilla, mayor será el riesgo asociado al uso prolongado. Esto significa que las mascarillas funcionan mejor bloqueando las partículas microscópicas que también dificultan la respiración.

Por eso el cirujano ortopédico de deformidades de la columna vertebral, el Dr. David Hanscom, tiene sentimientos encontrados sobre qué mascarillas debe usar el público.

“El tamaño del virus es mucho más pequeño que el de las mascarillas de tela y pasa a través de ellas, pero las mascarillas más robustas no son tolerables”, dijo Hanscom.

Sin embargo, Hanscom apoya el uso de cualquier tipo de cobertura facial en espacios públicos, incluso si la protección que proporciona es mínima. Dice que como mínimo, mantiene a la gente consciente de la pandemia.

“Cambia el comportamiento y recuerda a la gente que practique el distanciamiento social, lo que parece útil”, dijo.

Sentido común

Durante una crisis, con tantas vidas en juego y factores impredecibles que hay que considerar, es comprensible que la respuesta oficial no siempre sea suave. Pero cuando se trata de esta pandemia, algunos consejos desafían la lógica.

A principios de junio, por ejemplo, más de 1200 profesionales de salud presentaron una carta abierta apoyando las reuniones de protesta por el asesinato de George Floyd por la policía. La carta hablaba en apoyo de “la capacidad de los manifestantes para reunirse y exigir un cambio”, pero afirmaba que “no debe confundirse con una postura permisiva en todas las reuniones, en particular en las protestas contra las órdenes de quedarse en casa”.

Otro punto de división pública es un mosaico de reglamentos y requisitos diferentes. En algunos estados, las mascarillas son obligatorias en los espacios públicos interiores, mientras que en otros solo se recomiendan. En los estados en que las mascarillas son opcionales, las tiendas pueden optar por tener una política relajada y arriesgarse a las críticas de los clientes que pueden espiar a los compradores sin mascarilla, o hacer que las mascarillas sean obligatorias y arriesgarse a discriminar a los clientes que no pueden tolerar médicamente una mascarilla o a perder a los clientes que decidan ir sin mascarilla.

Los números juegan un gran papel en nuestra comprensión de cómo tratar este virus, y qué medidas toma cada estado a la vez que se desarrolla la pandemia. Y aún así, incluso con algo tan sólido como las cifras, este es otro aspecto de la crisis en el que el mensaje es turbio.

La Dra. Dana Cohen, una médica integradora que ejerce en Manhattan, dice que le cuesta ver una imagen clara, incluso como médico.

“No sé qué números creer”, dijo Cohen. “Hay gente que se hace la prueba tres veces a la semana. Si son positivos, serán positivos varias veces. Y todos son contados como positivos separados”.

Cohen menciona aspectos del propio virus que desafían los modelos y patrones previos de infección. Por ejemplo, ahora estamos viendo oleadas de casos que no se esperaban hasta este otoño. Pero añade que aunque sea difícil ver la verdad no significa que debamos abandonar el sentido común básico.

“No creo que la gente deba ir a conciertos, o estar cerca marchando y gritando. Eso no es sentido común. No está bien”, dijo.

Como gran parte del público, Cohen dice que también está desconcertada por la respuesta oficial. Por ejemplo, mientras que las mascarillas reciben toda la atención, el lavado de manos y el distanciamiento físico son prioridades mucho más altas en el esfuerzo por detener la propagación viral. Cohen también aboga por otras medidas que apenas reciben atención, como el empleo de estrategias diarias que pueden ayudar a fortalecer nuestro sistema inmunológico.

“La nutrición es lo más importante”, dijo. “Desearía que nuestro gobierno se preocupara más por dar a los niños mejor comida y vitamina D, especialmente para los niños que no la pueden pagar. Eso debería ser más obligatorio que las mascarillas. Está demostrado que la gente con la inmunidad más pobre tiene menos resistencia. Ha resultado ser una enfermedad del estilo de vida, y lo hemos sabido desde hace meses”.

A su favor, el CDC hizo un comunicado el 12 de julio que la buena nutrición juega un papel en la pandemia, “ya que ciertas vitaminas y minerales pueden tener efectos en la forma en que el sistema inmunológico funciona para combatir las infecciones e inflamaciones”.

Piense en los demás, no antagonice

En estados en los que el cierre se está levantando, hay señales que la vida vuelve a la normalidad. Se están abriendo más espacios públicos, pero los nuevos requisitos de mascarillas suelen aparecer para el viaje. Cohen aconseja siempre aumentar las precauciones, pero añade que también deberíamos evaluar cada situación individualmente.

“Yo no haría ejercicio con una mascarilla, porque creo que es un poco peligroso. Pero tampoco me ejercitaría en un gimnasio lleno de gente. Así que tienes que encontrar lo que te va a funcionar. Tal vez hacer ejercicio en tu casa”, dijo Cohen.

Incluso en los estados más estrictos, no todo el mundo está obligado a usar una mascarilla. El CDC establece que “los protectores faciales NO deben ser usados por niños menores de dos años o cualquier persona que tenga problemas para respirar, esté inconsciente, incapacitado o no pueda quitarse la mascarilla sin ayuda”.

Entonces, ¿cómo se les puede decir, a aquellos sin mascarilla que se pueden encontrar en la ferretería local, que no toleran realmente que se les cubra la cara y quiénes no quieren que se les moleste?

El consejo de Cohen: No se preocupes por eso. En vez de eso, evite la confrontación, sin importar cuán fuerte sea su postura sobre las mascarillas. Ella dice que aquellos que gritan o tratan de avergonzar públicamente a los que no usan mascarilla por no seguir las reglas solo están dañando la situación.

“La gente necesita dejar de ser la policía de las mascarillas. No le grite a alguien del otro lado de la calle para que se ponga la mascarilla. Métase en sus asuntos. Deje que la gente tome sus propias decisiones. Si está tan preocupado por sí mismo, use mejores mascarillas y un escudo. Esto no es algo por lo que perder la amistad. Nadie está tratando de lastimar a nadie a propósito aquí”, dijo.

Por la misma razón, Cohen dice que aquellos que se oponen a las mascarillas también deberían mostrar algo de compasión por la multitud pro-mascarilla, particularmente si se encuentran cerca. Denles espacio. No se opongan. Considere que estas personas pueden estar aterrorizadas por lo que han leído, y luchan con las condiciones subyacentes.

“Sea un poco amable con los vecinos”, dijo Cohen.

Siga a Conan en Twitter: @ConanMilner


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Crea lo increíble: muchos alemanes no creían que el Holocausto estaba sucediendo ¿Hoy la historia se repite?

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS