El Gran Reinicio: Justicia social con características chinas

Por John Mac Ghlionn
18 de Julio de 2021
Actualizado: 18 de Julio de 2021

Opinión

¿Cuáles son sus pensamientos sobre el Gran Reinicio? ¿Están a favor o en contra? Por un lado, están aquellos que lo ven como una fuerza para el bien, un reinicio muy necesario para la humanidad. Estas personas, la mayoría de las cuales se inclinan hacia la izquierda y probablemente disfrutan de The Guardian, lo ven como una forma de abordar los dramáticos efectos del cambio climático y los graves efectos del capitalismo. Por otro lado, tenemos críticos abiertos. Ellos ven el Reinicio como una amenaza existencial para la humanidad. No es más que una toma de poder descarada. Los titiriteros, advierten, buscan robarnos nuestro albedrío. ¿Quién está en lo correcto y quién está equivocado?

Sin embargo, antes de continuar, es importante hacer una pregunta importante: ¿Qué es el Gran Reinicio, de cualquier manera? The Washington Post quiere hacernos creer que la democracia muere en la oscuridad. En realidad, sin embargo, esta muere en Davos. Ahora bien, esta línea puede parecer barata, incluso conspirativa, pero no lo es. Considera lo siguiente:

Bienvenido al año 2030. Bienvenido a mi ciudad—o debería decir, “nuestra ciudad”. No tengo nada. No tengo auto. No soy dueño de una casa. No tengo electrodomésticos ni ropa. Puede que le parezca extraño, pero tiene mucho sentido para nosotros en esta ciudad. Todo lo que consideraba un producto, ahora se ha convertido en un servicio.

Estas no son líneas de una novela de George Orwell. No, están extraídos directamente de un artículo escrito por Ida Auken, colaboradora del Foro Económico Mundial (FEM). Cada año, los miembros del FEM, muchos de los cuales son políticos de alto rango y actores de las Big Tech, se reúnen en Davos. ¿Qué discuten?

Bueno, en los últimos tiempos, ha habido un gran énfasis en la “justicia social“, un término general que se utiliza para abordar cuestiones como la distribución de la riqueza, las oportunidades de empleo y, por supuesto, los privilegios o la falta de ellos. El año pasado, Mark Doumba, miembro del Foro, escribió un artículo muy revelador. Él aboga por el Reinicio para “colocar la justicia social en su centro”. Además, la “riqueza”, según el apasionado autor, “necesita una redistribución más amplia”. En otras palabras, “el capitalismo tal como lo conocemos necesita ser reformado”. Quizás sí. Sin embargo, parece bastante absurdo pensar que el FEM, compuesto en gran parte por millonarios y multimillonarios (Bill Gates es consultor, al igual que Eric Schmidt, antiguo CEO de Google), es la mejor organización para abordar las desigualdades globales.

Además, es importante recordar que el término “justicia social” es un cambiaformas semántico. Su carácter deslizante significa que puede usarse para justificar casi cualquier cosa. Como señaló recientemente el escritor Colin Turfus, el término es “posiblemente una forma de nihilismo: realmente no cree en nada, salvo la validez de su razonamiento dialéctico como el único medio de lograr un orden social justo y una mejora social en general”.

No es necesario tener membresía de QAnon para cuestionar el propósito del Gran Reinicio. Después de todo, ya hemos tenido un gran reinicio, en forma de una pandemia mortal. Los expertos que dirigieron el camino—personas como el Dr. Fauci y organizaciones como la OMS—nos fallaron. Más importante aún, nos mintieron, reiteradamente. ¿Recuerda, hace muchos meses, cuando personas como Bret Weinstein y Heather Heying, dos biólogos evolutivos, cuestionaron los orígenes del virus? Ellos fueron criticados y ridiculizados sin piedad. Dos científicos altamente calificados tuvieron la audacia de desafiar la narrativa general y, por eso, fueron censurados, literalmente.

Klaus Schwab habla como parte de SWITCH GREEN durante el primer día del Festival Greentech en Kraftwerk Mitte emitido el 16 de septiembre de 2020 en Berlín, Alemania. (Getty Images/Getty Images para el Festival Greentech)

El año pasado, Klaus Schwab, el director del FEM, escribió un artículo bastante escalofriante que describe las formas en que ocurrirá el Gran Reinicio. La participación es imprescindible. No puede optar por no participar. “Todos los países, desde Estados Unidos hasta China, deben participar” y “todas las industrias, desde el petróleo y el gas hasta la tecnología, deben ser transformadas”. En resumen, argumenta, “necesitamos un ‘gran reinicio’ del capitalismo”. Es un millonario hiperinfluyente, uno de los hombres más poderosos del mundo, que habla de la destrucción de lo que lo ayudó a convertirse en millonario. Perdóname si estoy un poco confundido y más que un poco suspicaz. Además, el capitalismo, durante demasiado tiempo, ha sido una mala palabra. Esto es peligroso. Lo opuesto al capitalismo es el comunismo, y sabemos cómo termina eso. Menos libertades. Menos poder individual. Menos libertad de expresión.

El Gran Reinicio, en muchos sentidos, gira en torno al concepto de control. Controlar a dónde vas, qué dices, cuándo lo dices y cómo lo dices. Es justicia social con características chinas. Como escribe Anthony P. Mueller, profesor de economía, “El objetivo principal del foro [el FEM] es el control global. El libre mercado y la elección individual no son los principales valores, sino el intervencionismo estatal y el colectivismo”. “La libertad individual”, indica, se convertirá en una cosa del pasado. Suena como algo sacado directamente del libro de estrategias del Partido Comunista Chino (PCCh). Como el régimen chino sabe muy bien, las criaturas dóciles son más fáciles de manejar.

¿Estamos asistiendo a un período de cambio profundo, en el que nuestras vidas están siendo fundamentalmente alteradas? ¿Somos poco más que ranas desventuradas en una olla, siendo cocidas vivas lentamente? Si la pandemia reciente nos ha enseñado algo, es que nuestras libertades pueden ser arrebatadas en un instante. Los gobiernos no piensan en encerrar a las personas en sus hogares durante meses. En Estados Unidos, los cierres, especialmente en lugares como California y la ciudad de Nueva York, fueron severos. La gente perdió sus trabajos y muchos perdieron la vida. El Gran Reinicio parece estar coqueteando con la idea de un cierre prolongado, con breves períodos de “libertad” cuidadosamente monitoreada. La autonomía se convertirá en una cosa del pasado. Samora Machel, exlíder socialista de Mozambique, dijo como todo el mundo sabe: “Para que la nación viva, la tribu debe morir”. Mientras tanto, los déspotas de Davos dicen: “Para que viva el globalismo, la agencia humana debe morir”.

John Mac Ghlionn es investigador y ensayista. Su trabajo ha sido publicado por ediciones como New York Post, Sydney Morning Herald, The American Conservative, National Review, The Public Discourse y otros medios respetables. También es columnista de Cointelegraph.

Las opiniones expresadas en este artículo son opiniones del autor y no reflejan necesariamente las opiniones de The Epoch Times.

Siga a John en Twitter: @glionn

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS