El hombre más rico de Asia concluye su traslado fuera de China provocando reproches

17 de Septiembre de 2015 Actualizado: 17 de Septiembre de 2015

Si no está seguro qué hacer, a veces es una opción hacer lo que las personas más exitosas hacen. Así que si no está seguro de si desea o no mantener la inversión en China, mire lo que el hombre más rico de Asia Li Ka-shing ha hecho desde 2011. Sólo tenga cuidado de no alienar al régimen chino en el proceso.

Li ha estado desviando de manera constante su imperio fuera de China.

Vendió más o menos 16 mil millones de activos que tenía en China y trasladó el dinero a Europa, donde ve una mayor rentabilidad. Su mayor venta fue la cadena de farmacias con sede en Hong Kong, AS Watson & Co. (5.700 millones por una participación del 25 por ciento) y su mayor compra fue la segunda mayor compañía de telecomunicaciones del Reino Unido O2 (15.800 millones de dólares).

Además Li, con 24,8 mil millones de dólares, según Forbes, descargó miles de millones en valores de bienes raíces de China de una manera oportuna, antes de que la burbuja inmobiliaria china estallara en 2014.

Su tiempo realmente no podría haber sido mejor, ya que la economía china comenzó a dirigirse en serio hacia el sur a principios del 2015. A través de los años, Li logró reducir su exposición a China en términos de beneficio operativo un 30 por ciento y aumentó en Europa un 42 por ciento.

El problema es que el régimen chino no está muy feliz con el traslado: El 12 de septiembre, El instituto Liaowang, una institución sin fines de lucro afiliada a la Agencia de Noticias Xinhua, publicó un artículo titulado “No dejes que Li Ka-shing se salga con la suya”.

En el artículo, el autor Luo Tianhao escribe: “Como todos sabemos, en China, el sector inmobiliario y el poder [político] están estrechamente unidos. Sin influencia política, es imposible hacer negocios de bienes raíces [en China]. Por lo tanto, me temo que no es sabio marcharse”.

Tal vez esa es exactamente la razón de que Li se mudara de China e incluso de Hong Kong. Además, a Li probablemente no le importe, ya que escasamente tiene activos inmobiliarios que queden en China.

“Parece que incluso las personas como Li Ka-shing están sintiendo que están perdiendo su ventaja con los nuevos principitos en China continental”, dijo Edward Chin del grupo pro-democracia, 2047 Hong Kong Monitor.

Chin también dijo que la creciente influencia del Partido Comunista chino en Hong Kong está ahuyentando a la gente de negocios y una inscripción en Singapur o las Islas Caimán es más seguro desde el punto de vista legal, especialmente si la mayoría de los activos se tienen en el exterior.

Para ello, Li fusionó los dos conglomerados que controla (Hutchison Whampoa Ltd. y Cheung Kong Holdings Ltd.) en CK Hutchison Holdings Ltd. y con rapidez las registró en las Islas Caimán, en lugar de mantenerlas en Hong Kong.

El último paso en esta estrategia era fusionar su empresa de energía H.K (Power Asset Holdings) con su compañía de infraestructura Cheung Kong Infrastructure (CKI) Holdings y dejar de cotizar desde la Bolsa de Hong Kong. Debido a que CKI es parte de CK Hutchison, también en el futuro estará bajo la jurisdicción de Caimán.

TE RECOMENDAMOS