El huracán Ian sopla vientos adversos al trastabillado mercado de seguros de propiedad en Florida

Por John Haughey
29 de Septiembre de 2022 11:27 AM Actualizado: 29 de Septiembre de 2022 11:27 AM

El mercado de seguros de propiedad de Florida estaba en dificultades antes de que el huracán Ian apareciera en el radar; dicho mercado tiene 6.2 millones de propietarios de viviendas del estado pagando al menos tres veces más de lo que gastan en cobertura los del resto del país, según el Instituto de Información de Seguros.

Tras el paso de la enorme y lenta tormenta a través del estado, los analistas temen que las reclamaciones de seguros de propiedad puedan dejar fuera del negocio a muchas de las 50 compañías poco capitalizadas que suscriben pólizas en Florida, obligando a más propietarios a inscribirse en la “aseguradora de último recurso” respaldada por el estado, e imponiendo importantes costes a los contribuyentes de todo el país.

CoreLogic, una firma de análisis de datos de seguros con sede en California, publicó un informe el 26 de septiembre que estimaba que 1,044,412 viviendas unifamiliares y multifamiliares en la costa del golfo de Florida estaban “en riesgo” si Ian tocaba tierra como un huracán de categoría 4, lo cual sucedió el 28 de septiembre antes de que alcanzara la Categoría 5 el mismo día.

Esas más de 1 millón de casas representan USD 258,300 millones en “valor de reemplazo”, que CoreLogic define como “el costo de reconstruir completamente las casas en estas áreas” y, por lo tanto, “no es una representación de los daños esperados” por Ian.

Ese análisis se basó en los pronósticos en el momento en que se proyectó que Ian tocaría tierra en Tampa Bay o sus alrededores, que no ha sido azotada por un gran huracán desde 1921. En cambio, Ian tocó tierra hacia el sur en Charlotte Harbor, uno de los tramos menos poblados de la costa suroeste del Golfo de Florida.

La empresa de modelización de desastres, Enki Research, después de que Ian tocara tierra, emitió una proyección según la cual Ian causaría al menos USD 54,000 millones en daños, más o menos lo mismo que el huracán Andrew de 1992, la séptima catástrofe más costosa de Estados Unidos desde 1980, según la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA).

Sin embargo, aunque la zona urbana más poblada de la región se salvó de los vientos huracanados, no saldrá indemne de las mareas de tempestad y las inundaciones, como tampoco lo hará una franja del centro de Florida, Orlando y Jacksonville, que, según los pronósticos, se encuentra en la trayectoria de Ian.

“Muchas casas a lo largo de la costa occidental de Florida corren el riesgo de inundaciones por marejadas ciclónicas, independientemente de dónde toque tierra la tormenta”, dijo en el informe el científico sénior de riesgos de CoreLogic, el Dr. Tom Jeffery, “e incluso más propietarios se enfrentarán a fuertes lluvias y vientos huracanados” mientras la tormenta avanza hacia el norte a través del estado.

Los destrozos que Ian deja a su paso podrían incluir la quiebra de las aseguradoras de propiedad y un aumento significativo de las inscripciones en la Citizen’s Property Insurance Corp., la “aseguradora de último recurso” sin ánimo de lucro creada por los legisladores estatales en 2002 para ofrecer seguros de propiedad a los propietarios que no pueden obtener pólizas de propiedad de otros proveedores comerciales.

Las principales aseguradoras corporativas, como State Farm, Allstate y Liberty Mutual, abandonaron Florida debido a las pérdidas por huracanes. Sus salidas se dieron paulatinamente después del huracán Andrew de 1992 y luego en masa después de una racha de tormentas de 2004 a 2007.

Para 2012, el número de pólizas de Citizens había aumentado a 1.5 millones y el estado respaldó USD 10,000 millones en pólizas de seguro de propiedad. Una iniciativa de “despoblación” para transferir pólizas y responsabilidades a aseguradoras de propiedad privada redujo ese recuento a 420,000 pólizas a fines de 2019.

Pero la estabilidad era engañosa. Las tarifas de seguros de propiedad en Florida aumentaron en un promedio del 36 por ciento entre 2013 y 2018, según el Instituto de Información de Seguros.

Para 2019, después de una década sin que un huracán tocara tierra, las tarifas se dispararon después de que el huracán Irma, de 2017, causó daños en Florida por USD 17,000 millones y Michael de 2018, generó destrozos por USD 12,000 millones en el estado.

Según la Oficina de Regulación de Seguros (OIR) de Florida, muchas de las aproximadamente 100 aseguradoras independientes con poca capitalización, que aún emitían pólizas en el estado para 2019, escribieron menos de USD 2.5 millones en primas y dependían en gran medida del mercado de reaseguramiento.

El reaseguro se define como la cobertura de seguro comprada por una compañía de seguros, pero algunos lo describen como un tipo de apuesta sobre quién será afectado o no por una catástrofe. Las aseguradoras pueden comprar “reaseguros” a través de un mercado global de inversores que incluye a Lloyd’s de Londres.

Debido a que la ley de Florida permite que las reclamaciones de seguros de propiedad se presenten tres años después de un evento, las reaseguradoras citaron el “aumento de pérdidas” por el huracán Irma de 2017 y Michael de 2018 y solicitaron a las aseguradoras que aumenten drásticamente las tarifas.

Entre diciembre de 2019 y diciembre de 2020, 55 aseguradoras aumentaron las tarifas en al menos un 10 por ciento entre fines de 2021, según la OIR, y algunas buscaron aumentos de tarifas de hasta un 25 por ciento y un 45 por ciento en audiencias ante la Comisión de Servicios Públicos (PSC) del estado.

Las tensiones provocadas por los huracanes y el aumento del nivel del mar no relacionado con las tormentas (inundaciones diurnas y “mareas reales”) no son la única razón por la que las tasas de seguros de propiedad son tan altas y las aseguradoras comerciales menosprecian al estado.

El mercado de seguros de Florida está plagado de litigios generalizados relacionados con una ley de “asignación de beneficios” (AOB) que los legisladores reformaron en 2019 para disuadir a los contratistas de techado y abogados de presentar reclamos por daños en nombre de los propietarios de viviendas en una avalancha de demandas lucrativas.

Después de una sesión especial de la legislatura de mayo de 2022, el gobernador Ron DeSantis promulgó otro proyecto de ley de reforma de seguros de propiedad que dedica USD 2000 millones a un “programa de ayuda de reaseguramiento” administrado por Citizens Insurance, USD 150 millones en un programa de subvenciones para reacondicionamiento por huracanes, prohibió a las compañías de seguros negar la cobertura a los tejados más antiguos y limitó los honorarios de los abogados en las demandas.

Sin embargo, incluso sin ser azotado por un huracán, el Instituto de Información de Seguros estimó que aún se presentarían más de 100,000 demandas por reclamos de propiedad en Florida en 2022, lo que representa el 80 por ciento de las demandas por reclamos de propiedad en Estados Unidos.

Los críticos dicen que las reformas de 2019 y 2022 tardarán años en producir resultados. Mientras tanto, el estado continúa despidiéndose de aseguradoras comerciales en un mercado en el que han perdido más de USD 1000 millones en cada uno de los últimos dos años, incluso sin un huracán.

Después de que seis aseguradoras de propiedades que hacían negocios en Florida fueran declaradas insolventes en procedimientos judiciales este año, incluida FedNat Insurance Co., que tuvo que cancelar 56,000 pólizas, había aproximadamente 50 aseguradoras comerciales que ofrecían pólizas en el estado a principios de agosto, según el Instituto de Información de Seguros.

Casi 30 están en la “Lista de Vigilancia” de la OIR y, en julio, la calificadora de seguros Demotech Inc. rebajó la categoría de 17 aseguradoras, lo que significa que sus tasas de reaseguramiento serían aún más altas.

Desde que redujo la inscripción a 420,000 en 2019, Citizens ahora tiene aproximadamente 1.3 millones de asegurados y es muy posible que supere su máximo de 2012, de 1.5 millones de asegurados, para fin de año.

La creciente inscripción en la “aseguradora de último recurso” respaldada por el estado está aumentando posteriormente la exposición de responsabilidad del estado de Florida, especialmente a través del “programa de ayuda de reaseguramiento” recientemente establecido de Citizen que está respaldado por el Florida Hurricane Catastrophe Fund (Fondo Cat) de USD 16,200 millones.

El 26 del septiembre, durante una conferencia de prensa, DeSantis dijo que las aseguradoras comerciales y Citizens no serán responsables de la mayoría de los daños de Ian porque los daños por inundación no están cubiertos por las pólizas de seguro de hogar estándar.

Pero 1.73 millones de los 5 millones de propiedades inscritas en el Programa Nacional de Seguros contra Inundaciones (NFIP) están en Florida. El NFIP fue creado en 1968 por el Congreso para brindar pólizas subsidiadas por el gobierno federal a propietarios de terrenos en áreas propensas a inundaciones que, de otro modo, no podrían obtener una póliza.

“Estamos analizando muchos reclamos por inundaciones”, dijo DeSantis, y señaló que esos reclamos se presentarían ante el NFIP. “No digo que no vaya a haber mucho daño por el viento, quiero decir que es un huracán, así que es probable que lo veas”, agregó.

El exgobernador republicano Charlie Crist, representante actual en el Congreso de Tampa Bay y candidato a la gobernación de Florida, en una videoconferencia del 27 de septiembre con reporteros se negó a entrar “como mariscal de campo antes del lunes” con respecto a los pedidos de preparación y respuesta del gobernador al huracán.

Pero luego lo hizo, reprochando a DeSantis por decir que el NFIP soportaría la peor parte de los costos de Ian.

“Esa es una evaluación equivocada de su parte en términos de si está tratando de echarle la culpa al gobierno federal, en lugar de la responsabilidad del gobierno estatal, para tener una mejor situación en lo que respecta al seguro de vivienda”, dijo Crist.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.