El ingreso de China a la OMC costó 451 empleos manufactureros estadounidenses por día desde 2001

Por Chriss Street
04 de Febrero de 2020
Actualizado: 04 de Febrero de 2020

Análisis de noticias

Estados Unidos perdió alrededor de 451 puestos de trabajo de fabricación y otros 145 puestos de trabajo al día desde que patrocinó la entrada de China en la Organización Mundial del Comercio en 2001, informó el Instituto de Política Económica.

El presidente Bill Clinton aprobó una ley en mayo de 2000 para dar a China privilegios comerciales normales permanentes. La decisión de Clinton pavimentó la entrada de China en la Organización Mundial del Comercio el 1 de diciembre de 2001, “consolidando su legado de utilizar el libre comercio para promover los intereses de la política exterior de Estados Unidos”, según la revista en línea Slate.

Pero el Instituto de Política Económica (EPI) encontró que los 3.7 millones de pérdidas de empleos en Estados Unidos corresponden a los 17 billones de dólares de déficit comercial de Estados Unidos con China, y a un crecimiento de 17 billones de dólares de la deuda nacional de Estados Unidos desde 2011 hasta 2018.

Los documentos del EPI muestran que el estado que muestra el peor porcentaje de pérdida de empleos como resultado de la entrada de China en la OMC fue New Hampshire, que está previsto que celebre la primera primaria presidencial demócrata el 11 de febrero. A diferencia de otros estados que tenían focos concentrados de pérdidas de empleos por la entrada de China en la OMC, el mapa interactivo de EPI revela que las pérdidas cubrieron fábricas con alta calificación en ciudades de estados como Nashua, Manchester, Laconia, Portsmouth y Concord.

California fue el peor estado por los impactos negativos de la entrada de China a la OMC con 654,100 pérdidas totales de empleo. El Estado Dorado también tuvo tres distritos electorales más afectados en áreas al sur y al oeste de Silicon Valley. El Distrito 17 perdió 787,700 empleos, o el 20.4 por ciento de su fuerza de trabajo; el Distrito 18 perdió 48,400 empleos, o el 12.99 por ciento de su fuerza de trabajo; y el Distrito 19 perdió 45,400 empleos, o el 11.91 por ciento de su fuerza de trabajo.

California tuvo otros 9 de los otros “20 Principales” distritos electorales más afectados. La Oficina del Censo de EE.UU. también informó que California, que celebra sus elecciones primarias presidenciales el 3 de marzo, es líder de la nación con 5,160,208 personas que viven en la pobreza.

Cuando la administración Clinton abogó por conceder a China el estatus de nación más favorecida de la OMC para aumentar las exportaciones de alta tecnología de EE.UU., Estados Unidos tenían un déficit comercial mensual de unos 6000 millones de dólares con China. Pero con cerca de 35 mil millones de dólares al mes de déficit comercial con China en 2018, los datos de la Oficina del Censo revelan que cerca del 32.1 por ciento del déficit comercial de bienes de EE.UU. con China son “elementos avanzados de la industria de la informática y piezas electrónicas, así como otros sectores como la biotecnología, las ciencias de la vida, la industria aeroespacial y la tecnología nuclear”.

En marcado contraste con los persistentes déficit comerciales con China, “Estados Unidos tuvo un superávit comercial de 6500 millones de dólares en productos de tecnología avanzada con el resto del mundo en 2018”. Además de la pérdida de puestos de trabajo y el cierre de fábricas, EPI también culpa a la OMC por “contribuir al estancamiento de los salarios de los trabajadores típicos y al aumento de la desigualdad de ingresos”.

Los defensores afirmaron que someter a China al imperio de la ley internacional “le haría cumplir un régimen aplicable basado en normas que exigiría que China abriera sus mercados a las importaciones de Estados Unidos y otras naciones reduciendo los aranceles chinos y abordando las barreras no arancelarias al comercio”.

EPI culpa a China por participar en prácticas que distorsionan el comercio y que violan las reglas de la OMC, incluyendo la concesión de grandes subsidios a sus empresas estatales; el incumplimiento de las normas laborales o ambientales; la manipulación de la moneda; y el subsidio de la sobreoferta de producción para verter el exceso de producción por debajo del costo principalmente en Estados Unidos. Las prácticas comerciales injustas de Beijing hicieron que empresas estadounidenses cerraran fábricas, despidieran a trabajadores y subcontrataran trabajos en China.

Mira a continuación

Los negocios son una guerra

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS