“El juego del calamar” es una cruda realidad

Por John Mac Ghlionn
05 de Noviembre de 2021 2:07 PM Actualizado: 05 de Noviembre de 2021 2:07 PM

Comentario

En contra de la creencia popular, 2021 no es el Año del Buey; es el Año del Calamar. A los que no estén metidos bajo una roca, probablemente les resulte familiar “El juego del calamar”. Para muchos, la serie de televisión no es más que una ficción distópica; para otros, sin embargo, es una cruda realidad.

Siendo la serie de televisión de Netflix más vista del año, con su extraña trama y sus llamaltivos trajes, “El juego del calamar” ofrece una experiencia visual excitante.

La trama se centra en un surcoreano llamado Seong Gi-hun, un chófer recién divorciado y muy endeudado. Junto con otros 455 jugadores, Gi-hun es invitado a participar en una serie de televisión en la que los concursantes compiten por un gran premio en efectivo. A los vencedores les espera una riqueza inimaginable; a los perdedores, la muerte. Curiosamente, la idea de “El juego del calamar” surgió de la realidad de la vida en Corea del Sur, un país donde millones de personas se encuentran ahogadas en un mar de deudas.

A unos 1300 kilómetros de distancia, en China, una crisis de deuda envuelve al país. Como reportó anteriormente el South China Morning Post, la deuda de los consumidores chinos es “uno de los segmentos de mayor crecimiento del endeudamiento general, especialmente en forma de préstamos hipotecarios y de consumo”. El año pasado, la deuda de los hogares aumentó hasta el 57.7% del PIB del país.

Ahora, mientras la economía china sigue siendo golpeada desde todos los ángulos, el deslizamiento del país hacia la ruina financiera se acelera. Como ha advertido el periodista He Huifeng, la deuda de los hogares está reduciendo la “calidad de vida” de las familias chinas en todo el país. Un ama de casa de unos 40 años dijo a Huifeng que los miembros de su familia se encuentran “caminando por la cuerda floja en el aire”. Como tantos otros en China, le preocupa que su familia “no tenga suficiente para pagar la hipoteca” en el futuro.

Lamentablemente, los problemas experimentados por los habitantes de Corea del Sur y China también afectan a un gran número de estadounidenses.

Según el analista de mercado Jeff Cox, la deuda de los hogares estadounidenses se encuentra en el nivel más alto de los últimos 14 años, “gracias sobre todo a un aumento en el mercado de la vivienda” que ha llevado ahora “el pagaré colectivo estadounidense a poco menos de 15 billones de dólares”. En el espacio de solo tres meses, de abril a junio, los saldos de la deuda total aumentaron más de 300,000 millones de dólares, “el mayor aumento desde el mismo periodo de 2007”, escribió Cox.

Como la mayoría de los lectores recuerdan, menos de un año después del aumento de la deuda en 2007, el mundo se encontró con un desastre financiero de proporciones épicas. ¿Nos espera algo similar en 2022? No apueste contra ello.

Con menos gente trabajando y niveles de deuda crecientes, Estados Unidos parece dirigirse a un ajuste de cuentas económico. Mientras nos preparamos para entrar en un mundo pospandémico, muchos de nosotros estamos comprensiblemente ansiosos por disfrutar de la vida. Sin embargo, algunos parecen estar demasiado ansiosos por disfrutar.

Parece que el endeudamiento agobiante está muy de moda

¿Cuánto está usted dispuesto a pagar para darse un gusto? Por supuesto, esa cifra variará en función de su saldo bancario.

Sin embargo, según un informe de CreditCards.com, el 44% de los estadounidenses está dispuesto a endeudarse para darse un gusto. Los que tienen entre 24 y 40 años, a menudo conocidos como millennials, son los peores culpables. Un asombroso 59% de los encuestados admitió estar dispuesto a endeudarse; el 56% de los que pertenecen a la Generación Z dijo lo mismo.

Aunque el refrán que relaciona la vejez con el aumento de la sabiduría parece ser dudoso en el mejor de los casos, definitivamente se aplica aquí. En el caso de los baby boomers, solo el 32% de los que tienen entre 57 y 75 años declararon estar dispuestos a coquetear con una deuda seria.

Los millennials, que son los más propensos a endeudarse, son los más propensos a tener problemas con los pagos. El millennial estadounidense promedio, según Business Insider, tiene un mísero patrimonio neto de 8000 dólares. En otras palabras, el millennial estadounidense promedio probablemente tiene más deudas de lo que realmente “vale”.

Ahora, antes de que me acuse de ponerle precio a la vida de una persona, permítame decir lo siguiente: Business Insider escribió el artículo, no yo. Además, como millennial, me sentí muy poco orgulloso de escribir las frases anteriores.

No es de extrañar que, debido a la voluntad de incurrir en una deuda agobiante, a menudo en forma de préstamos estudiantiles, los millennials estadounidenses estén atrapados en una especie de purgatorio, en algún lugar entre la adolescencia y la edad adulta. Muchos son incapaces de comprar un coche nuevo, por no hablar de una nueva casa. Esto es así en todo el país, desde Baltimore hasta Boston.

En muchos sentidos, el país está en peor situación que en 2007. Con el tribalismo en su punto más alto, Estados Unidos parece estar al borde de una guerra civil. La imprudencia financiera y los crecientes niveles de deuda solo sirven para avivar las llamas. Como sabe cualquiera que haya experimentado los horrores de la deuda, la inseguridad financiera puede llevar a una persona a la locura. La locura y la desesperación no son ingredientes para el éxito, ni para una persona, ni mucho menos para un país.

Así que si tiene una cuenta de Netflix y se encuentra viendo “El juego del calamar”, recuerde que la narrativa distópica se inspiró en un problema muy real y demasiado humano: la desesperación financiera.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.