El juez de la Corte Suprema, Brett Kavanaugh, dio positivo en prueba de COVID-19

Por Zachary Stieber
01 de Octubre de 2021 12:22 PM Actualizado: 01 de Octubre de 2021 12:22 PM

El juez de la Corte Suprema, Brett Kavanaugh, dio positivo para COVID-19 el jueves.

Kavanaugh, de 56 años, se sometió a una prueba de rutina antes de la investidura de la jueza Amy Coney Barrett el 1 de octubre, dijo la portavoz de la Corte Suprema, Patricia McCabe, en un comunicado.

La esposa y las hijas de Kavanaugh dieron negativo en las pruebas.

Todas están completamente vacunadas contra el virus del PCCh (Partido Comunista Chino), que causa el COVID-19.

Kavanaugh no muestra ningún síntoma, pero como precaución, él y su esposa no asistirán a la investidura de Barrett, según McCabe.

Tanto Barrett como Kavanaugh fueron nombrados por el presidente Donald Trump.

Barrett prestó juramento el 27 de octubre de 2020, pero tenía prevista una ceremonia formal de investidura el 1 de octubre.

Un brote de COVID-19 ocurrió en el otoño de 2020 cuando Trump anunció a Barrett como su nominada. Más de 24 personas que asistieron al anuncio dieron positivo, aunque no se informaron casos graves.

La prueba positiva de Kavanaugh se produjo después de que todos los jueces fueran examinados el lunes por la mañana y una semana antes del comienzo de un nuevo mandato en la Corte. Todos los jueces dieron negativo en la prueba del lunes.

Una portavoz de la Corte Suprema se negó a responder cuando se le preguntó cómo afectaría la prueba positiva al nuevo mandato.

Kavanaugh fue visto en el Capitolio de Estados Unidos el jueves con una mascarilla. La Oficina del Médico Asistente, que atiende a los miembros del Congreso, también atiende a los magistrados de la Corte Suprema.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.