¿El liderazgo en la producción de petróleo de Estados Unidos sobrevivirá a la pandemia?

Por James Gorrie
30 de Marzo de 2020 8:32 PM Actualizado: 30 de Marzo de 2020 8:32 PM

Una de las víctimas del “virus del PCCh” puede ser la industria petrolera estadunidense. Los cierres en todo el mundo se están extendiendo tan rápido como la pandemia, los precios del petróleo han caído a los niveles más bajos de los últimos 17 años, pasando brevemente a 20 dólares por barril. Los precios del petróleo crudo se han recuperado un poco, entre los 21 y 26 dólares por barril, dependiendo de la fuente. Pero se está sometiendo a cambios bruscos.

Sin embargo, mientras más de mil millones de personas se refugian en todo el mundo por lo menos durante las próximas semanas, el mercado ha sufrido un cráter. Los viajes y el transporte de todos, excepto los materiales y alimentos más críticos, están casi paralizados. Esto ha llevado a una fuerte caída de la demanda.

¿Los precios del petróleo se mantendrán bajos?

De hecho, la demanda de petróleo ha caído tan bruscamente que algunos expertos esperan que los precios sigan bajando durante los próximos meses. La industria petrolera podría estar siendo testigo del trimestre más bajo de precios de la historia. Los precios también podrían permanecer bajos, debido a la guerra de precios que Rusia y Arabia Saudita están llevando a cabo en este momento. Ambos productores están luchando por su participación en el mercado.

Si esa tendencia a la baja de los precios continúa, no queda nada claro si la industria del petróleo de esquisto de EE. UU. conocida como “fracking” sobrevivirá. La posibilidad de que el fracking desaparezca como fuente de energía rentable no es algo nuevo; es una posibilidad conocida desde hace años, como hablamos en octubre pasado. Sin embargo, ha desempeñado un gran papel en la independencia energética de Estados Unidos, ya que representa el 80% de la producción de petróleo y gas natural de Estados Unidos. También es una parte clave de la política exterior del país.

El Fracking sigue siendo caro

Dicho esto, la industria de extracción de petróleo de esquisto es demasiado costosa y está cargada de deudas. Con la caída de los precios, ya se ha cortado la producción en algunas áreas. Puede que no pase mucho tiempo antes de que se realicen despidos y las empresas empiecen a quebrar. El punto de equilibrio del precio del fracking varía, pero algunos expertos dicen que es necesario un rango de 45 a 55 dólares por barril para que las empresas de fracking obtengan beneficios.

En este momento no estamos ni cerca de esos precios. Pero es probable que aumente la presión sobre las compañías petroleras para que recorten la ejecución del fracking por unas pocas razones convincentes que van más allá del precio y la rentabilidad, como si eso no fuera suficiente.

El Fracking es algo controversial

El proceso del fracking en sí mismo sigue siendo muy controvertido. El fracking extrae el petróleo de la roca de esquisto en un proceso por el cual el vapor a alta presión y otras sustancias son forzadas a entrar a la roca de esquisto en la profundidad del subsuelo. Esta inyección de líquido a alta presión fractura el esquisto y libera tanto el petróleo como el gas natural que de otra manera queda atrapado dentro de la roca.

Eso en sí mismo es problemático. Es más caro extraer petróleo por fracking que simplemente perforar un agujero en el suelo y golpear un enorme océano subterráneo de petróleo crudo. A medida que se vayan descubriendo más yacimientos petrolíferos, como el campo “Leviathan” descubierto por Israel en el Mediterráneo Oriental, la oferta mundial de petróleo seguirá aumentando, manteniendo potencialmente los precios más bajos que antes, que cuando los cárteles del petróleo controlaban tanto la oferta como los precios. En el futuro, a los productores de fracking les podría resultar imposible competir sobre la base de los costes de producción.

Pero el fracking también conlleva preocupaciones ambientales. Los ingenieros utilizan reservas de agua subterránea, llamadas acuíferos, combinadas con productos químicos tóxicos para fracturar el esquisto y extraer el petróleo. Este proceso resulta en la contaminación del nivel freático, poniendo a las comunidades locales en una potencial de escasez de agua.

También están los temblores en las zonas de fractura. Este es un tema controvertido porque, al menos para algunos, es evidente que el fracking causa temblores. Muchas de las zonas de las regiones de fracking del país han experimentado un leve aumento de la actividad sísmica, mientras que otras han visto un drástico aumento de los temblores, de los que antes se sabía poco o nada.

Esto incluye estados en la parte media y oriental de los Estados Unidos como Oklahoma, Tennessee y Pennsylvania. Se cree que los terremotos desencadenados por el fracking son causados por el propio proceso, que se cree perturba el equilibrio de la presión estabilizadora existente en las fallas subterráneas, lo que da lugar al movimiento de estas.

Riesgo en el retorno de la inversión del Fracking

Además, según algunos expertos de la industria, con el paso del tiempo es cada vez más difícil lograr un retorno adecuado de la inversión en el fracking. Esto se debe no solo a los precios de mercado del fracking, sino también porque muchos de los campos del fracking de “fácil” operación en lugares conocidos como la Cuenca del Pérmico se han agotado.

Esto significa que los yacimientos de esquisto bituminoso aún más difíciles se tendrán que poner en juego. Pero mientras el fracking se vuelve más costoso, con rendimientos decrecientes y cargas de deuda crecientes, encontrar inversores no será tan fácil como antes. Puede ser que los mejores días de la industria hayan quedado atrás.

Incluso sin el derrumbe del precio del petróleo en el mercado, los días del fracking podrían estar contados. Eso se debe a un problema esperado de dónde y cómo almacenar el excedente de petróleo que se está produciendo en todo el mundo.

¿Será un impulso que terminará con el dominio del petróleo de EE. UU.?

La continua guerra de producción entre Arabia Saudita y Rusia también está dejando al mundo inundado de petróleo. Y puede ser que el principal objetivo de la guerra de precios saudí-rusa sea sacar a EE. UU. del negocio. Eso sería en interés de ambas naciones.

Sin embargo, esta competencia por el precio del petróleo, combinada con la expansión de las fuentes y el cráter de la demanda relacionado con la pandemia, está haciendo que los precios se disparen. Todos estos factores pueden remodelar el mapa de la oferta mundial de petróleo una vez más si saca a los productores de EE. UU. del mercado.

Por otro lado, en los últimos meses, el mundo se ha vuelto mucho menos estable y mucho más impredecible. El fracking puede llegar a ser considerado un problema de seguridad nacional, de la misma forma en que los suministros médicos y farmacéuticos se han convertido. No parece probable que la administración Trump permita que Estados Unidos dependa de los sauditas o los rusos para obtener petróleo en un futuro próximo.

James Gorrie es un escritor y conferencista radicado en el sur de California. Es el autor de “La crisis de China”.

***

Descubra

Estallan disturbios en China cuando la gente intentó salir de Hubei

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.