El miedo de contraer COVID-19 no cumple con la elegibilidad para votar por correo, dice FG de Texas

Por Janita Kan
16 de Abril de 2020
Actualizado: 16 de Abril de 2020

El temor de contraer COVID-19 no es una razón calificada para que los votantes estatales soliciten recibir una boleta por correo, dijo el miércoles el fiscal general de Texas, Ken Paxton.

Su declaración se produce luego de que un juez de distrito estatal señalara que otorgaría a los demócratas un mandato temporal para ampliar quién calificaría para votar en ausencia en las próximas elecciones. Se espera que los funcionarios estatales, que defienden el caso, apelen.

Paxton dijo que estaba “decepcionado” de que la corte hubiera ignorado el lenguaje simple del Código Electoral de Texas al permitir que “votantes perfectamente saludables” tengan “protecciones especiales disponibles a personas de Texas con enfermedades o discapacidades reales”.

Según el Código Electoral de Texas, la votación en ausencia se limita a los votantes de 65 años o más, discapacitados, ausentes del país o confinados en la cárcel, pero que son elegibles para votar. En el caso, los demócratas argumentaron que la pandemia y la necesidad de distanciamiento social cumple con el requisito de discapacidad según la ley.

“La Legislatura de Texas estipuló estas circunstancias mediante un estatuto que permite a los votantes votar por correo cuando tienen una condición física que hace que sea peligroso para ellos hacerlo. Es por eso que peleamos en la corte en nombre de los votantes”, dijo Gilberto Hinojosa, presidente del Partido Demócrata de Texas, en un comunicado. El Partido Demócrata de Texas presentó la demanda contra los funcionarios estatales.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


La discapacidad se define en el código como “una enfermedad o condición física que impide que el votante vaya al lugar de votación el día de las elecciones sin la probabilidad de necesitar asistencia personal o de dañar la salud del votante”.

Paxton dijo que las boletas en ausencia están “reservadas específicamente” para los votantes que están “legítimamente enfermos y no pueden votar en persona sin necesitar asistencia o poner en peligro su salud”.

“El miedo a contraer COVID-19 no equivale a una enfermedad o condición física como lo exige la ley estatal”, dijo.

Agregó que la expansión de la definición de la corte “solo serviría para socavar la seguridad e integridad de nuestras elecciones y para facilitar el fraude”, y agregó que su oficina continuaría defendiendo las leyes electorales de Texas.

El Partido Demócrata de Texas y varios votantes también presentaron una demanda similar en un tribunal federal (pdf), pidiéndole que extienda la elegibilidad por correo en medio del virus y que aclare cómo serían las elecciones durante la pandemia en el estado. La demanda nombra al gobernador de Texas Greg Abbott y otros funcionarios estatales como los acusados.

Los demócratas dijeron que presentaron la demanda lo antes posible para evitar repetir los mismos eventos que ocurrieron durante las elecciones de Wisconsin. En ese caso, la Corte Suprema desestimó una decisión de la corte de distrito para permitir a los votantes completar las boletas en ausencia luego de la fecha límite de las elecciones en la víspera de las elecciones primarias del estado.

“Los eventos recientes relacionados con las elecciones programadas esta semana en Wisconsin demuestran el desorden y la confusión de los votantes que resulta de elecciones planificadas inadecuadamente durante una pandemia”, argumentaron los demócratas de Texas.

Esta situación se produce cuando los demócratas y los republicanos en Texas y en todo el país se enfrentan a la cuestión de ampliar la votación por correo en medio de la pandemia del virus del PCCh.

El presidente Donald Trump y los republicanos han reprendido la idea de la expansión general de la votación por correo, citando preocupaciones de fraude electoral. Mientras tanto, los demócratas argumentan que las opciones de votación por correo son necesarias para cumplir con las recomendaciones de salud pública para reducir las reuniones debido a la pandemia.

El 8 de abril, el presidente Donald Trump pidió a los legisladores republicanos que “luchen muy duro” contra la presión de la votación por correo en los estados. “Un tremendo potencial para el fraude electoral, y por cualquier razón, no funciona bien para los republicanos”, escribió en Twitter.

Fraude electoral

El fraude electoral, que ha ganado más atención de los medios en los últimos años, y es un tema polémico que a menudo cae dentro de las líneas ideológicas políticas.

Los defensores de la votación por correo y algunos investigadores argumentan que el fenómeno es tan raro que no es un problema.

“Si bien puede haber alguna acusación de fraude electoral en cualquier elección, el número de casos suele contarse con una o dos manos”, dijo Benjamin Clark, profesor asociado y codirector de investigación del Instituto de Investigación y Compromiso de Políticas en la Universidad de Oregon, a The Epoch Times.

“Las afirmaciones en sentido contrario son puramente políticas y no se basan en el mundo real”, dijo.

El Centro Brennan para la Justicia, un grupo de expertos de tendencia liberal, documentó una serie de estudios e investigaciones en 2017 que afirma que el fraude electoral es “extremadamente raro” y no ocurre en una escala ni siquiera cerca de lo necesario para “manipular” una elección”.

El grupo de expertos ha estado argumentando que la votación en ausencia es necesaria para proteger a los votantes y los trabajadores electorales de la pandemia.

“En muchos lugares de votación, los votantes, particularmente de color y de comunidades más pobres, esperan en largas y abarrotadas filas para votar. Durante una pandemia, tales líneas obligarían a los ciudadanos a elegir entre su salud y su derecho al voto”, argumentó la organización en un artículo reciente.

Personas votan en un centro electoral en Kirkwood, Missouri, el 6 de noviembre de 2018. (Scott Olson/Getty Images)

Mientras tanto, The Heritage Foundation, un grupo de expertos conservador, argumenta que el fraude electoral no solo es real, sino bipartidista.

“Los expertos de Heritage Foundation han señalado durante mucho tiempo que el fraude electoral no es particular de un partido o ideología. En esencia, la gente hace trampa en las elecciones para promover sus causas preferidas o avanzar en sus propias carreras, y no hay nada inherentemente conservador o liberal sobre el deseo de ganar”, escribió Jason Snead, exanalista de políticas de la fundación, en agosto de 2019.

Snead citó un caso en el que un ciudadano mexicano fue condenado por robo de identidad y fraude electoral luego de asumir la identidad de un ciudadano estadounidense fallecido y votar en varias elecciones estadounidenses. El giro sorprendente en el caso es que el hombre es republicano y votó por el presidente Donald Trump en 2016.

Hans von Spakovsky, un exmiembro de la Comisión Federal de Elecciones y gerente de la Iniciativa de Reforma de la Ley Electoral de la fundación, dijo previamente a The Epoch Times que cree que las boletas en ausencia son un riesgo de fraude particular porque “son el único tipo de boletas que se votan fuera de la supervisión de funcionarios electorales”.

“No hay forma de supervisar adecuadamente y asegurarse de que los votantes no sean intimidados, que sus votos no sean robados, que no se falsifiquen las boletas, que se falsifiquen las firmas o que se alteren de otra manera, por lo que debe manejarlas con mucho cuidado”, dijo.

La fundación mantiene una base de datos que proporciona una muestra de casos de fraude electoral en todo Estados Unidos. La base de datos, que contiene 1277 instancias comprobadas de fraude, no es exhaustiva, dijo la fundación.

Actualmente, cinco estados —Utah, Hawái, Oregón, Washington y Colorado— realizan elecciones principalmente por correo. Mientras tanto, aproximadamente dos tercios de los estados permiten a los votantes solicitar una boleta de votación en ausencia sin necesitar de una excusa.

Petr Svab y Tom Ozimek contribuyeron a este informe.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

El “distanciamiento social” podría derrotar al Partido Comunista Chino

TE RECOMENDAMOS