El mito de Narciso para nuestro tiempo

El mito griego de Narciso habla del hermoso hijo de un dios del río y una ninfa, que se enamoró perdidamente de su propio reflejo.

Por James Sale
02 de Octubre de 2023 4:43 PM Actualizado: 02 de Octubre de 2023 4:43 PM

En un reciente artículo publicado en el Daily Telegraph del Reino Unido, Jordan B. Peterson describió al primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, como un “narcisista”, y dado el hecho de que Peterson es psicólogo clínico, podríamos pensar legítimamente que él lo sabría. No hace falta que exploremos ahora las razones de esta etiqueta, pero últimamente he observado que la acusación de “narcisismo” se utiliza cada vez más. Ciertamente, hay muchos personajes famosos del pasado que ahora merecen esa designación: Napoleón, Hitler, Enrique VIII, y aún más recientemente, Howard Hughes e incluso, hasta el presente, Kim Jong-un. Estar en esa compañía no es nada bueno.

Por supuesto, para cualquier designación psicológica hay un espectro: Uno puede tener una afección leve, crónica, aguda o incluso grave. ¿Cuáles son, entonces, los síntomas -tal como los define la psiquiatría moderna- de esta afección? He aquí algunos: Grandiosidad (exageración de sus logros), necesidad de admiración, falta de empatía, sentido del derecho, comportamiento manipulador, autoestima frágil y dificultad para mantener relaciones.

Existen sitios web dedicados a cómo evitar enredarse en una relación con un narcisista.

El origen del término

Eco y Narciso”, 1903, de John William Waterhouse. Óleo sobre lienzo. Walker Art Gallery, Liverpool, Inglaterra. (Dominio público)

El concepto de narcisismo procede de un mito griego y, como ocurre con casi todos los mitos griegos, siempre hay variantes. Pero la historia esencial es más o menos así: Narciso era el hermoso hijo del dios del río Kephissos y la ninfa Liriope. Con esta filiación divina, su belleza estaba más o menos garantizada; y, de hecho, era asombrosamente encantador, de modo que a los 16 años muchos hombres y mujeres jóvenes se habían enamorado perdidamente de él. Pero él nunca les correspondió.

Cuando Narciso era aún un bebé, su madre fue a ver al profeta ciego Tiresias para preguntarle si su hijo llegaría a una buena vejez. En aquella época, Tiresias no era conocido como el gran vidente y profeta que llegaría a ser, pero su respuesta a esta pregunta fue una de las razones por las que posteriormente se hizo tan famoso. Tiresias respondió: “Sí, siempre y cuando nunca llegue a conocerse a sí mismo”. Esta respuesta desconcertó totalmente a la madre y a los asistentes: ¿Qué podía significar el “mientras…”? ¿Cómo llega uno a “conocerse a sí mismo”?

Una de las amantes rechazadas de Narciso fue la ninfa Eco. Su historia cuenta que había sido una entrometida que parloteaba con la reina de los dioses, Hera, para distraerla y que no se diera cuenta de que el marido de Hera, Zeus, rey de los dioses, mantenía relaciones amorosas con otras ninfas. Como castigo, Hera hechizó a Eco para que nunca pudiera hablar, excepto para repetir lo que alguien le había dicho: un eco, por así decirlo. Cuando Eco se enamoró de Narciso y fue rechazada, se consumió hasta que su cuerpo se consumió por completo y solo quedó su voz, su eco.

En este punto, tras haber rechazado a tantos, Némesis (o Artemisa, la casta cazadora, o Afrodita, diosa del amor, según la versión) entra en la historia. Por haber rechazado a tantos, a Narciso se le iba a hacer comprender lo que se siente al no ser nunca aceptado por aquel a quien amas. Agotado tras una jornada de caza, se sienta junto a un estanque para beber un trago y queda hechizado por su propio reflejo en el estanque: Al ver su propia imagen, “se conoce a sí mismo” y se enamora de ese reflejo.

De hecho, se enamora desesperadamente de su propia imagen, tanto que no puede dejar de admirarla y la anhela como objeto de su amor. Al final, por supuesto, muere allí.

“La muerte de Narciso”, 1814, de François-Xavier Fabre. Óleo sobre lienzo. Galería Nacional de Australia, Canberra. (Dominio público)

Mientras agonizaba, suspiraba y decía cosas como “Ay” y “en vano”, y Eco recogía estos estribillos y reverberaban por todos los bosques circundantes. Se dice que incluso en el Hades, el Inframundo, no dejaba de mirar su reflejo en el río Estigia, el río que los muertos tienen que cruzar para alejarse literalmente de la tierra de los vivos. La obsesión consigo mismo, por tanto, le siguió más allá de la muerte. De vuelta al mundo de los vivos, se transformó en la flor que lleva su nombre.

Un mensaje para nosotros

“Alegoría de la prudencia triunfando sobre la vanidad (Alegoría de la fe)”, entre 1651-1690, de David Teniers el Joven. Óleo sobre tabla. Museo del Hermitage, San Petersburgo. (Dominio público)

Quizá el aspecto más importante de la historia sea el hecho de que (en el sentido apolíneo), Narciso no se conoce realmente a sí mismo: Lo que conoce es lo que puede ver tangiblemente: su propia imagen.

Todos tenemos una imagen de nosotros mismos, una proyección de lo que queremos que el mundo piense que somos. Pero no es lo que podríamos llamar nuestro verdadero yo, o usando un lenguaje más antiguo, no es nuestra “alma”. En la medida en que nos convertimos en seres humanos plenamente integrados y psicológicamente sanos, la distancia entre nuestra autoimagen y lo que somos en nuestra alma se estrecha. Vivir en la verdad significa que cómo nos perciben los demás es en realidad cómo somos. Nadie -salvo los genios religiosos- consigue hacerlo con gran precisión.

Pero el mandato de Apolo – “conócete a ti mismo”- no solo significaba comprenderte psicológicamente; tenía un sentido espiritual específico: significaba conocer tus límites. En otras palabras, conocer el alcance de tus capacidades, conocer tu lugar en el sistema social, saber que eres mortal. Y saber que eres mortal significa, como corolario vital, que debes saber que los dioses están por encima y NO son mortales: Les debemos adoración y obediencia. De hecho, el delito más atroz en el pensamiento griego antiguo era el delito de arrogancia, en el que se burlaba a los dioses o se les desobedecía explícitamente.

Fue Platón, mucho más tarde, quien redefinió “conócete a ti mismo” en el sentido de comprender tu propia alma, tu propia psicología.

Falta de equilibrio

“Vanidad”, hacia 1626, de Nicolas Régnier. Óleo sobre lienzo. Museo de Bellas Artes de Lyon, Francia. (Dominio público)

En cualquier caso, existe un problema irresoluble. Tanto si consideramos a Narciso como alguien que no se conocía a sí mismo, en el sentido de que no comprendía sus límites y, por tanto, transgredía el orden divino y, por arrogancia, se adoraba a sí mismo, como si lo consideramos como alguien que solo podía ver superficialmente y, por tanto, no comprendía su alma y estaba totalmente dominado por la superficie, lo material y lo obvio (o, dicho de otro modo, por lo material y lo obvio: por lo no espiritual), de cualquier modo nos encontramos con alguien que está condenado al dolor y a la desesperación final. Nunca podrá tener lo que tan desesperadamente anhela, ya que lo que anhela está más allá de los límites de la posibilidad humana.

Un punto secundario, sin embargo, está relacionado con la segunda máxima de Apolo: “No demasiado”, o, evitar los extremos. Cuando miramos a Narciso con claridad, vemos que estaba completamente preocupado (excluyendo a todos los demás) por sí mismo; pero, curiosamente, vemos exactamente lo contrario con Eco. Está completamente obsesionada con otra persona, Narciso, a expensas de su propia existencia; se convierte en un eco, una mera sombra de una personalidad, incluso de la propia realidad.

Así, en una especie de yin y yang, vemos un contraste de falta de equilibrio en estas dos figuras mitológicas. Combinadas, tal vez, podrían haber formado un individuo sano y saludable, pero eso nunca llegó a ser y nunca pudo ser.

El narcisismo hoy

El cuadro representa a toda la humanidad, desde el emperador hasta los campesinos, obsesionada con la paja, una metáfora de los afanes sin valor. “Alegoría de la vanidad del mundo”, siglo XVI, del taller de Gillis Mostaert. Óleo sobre tabla. Museo del Louvre, París. (Dominio público)

En el apartado dos de este artículo, hablé de siete síntomas del narcisismo clínico, y ya son bastante malos: basta con tomar el primer síntoma, la grandiosidad. ¿A quién le cae bien alguien que exagera sus logros y se basa en sus “haceres”, sus realizaciones, en lugar de en su “ser” humano? A nadie, salvo posiblemente a los propios grandes engañados y engañadores.

También mencioné el creciente uso del término narcisista. Parece que se utiliza mucho. Piensa en ello: ¿Qué son todos estos grupos utópicos, proyectos y actividades de señalización de virtudes de los Woke, con los que estamos acosados, sino formas profundas de narcisismo?

Todos los que emprenden estos proyectos anhelan desesperadamente hacer lo que he descrito anteriormente como ir “más allá de los límites de las posibilidades humanas”: hacer que las personas sean “iguales”, como si eso pudiera ser así alguna vez; anular la diferenciación sexual, como si la naturaleza no tuviera nada que decir al respecto; detener el aumento de la temperatura de la Tierra, como si esto fuera únicamente una elección humana; y así sucesivamente.

El narcisismo es una condición profunda y debilitante, y lo aterrador es que cada vez más personas parecen estar malditas con él: Nacieron hermosos (como Narciso), pero en su orgullo desmedido, Némesis les ha cercenado. Con el tiempo, como el propio Narciso, fracasarán, porque su verdadero amor o su proyecto favorito nunca se materializarán.

¿Le gustaría ver otro tipo de artículos sobre arte y cultura? Envíenos sus ideas o comentarios a [email protected]


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.