El optimismo sobre la inflación puede ser prematuro

Por Daniel Lacalle
31 de Julio de 2023 3:15 PM Actualizado: 31 de Julio de 2023 3:15 PM

Opinión

Los mercados están valorando una rápida caída de la inflación y el final de la normalización de la política del banco central. Sin embargo, hay dos desafíos por delante que debemos considerar.

El más importante es que la inflación es acumulativa, y la variación interanual entre enero y julio estuvo respaldada por el efecto base. Cuando la tasa de inflación utilizada para el cambio de un año a otro es alta, incluso un aumento persistente de los precios parece una “disminución” de la inflación. Si gano 10 libras un año y cuatro al siguiente, mi tasa de inflación bajará, pero no estoy adelgazando. Y los precios continúan mordiendo, perjudicando a la economía y a los consumidores.

El final de este “viento de cola del efecto base” es particularmente importante. Según Bank of America Global Investments, a menos que la inflación mes a mes en Estados Unidos se mantenga por debajo del 0.2 por ciento, la inflación aumentará en 2024. Si el índice de precios al consumidor (IPC) aumenta un 0.3 por ciento mes a mes, la inflación anual aumentará a 4.6 por ciento. Además, si la inflación mensual es del 0.5 por ciento, la inflación anual se disparará al 6.1 por ciento. Incluso si el IPC es cero por ciento mes tras mes, la inflación anual sería del 2.5 por ciento en 2024, significativamente por encima del objetivo de la Reserva Federal del 2 por ciento.

El segundo desafío es que la desinflación de las materias primas, junto con el efecto base, ha sido un factor importante en la reducción de la tasa de inflación anual. Las subidas de tipos y la normalización monetaria provocaron una caída de casi todas las materias primas mundiales en los mercados internacionales, lo que hizo descender los precios del petróleo, el gas natural, los alimentos y los productos agrícolas a los niveles anteriores a la invasión a Ucrania. Demostró que la inflación es un fenómeno monetario. Sin embargo, la caída de las materias primas inducida por la Reserva Federal tocó fondo en mayo, y el índice de materias primas de Bloomberg se recuperó desde el mínimo de dos años y se encuentra prácticamente plano en el año. Las subidas de tipos y la contracción monetaria se han desacelerado, y los precios de las materias primas rebotaron mientras los fundamentos de la oferta y la demanda permanecían sin cambios.

Los salarios reales se mantienen en territorio negativo, y esto significa un debilitamiento del poder adquisitivo de los consumidores. El Índice de Costo de Empleo (ECI) más reciente muestra una desaceleración severa, y los sueldos y salarios privados de ECI en el segundo trimestre empujaron la tasa de crecimiento anual hacia abajo del 5.1 por ciento a un mínimo de dos años del 4.6 por ciento, según la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS). Los ingresos medios por hora en términos reales han caído de 30 dólares en 2021 a menos de 29 dólares, según la BLS.

¿Por qué debemos seguir preocupados? Debido a que el mercado es demasiado optimista sobre el final del problema de la inflación y los inversores siguen comprando acciones extremadamente cíclicas y de stocks high-beta.

El gasto personal real en junio continuó mostrando una tendencia débil (0.4 por ciento), y el deflactor del Gasto del Consumidor Personal (PCE) sigue aumentando, 0.2 por ciento en junio y 3.0 por ciento en el año, con su componente subyacente aumentando 0.2 por ciento en el mes y 4.1 por ciento en el año.

La realidad es que la normalización monetaria dista mucho de ser completa. El balance de la Reserva Federal se disparó del 17 al 36 por ciento del PIB y ahora está en el 34.5 por ciento. Subió en julio desde el mínimo de mayo del 32.4 por ciento.

Muchos inversores creen que hemos visto lo peor del estallido de la inflación y esperan que la economía se mantenga en un aterrizaje suave mientras los bancos centrales comienzan a relajarse, lo que sería muy optimista. Sin embargo, la inflación persistente está perjudicando a la economía, y lo peor está por venir ahora que los ahorros se han consumido en su mayoría y las condiciones crediticias son mucho más estrictas. Si el efecto base y la relajación monetaria aumentan las presiones inflacionarias, apostar a que los bancos centrales reduzcan las tasas y compren bonos del gobierno puede ser muy arriesgado.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.