El otro lado: cómo una experiencia cercana a la muerte cambió la vida de una mujer

Por ANDREW THOMAS
13 de Febrero de 2020
Actualizado: 13 de Febrero de 2020

Tricia Barker era solo una estudiante universitaria de 21 años de la Universidad de Texas cuando estuvo involucrada en un accidente automovilístico de colisión frontal. Mientras los cirujanos trabajaban diligentemente para salvar su vida, ella se quedó sin aliento por dos minutos y medio.

En la universidad, luchó con la depresión, que fue en gran medida el resultado de su trauma infantil. Su madre era abusiva tanto emocional como físicamente, y su padre era un alcohólico narcisista.

“Mis padres no se amaban en absoluto. Todo lo que vi entre los dos fue odio, y no tenía un modelo de lo que era una relación saludable”, explicó Barker.

Experiencia cercana a la muerte

Durante su último año de universidad, Barker conducía en una carrera de 10 km cuando chocó de frente con otro auto cuando cruzó una intersección. Inicialmente, estaba consciente y se dio cuenta de que podía moverse. Lo último que recordaba antes de perder el conocimiento era que la llevaban a la ambulancia camino al hospital.

Mientras los médicos trabajaban para salvar su vida, sucumbió a sus heridas internas y su corazón se detuvo. Entonces, Barker se encontró teniendo una experiencia extracorporal; ella dejó su cuerpo y se encontró mirándolo. En ese momento era agnóstica y, a pesar de las circunstancias, la experiencia fue una agradable sorpresa.

“… Estaba tan feliz de que esta forma espiritual continuara, de que hay algo esencial en mí y en todos, algo eterno, que continúa después de la muerte”, dijo Barker.

Tricia Barker tuvo una experiencia extracorporal cuando los médicos intentaron salvarle la vida. (Cortesía de Tricia Barker)

Observó a los cirujanos, y luego notó dos grandes haces de luz al final de la mesa de operaciones, a los que ahora se refiere como ángeles. Ella recuerda que los ángeles le dijeron que viviría y que podría caminar nuevamente a pesar de sus catastróficas heridas. Luego todo su cuerpo se iluminó mientras los cirujanos continuaban trabajando para salvarla. Cuando el monitor cardíaco cesó, su espíritu abandonó el hospital y sintió una sensación de unidad con la gente de Austin, (Texas).

Barker se encontró en el cielo nocturno y comenzó a recibir mensajes de un ser superior. Uno de los mensajes fue: “El amor es lo único que importa”. Inicialmente, ella era un poco escéptica. Luego, le dijeron que fuera como una niña y que se conectara con la naturaleza.

“Supongo que estos mensajes estaban destinados a causar una impresión en mi alma”, explicó Barker.

En cierto punto, una luz comenzó a venir hacia ella. El ser superior le dijo que mirara los corazones de las personas, que no juzgara a los demás y que viese lo bueno en las personas.

Finalmente, Barker sintió que había entrado en un reino con hierba flotante, como si tuviera cinco años. Se encontró con su abuelo que había fallecido, pero él parecía más joven. Luego la miró y le preguntó si quería continuar hacia la luz. Ella respondió que sí, y su forma espiritual voló más y más cerca de lo que ahora considera Dios. Podía escuchar las palabras de las personas que rezaban por ella y podía sentir sus oraciones.

Tricia Barker se quedó sin aliento durante dos minutos mientras los médicos intentaban salvarle la vida. (Cortesía de Tricia Barker)

“Me sentí segura y libre, y solo una bomba atómica de amor estalló dentro de mí. Había tanta energía que ni siquiera podía contenerla toda. Simplemente sabía que estoy bien como soy, que soy amada y que todos somos amados, y que si pudiéramos aprovechar eso, seríamos mucho más felices en nuestras interacciones diarias”, recordó Barker.

Barker casi no quería volver a su cuerpo cuando escuchó una voz profunda que le dijo que mirara hacia abajo. Ella vio un río con almas. Algunos estaban cubiertos de luz y otros estaban cubiertos de oscuridad. Entonces Dios le dijo que viviría, y que enseñaría y recordaría a las personas que se conectaran a su luz y fueran luces en este mundo.

De vuelta a la vida

Antes de darse cuenta, Barker se encontró en la sala de recuperación del hospital. Inicialmente, le resultaba difícil conectarse con su cuerpo físico. Cuando la enfermera le hizo preguntas a Barker, se encontró refiriéndose a sí misma en tercera persona. Entonces el dolor la golpeó, y supo con certeza que había vuelto. Pidió un cuaderno y un bolígrafo, y escribió todo lo que pudo recordar sobre su experiencia extracorporal.

Cuando Barker se fue a casa, comenzó a leer sobre experiencias cercanas a la muerte y otra literatura espiritual. Después de curarse de sus heridas, Barker comenzó a enseñar literatura inglesa en Austin antes de mudarse a Corea del Sur para enseñar inglés como segundo idioma. Barker siempre había tenido una pasión por la escritura creativa, y su experiencia cercana a la muerte finalmente influiría en su escritura. Después de que National Geographic entrevistó a Barker, se sintió obligada a escribir una memoria sobre su experiencia.

“Hay muchas personas que han experimentado experiencias cercanas a la muerte en los Estados Unidos, pero quería llevarlo a clases de escritura y escribir sobre espiritualidad”, dijo Barker.

Barker, ahora de 48 años, vive en Fort Worth, Texas, donde enseña escritura creativa.

Copias del libro de Tricia Barker “Ángeles en el quirófano: lo que me enseñó la muerte sobre la curación, la supervivencia y la transformación”. (Cortesía de Tricia Barker)

Barker es la autora de “Ángeles en el quirófano: lo que me enseñó la muerte sobre la curación, la supervivencia y la transformación”. A través de su experiencia, Barker descubrió que hay mucho sufrimiento en el mundo y que gran parte de ese sufrimiento proviene de concentrarse demasiado en uno mismo. Barker quería transmitir a través de su libro la importancia de servir a los demás, ser más como un niño que disfruta de la vida y valorar el poder curativo de la naturaleza.

Mientras se recuperaba, con un yeso de cuerpo completo, donde luego tendría que aprender a caminar nuevamente, descubrió cómo la meditación y la buena alimentación podrían ayudar en el proceso de curación.

“Pasaría horas meditando conectándome con esa luz curativa, y sé que ayudó a curar mi cuerpo”, dijo Barker.

“Si no han escuchado una historia de experiencia cercana a la muerte antes, (tantos de nosotros las hemos tenido en este punto), si no resuenan con mi historia, hay personas de todos los ámbitos de la vida, de todas las profesiones distintas, desde neurocirujanos hasta mecánicos, por lo que el lenguaje es diferente dependiendo de la persona y su personalidad, así que animo a las personas a que deberían pasar algún tiempo observándolas, porque podría resonar con alguien”, dijo Barker.

*****

Puede interesarle:

El complot entre carteles mexicanos, migrantes ilegales y antifacistas en la frontera México-EEUU

TE RECOMENDAMOS