El “país más peligroso” para ser cristiano: Corea del Norte y su guerra contra la fe

Por Jocelyn Neo
06 de Abril de 2021
Actualizado: 06 de Abril de 2021

El “reino ermitaño” de Corea del Norte se amuralló voluntariamente, lo que dificulta que otras sociedades libres sepan lo que ocurre dentro del hermético estado asentado en la costa oriental de la China comunista.

En general, son los desertores que permiten al mundo conocer el interior de un país gobernado por un régimen totalitario, incluyendo los desgarradores relatos de la persecución de sus ciudadanos y personas de fe.

El Comité Central [del Partido de los Trabajadores de Corea] dice que el cristianismo es como el opio o las drogas y castiga duramente [a los cristianos]. Ahora que Falun Gong está aquí, la gente está atenta para ver cómo responderán las autoridades.
— FUENTE ANÓNIMA A RADIO FREE ASIA

Persecución a los cristianos

Corea del Norte fue clasificada como número uno en el mundo por perseguir a los cristianos, según la Lista de Persecución Mundial 2021 publicada por Open Doors, una organización que apoya a los cristianos perseguidos. En una entrevista con un trabajador secreto de Open Doors, la organización calificó a la reclusa nación comunista como “el país más peligroso del mundo para ser cristiano”.

Estimó que de los aproximadamente 400,000 cristianos que hay en el país, entre 50,000 y 70,000 de ellos están detenidos en prisiones y campos de trabajo, según el informe.

Otra investigación detallada de 2020 (pdf) realizada por Korea Future Initiative (KFI), una organización sin fines de lucro que informa sobre las violaciones de los derechos humanos en Corea del Norte, documentó varios relatos de cristianos sometidos a horribles persecuciones mientras estaban detenidos o encarcelados durante el periodo de 1990 a 2019.

Cristianos de etnia coreana cantan himnos en su iglesia a medio construir en la ciudad de Yanji, en la prefectura autónoma coreana de Yanbian, en la frontera entre China y Corea del Norte, el 13 de octubre de 2006. (PETER PARKS/AFP vía Getty Images)

El informe del KFI, “Persiguiendo la fe: documentando las violaciones de la libertad religiosa en Corea del Norte”, se basa en 117 entrevistas a supervivientes, testigos y agresores. La investigación también identificó a 273 víctimas -de edades comprendidas entre los 3 y los 80 años-, de las cuales 215 son cristianas.

Los detenidos suelen sufrir “violencia extrema” como forma de castigo por practicar su fe. Aparte de las agresiones físicas y sexuales, los métodos de tortura habituales incluyen privar de comida y sueño a las víctimas, atarlas, golpearlas mientras se les obliga a colgarse de barras de acero, los “saltos en cuclillas”, el vertido de una solución de polvo de pimienta roja en sus fosas nasales, la obligación de comer “alimentos contaminados” y la obligación de presenciar la ejecución de otros detenidos, según el informe.

Un creyente cristiano, que estuvo recluido en el centro de detención preventiva del Ministerio de Seguridad del Estado (MSS) de la provincia de Pyongan del Norte, relató que “los hombres fueron golpeados como perros” y que “gritaron como locos” debido al dolor.

“Aunque a las mujeres les pegaban menos, a mí me golpearon en la cara y me destrozaron la piel y sangré mucho. [Los agentes del MSS] me dijeron que me limpiara la sangre, así que la limpié… Lloré mucho cuando me volvieron a golpear”, dijo la mujer, según el informe del KFI.

El informe señalaba que las mujeres y las niñas representaban casi “el 60 por ciento de las víctimas documentadas” y confirmaba 32 incidentes de abortos forzados y violencia sexual.

Citando un incidente, un detenido recordó que una mujer embarazada dio a luz a un bebé vivo tras ser obligada a practicar un aborto inducido, pero los funcionarios del MSS del centro de detención de la provincia de Hamgyong del Norte asfixiaron al bebé utilizando una bolsa de plástico. El informe decía que los cadáveres de los bebés abortados solían almacenarse en un armario utilizado para guardar las herramientas de mantenimiento antes de ser enterrados. A las mujeres no se les permitía ningún periodo de descanso y se les obligaba a reanudar el trabajo laboral al día siguiente después de someterse a un aborto forzado.

La violencia sexual es otro método de tortura comúnmente empleado. Según el informe, a las detenidas se les suele llamar “zorras” y se les obliga a someterse a “registros invasivos desnudos de sus vaginas y anos”, incluso niñas de tan solo 3 años no se libran de este humillante examen físico, según el informe de KFI.

Un hombre pasa en bicicleta junto a una iglesia cristiana de etnia coreana en la ciudad de Yanji, en la prefectura autónoma coreana de Yanbian, en la frontera entre China y Corea del Norte, el 13 de octubre de 2006. (Peter Parks/AFP vía Getty Images)

Los creyentes religiosos y sus familiares son condenados juntos a “campos de prisioneros políticos” después que se descubre que uno de ellos practica la fe o está en posesión de artículos religiosos. El informe dice que estas penas de prisión “se sabe o se entiende que son de por vida”.

En un caso, el padre de un soldado fue ejecutado por llevar una Biblia desde China a Corea del Norte. El soldado fue denunciado al escuadrón del Mando de Seguridad Fronteriza y posteriormente enviado a un campo de prisioneros políticos con el resto de sus familiares.

Según el informe, los creyentes cristianos que fueron a China y entraron en contacto con alguna iglesia o práctica religiosa local suelen ser arrestados, de acuerdo a los detalles proporcionados por los informantes del MSS y el Ministerio de Seguridad Pública de China.

Los cristianos también revelaron a los investigadores cómo el Ministerio de Seguridad Pública de China marca los documentos de devolución “con un sello negro”, que indica que la víctima estaba involucrada en la práctica del cristianismo en China.

Persecución a Falun Gong

Corea del Norte, al igual que su vecina comunista China, también está implicada en la persecución a Falun Gong, una disciplina espiritual que se basa en los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

Mientras este sistema de meditación pacífica florece en el extranjero, con más de 100 millones de personas en todo el mundo que practican abiertamente sus cinco ejercicios suaves, el régimen comunista chino persigue a sus seguidores desde julio de 1999. Hasta la fecha, en los 21 años de persecución, decenas de miles de practicantes han sido detenidos, torturados y asesinados.

En 2019, Radio Free Asia (RFA) informó que las autoridades de Pyongyang, Corea del Norte, comenzaron la persecución a Falun Gong después de notar un aumento en el número de personas que lo practican.

Practicantes de Falun Gong haciendo la quinta serie de ejercicios en Central Park en Manhattan, el 10 de mayo de 2014. (Dai Bing/The Epoch Times)

“Las autoridades judiciales están luchando porque la propagación de Falun Gong entre los ciudadanos de Pyongyang se expandió más allá de sus expectativas”, dijo una fuente a RFA, añadiendo que la policía emitió proclamas ordenando a los ciudadanos que practican Falun Gong que se presenten voluntariamente a las autoridades o se arriesguen a “duros castigos” si son atrapados.

Sin embargo, en lugar de disuadir a la gente de practicar Falun Gong, la represión despertó la curiosidad de la gente, ya que más personas se interesaron en la práctica e incluso se extendió a “altos funcionarios del gobierno y sus familias”.

“Después de la proclamación y la posterior represión, la gente está de repente muy interesada en Falun Gong, que ya se extendió [por Pyongyang]”, dijo la fuente a RFA.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS