El Partido Comunista Chino: El beneficio de la persecución

Por Callista L. Gingrich
05 de Octubre de 2021 6:09 PM Actualizado: 05 de Octubre de 2021 6:10 PM

Comentario

En los últimos años, el Partido Comunista Chino ha emprendido una campaña de persecución para erradicar la identidad cultural y religiosa de los uigures musulmanes y otras minorías religiosas y étnicas de Xinjiang.

Con el pretexto evidentemente falso de “eliminar el terrorismo”, el PCCh ha obligado a los uigures a someterse a un sistema tortuoso e inhumano de esclavitud y campos de concentración patrocinados por el Estado. Además, los uigures han sido sometidos a adoctrinamiento político, esterilización forzada y vigilancia invasiva.

En enero de 2021, el exsecretario de Estado Mike Pompeo determinó que en Xinjiang se estaban perpetrando genocidio y crímenes de lesa humanidad. El gobierno de Biden confirmó posteriormente esta determinación. Sin embargo, a pesar de la condena internacional, el PCCh continúa con su campaña de persecución y represión.

A medida que la escala y la gravedad de los abusos prevalecen, se ha hecho evidente que el Partido Comunista Chino también se está beneficiando de sus virulentas y opresivas atrocidades en Xinjiang.

El Proyecto de Derechos Humanos de los Uigures informa que las autoridades chinas han confiscado y vendido bienes pertenecientes a uigures encarcelados. Al menos 150 bienes inmuebles, que ascienden a 84.8 millones de dólares, han sido listados en sitios de comercio electrónico por los tribunales de Xinjiang desde 2019. Los activos fueron incautados a al menos 21 individuos como resultado de cargos relacionados con el “terrorismo” o el “extremismo”.

Según el Wall Street Journal, la incautación de activos es parte de la campaña de persecución más amplia del Partido Comunista Chino para destruir los negocios, la riqueza personal y el sustento de los uigures. Como dijo Bill Browder, director de la Campaña Global de Justicia Magnitsky, “Esto es exactamente lo que los nazis hicieron a los judíos en Europa”.

Además de que el PCCh se beneficia de la venta de los bienes de los presos, el Partido ha creado un sistema que permite a las corporaciones, incluidas las empresas estatales, explotar y beneficiarse del genocidio de Xinjiang.

Los trabajos forzados son una forma de tráfico de personas que, en Xinjiang, está autorizada y sistematizada por el Partido Comunista Chino. La Oficina de Vigilancia y Lucha contra la Trata de Personas del Departamento de Estado de Estados Unidos ha declarado que, en los campos de reclusión, “las autoridades utilizan amenazas de violencia física, la ingesta forzada de drogas, los abusos físicos y sexuales y la tortura para obligar a los detenidos a trabajar en fábricas o lugares de trabajo adyacentes o externos” para producir bienes como prendas de vestir, productos electrónicos y farmacéuticos.

Además, en el marco de un programa denominado de “alivio de la pobreza”, se ha trasladado a trabajadores de Xinjiang a otras partes de China para que trabajen en condiciones de esclavitud. Los gobiernos y las empresas locales reciben a su vez subvenciones gubernamentales por participar en esta iniciativa ilícita. Entre 2017 y 2019, se calcula que más de 80,000 uigures fueron transportados fuera de Xinjiang y obligados a trabajar en fábricas de otras partes de China.

Los bienes y materiales procedentes de Xinjiang, producidos utilizando mano de obra esclava, y enviados internacionalmente han sido identificados como un área significativa de preocupación. Estados Unidos se ha esforzado por evitar que estos productos entren en los mercados estadounidenses.

En concreto, el algodón se ha obtenido históricamente de Xinjiang utilizando mano de obra esclava. Según un informe de diciembre de 2020 elaborado por el mayor experto mundial en atrocidades en Xinjiang, Adrian Zenz, “las pruebas demuestran que en 2018, solo tres regiones uigures movilizaron al menos a 570,000 personas para operaciones de recolección de algodón a través del plan de formación y transferencia de mano de obra coercitiva del gobierno”.

Antes de dejar el cargo, el presidente Donald Trump impuso una prohibición a todos los productos de algodón procedentes de Xinjiang, que suministra el 20% del algodón mundial. En los últimos ocho meses, esta prohibición ha tenido un impacto increíble y sigue vigente hoy en día.

Estados Unidos debe seguir sacando a la luz la horrible realidad de las violaciones de los derechos humanos cometidas por el PCCh. Como principal defensor de la libertad en el mundo, Estados Unidos debe comprometerse firmemente en hacer que los responsables de la persecución de los uigures y otras minorías religiosas y étnicas rindan cuentas.

De Gingrich360.com.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.