El PCCh detiene a experto en tecnología y a su prometida por presuntamente ayudar a eludir el firewall

Por Kelly Song
22 de Junio de 2022 3:48 PM Actualizado: 22 de Junio de 2022 3:48 PM

He Binggang, de 46 años, es propietario de una empresa de informática y electrónica en Shanghái. Desde octubre del año pasado, He y su prometida, Zhang Yibo, exdirectora de negocios de Siemens Shanghái, están detenidos por presuntamente ayudar al público chino a acceder a información no censurada burlando el cortafuegos de Internet del régimen comunista.

Su presunto delito, el artículo 300 de la ley penal china que prohíbe “utilizar una organización herética para socavar la aplicación de la ley”, ha sido utilizado excesivamente por el Partido Comunista Chino (PCCh) contra los practicantes de una práctica espiritual llamada Falun Gong. Tanto He como Zhang son practicantes de Falun Gong.

Epoch Times Photo
El experto en tecnología de Shanghái He Binggang y su prometida Zhang Yibo están detenidos en Shanghái desde octubre de 2021 por ayudar a los chinos a acceder a información no censurada burlando el cortafuegos de Internet del régimen. (The Epoch Times)

Falun Gong es una disciplina espiritual que incluye cinco ejercicios de meditación y un conjunto de enseñanzas morales centradas en los principios de verdad, benevolencia y tolerancia. Su popularidad alcanzó su punto álgido a finales de la década de 1990 en China, y se calcula que el número de practicantes oscila entre 70 y 100 millones.

Al percibir esta popularidad como una amenaza, el PCCh lanzó una brutal campaña contra Falun Gong en 1999. Desde entonces, millones de practicantes han sido detenidos en cárceles, campos de trabajo y centros de detención de todo el país, donde se les somete a tortura, trabajo esclavo, adoctrinamiento y sustracción forzada de órganos.

Eludir el cortafuegos

The Epoch Times ha confirmado con fuentes cercanas al caso que la policía del PCCh ha estado vigilando a He y Zhang durante algún tiempo. Al husmear en el tráfico de Internet, rastrearon algunos paquetes hasta una herramienta para eludir el cortafuegos llamada oGate.

El régimen chino dirige el aparato de censura y vigilancia online más extenso y sofisticado del mundo, conocido como el Gran Cortafuegos, que bloquea el tráfico de Internet dentro y fuera de China.

Por ello, muchos chinos dentro del país utilizan herramientas para evitar el cortafuegos del PCCh y acceder a información no censurada del mundo exterior, como las redes privadas virtuales (VPN).

A lo largo de los años, los practicantes de Falun Gong han desarrollado un conjunto de herramientas para eludir el cortafuegos, que son de uso gratuito. oGate es la última de estas herramientas. No requiere que el usuario instale ningún software. Debido a su facilidad de uso, oGate permite millones de visitas a la página al mes.

Aislamiento

Alrededor de las 21:00 horas del 9 de octubre de 2021, dos docenas de oficiales de la comisaría del distrito de Changning, en Shanghái, detuvieron a He y registraron su casa, sin orden de detención ni de registro. Tampoco facilitaron la lista de objetos confiscados, que incluía las laptops y el celular de He, según un amigo de Zhang.

La policía también se llevó a Zhang, y la pareja ha permanecido en el Centro de Detención del Distrito de Changning desde entonces.

Epoch Times Photo
Centro de Detención del Distrito de Changning de Shanghái, donde He Binggang y Zhang Yibo están detenidos desde octubre de 2021. (The Epoch Times)

Durante sus primeros cinco meses de detención, el Centro de Detención del Distrito de Changning denegó a He y Zhang la única forma de comunicarse con el mundo exterior —a través de sus abogados— afirmando que era una orden “de los de arriba”, dijo un amigo de Zhang a The Epoch Times.

A principios de marzo, a los abogados se les permitió finalmente hablar con sus clientes por teléfono, sin poderlos ver por video.

He Binggang

He Binggang hizo gala de una excepcional perspicacia técnica desde su adolescencia. Su invención de un sistema activado por voz que ayudaba a los invidentes a utilizar la computadora le valió un premio a la edad de 15 años. Aprobó el examen para obtener el certificado de programador cuando tenía 16 años, según Minghui.org, un sitio web con sede en Estados Unidos que sirve de centro de información sobre la persecución a Falun Gong en China.

A los 18 años, fue aceptado, sin tener que hacer un examen, en la prestigiosa Universidad de Fudan en Shanghái. Cuatro años más tarde, volvió a ser aceptado sin examen en la escuela de posgrado de la universidad.

The sign of Shanghai-based Fudan University
El logo de la Universidad de Fudan, con sede en Shanghái, el 18 de diciembre de 2019. (Héctor Retamal/AFP vía Getty Images)

Sin embargo, todo cambió para He después de que comenzara la persecución a Falun Gong. La Universidad de Fudan lo obligó a abandonar los estudios de posgrado en el año 2000 porque no abandonaba la práctica espiritual.

Desde entonces, He ha sido arrestado, detenido y torturado muchas veces hasta el punto de quedar casi paralizado. Sin embargo, siempre que podía, intentaba mantenerse al día con el desarrollo de la tecnología de Internet y se convirtió en un experto informático autodidacta.

En 2007, abrió una empresa de informática y electrónica tras una condena de 6 años de prisión.

Una vez dijo: “Estaba muy metido en la filosofía, buscando el propósito de la vida hasta que encontré mi creencia [Falun Gong]. Hago negocios con honestidad, y no me peleo con otros para obtener beneficios. Mi corazón está en paz, y he hecho muchos amigos”.

Su negocio creció rápidamente, aunque He y su empresa estaban bajo vigilancia policial. La policía del PCCh no toleraba el éxito de He en los negocios y en abril de 2010 colocó “artículos ilegales” en su negocio, para usar un pretexto para allanar su empresa y ponerlo en detención, según el amigo de Zhang.

Durante su detención, lo golpearon tanto que sufrió una compresión vertebral. Sufrió un dolor insoportable, pero no recibió atención médica durante nueve meses, de julio de 2010 a marzo de 2011.

Zhang Yibo

Zhang Yibo, de 43 años, comenzó a practicar Falun Gong poco después de que comenzara la persecución en 1999, informó Minghui.

El 4 de junio de 2009, la policía sacó de su casa a Zhang y su madre Li Yaohua, también practicante, por distribuir información sobre Falun Gong. A pesar de los esfuerzos de rescate del hermano mayor de Zhang, que se encuentra en Estados Unidos, y de su abuelo, que vive en Taiwán, Zhang y Li fueron condenadas a penas de prisión.

Zhang fue condenada a 18 meses. Esto puso fin a la carrera de Zhang como gerente de negocios en Siemens Shanghái.

Epoch Times Photo
La postal de 2009 que el hermano mayor de Zhang Yibo utilizó para rescatar a Zhang Yibo y a su madre Li Yaohua. Fueron condenados a 18 meses y 3.5 años respectivamente por un tribunal de distrito de Shanghái. (The Epoch Times)

La madre de Zhang fue condenada a tres años y medio. Su salud se deterioró mucho en la cárcel con una enfermedad del nervio ciático y de la columna cervical, y vomitaba cuando comía. También padecía hipertensión arterial y angina de pecho. En marzo de 2010, fue enviada al hospital, pero la prisión se negó a ponerla en libertad condicional por motivos médicos.

Hasta el día de hoy, Li no ha recuperado su salud.

Persecución continua

Ahora, la salud de He Binggang se ha deteriorado dentro del centro de detención. En marzo dijo a su abogado que sufría continuos dolores de cabeza, digestión anormal, coagulación anormal e incontinencia urinaria, según declaró el amigo a The Epoch Times. A veces, no podía mover sus extremidades y solo podía estar tumbado en la cama.

Los casos de Zhang y He fueron remitidos al Tribunal del Distrito de Changning el 15 de marzo de 2022. Llevan tres meses esperando una fecha de juicio.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.