El PCCh es la causa de los problemas económicos de China

Por Anders Corr
30 de Noviembre de 2023 11:53 PM Actualizado: 30 de Noviembre de 2023 11:53 PM

Opinión

La economía china se tambalea.

Crecimiento lento. Desempleo. Falta de confianza de los consumidores. Deflación. Aranceles. Control de las exportaciones. Ciudades fantasma. Vientos demográficos en contra. Contracción de las exportaciones y la industria. Represión del sector tecnológico. Células del Partido Comunista Chino (PCCh) en las estructuras de gobierno corporativo. Fuga de capitales y mano de obra. Préstamos y gastos del régimen que desplazan la inversión privada.

Y ahora, una crisis inmobiliaria alimentada por la deuda que está desestabilizando el sector financiero chino, valorado en USD 58 billones, y por los ingresos de los gobiernos locales.

Según Bloomberg a finales de octubre, “las provincias han recortado los sueldos de los funcionarios, incluidos los de los maestros, lo que ha hecho mella en la moral”. “Las regiones más pobres están presionando para conseguir un rescate del gobierno central, con amenazas veladas de impago de bonos”.

Todos los que se endeudaron basándose en la hipótesis del aumento del valor de la propiedad están en peligro. Un conglomerado financiero chino, Zhongzhi Enterprise Group, es el primero en incumplir sus obligaciones. Hizo pública una carta el 22 de noviembre que sacudió la confianza empresarial. Zhongzhi tiene un agujero de al menos USD 31,000 millones. Sus pasivos, que ascienden al menos a USD 59,000 millones, superan sus activos, de tan sólo 28,000 millones, muchos de los cuales son inversiones inmobiliarias ilíquidas que se han echado a perder.

Zhongzhi no paga su deuda, lo que pondrá en apuros a otras instituciones financieras. Los impagos podrían producirse en cascada, como ocurrió con la quiebra de Lehman Brothers en 2008.

El 23 de noviembre, The Wall Street Journal mencionó el temor a un “momento Lehman” en China. “Los impagos del negocio fiduciario, Zhongrong International Trust, se han acumulado”, escribió el Journal. “Desde agosto, al menos 16 empresas que cotizan en bolsa en China continental han dicho en declaraciones bursátiles que no recibieron pagos de intereses o del principal de los productos gestionados por Zhongrong Trust”.

A finales de 2022, Zhongrong tenía 108,000 millones de dólares en activos bajo gestión. Sus inversores seguramente quieren recuperar su dinero ya.

El sector inmobiliario y sus industrias conexas representan aproximadamente el 30 por ciento del PIB de China. Sin embargo, desde hace años está claro que China no necesita realmente todos esos edificios nuevos. Nuevas megaciudades enteras son urbanizaciones “fantasma” sin gente. El Partido Comunista Chino (PCCh) intenta ahora desviar nuevos préstamos al sector industrial chino, pero esto también está en peligro dados los esfuerzos internacionales por “desligarse” y “desvincularse” de China.

Para simplificar, en la década de 2010, los inversores se entusiasmaron con las galopantes tasas de crecimiento del PIB del 10 por ciento en China. Debieron pensar que el crecimiento alimentado por la deuda sería eterno. Pero el crecimiento del 10% nunca llega, y la deuda hay que pagarla.

Beijing también se entusiasmó y pensó que la dictadura comunista, en particular su propio tipo de dictadura comunista, era la respuesta a todos los problemas económicos del mundo. Xi Jinping, del PCCh, redobló la apuesta por construir una estrategia militar y económica saliente (la Iniciativa del Cinturón y la Ruta) para forzar, comprar e “iluminar” el mundo, empezando por Hong Kong y Taiwán.

Los días de gloria no durarían. “El estímulo de cuatro billones de RMB desplegado en 2008, seguido de una inversión en infraestructuras y un boom inmobiliario, mantuvo la tasa de crecimiento económico de China en torno al 10 anual hasta 2011”, según un artículo del profesor Hanming Fang de la Universidad de Pensilvania. “Pero estas inversiones financiadas con deuda también plantaron las semillas de los problemas de endeudamiento a los que se enfrentan actualmente los promotores chinos y los gobiernos locales”.

Cuando el PCCh detectó problemas en la economía china, como el endeudamiento excesivo de los promotores inmobiliarios, recurrió a la página 3 de su libro de jugadas comunista y empezó a dar órdenes para solucionarlos. El PCCh dijo a sus grandes bancos que siguieran las “tres líneas rojas” y no prestaran más dinero a los promotores inmobiliarios sobreendeudados. Eso hizo que estos promotores dejaran de construir viviendas que ya habían vendido, disminuyó el crecimiento del PIB de China y aumentó la inestabilidad política, incluidas las protestas de los compradores sin casa.

Las “tres líneas rojas” del PCCh provocaron una crisis de pagos en algunas grandes instituciones financieras, entre ellas Zhongrong, la primera grande en caer. Cuando los bancos dejaron de prestar a los promotores en apuros, éstos dejaron de construir, cesaron sus ingresos y no pudieron devolver sus antiguos préstamos. La confianza internacional y de los consumidores en todo el sector inmobiliario y, por extensión, en la economía china, se desplomó, y no en el buen sentido.

Según Fang, “incluso antes de los cierres de COVID, el crecimiento había empezado a estancarse en medio de vientos demográficos en contra, una incipiente ralentización del sector inmobiliario y el resurgimiento de una política económica dirigida por el Estado”. “La centralización del poder ha alimentado un empeoramiento de las relaciones con los socios occidentales de China que amenaza aún más las perspectivas de crecimiento del país”.

Ahora, los “genios” económicos de la sede del PCCh han dado marcha atrás. El PCCh está presionando a las instituciones financieras chinas para que empiecen a conceder préstamos a promotores inmobiliarios en apuros. Incluso están haciendo circular una “lista blanca” de 50 promotores que merecen préstamos, que serán concedidos por los bancos bajo la presión del régimen para que tiren el dinero bueno por el malo. De este modo, los inversores y depositantes de los bancos podrían quedarse con más préstamos dudosos. En realidad, la “solución” de la PCCh no es más que trasladar los costes y riesgos de las malas inversiones inmobiliarias y las peores políticas de la PCCh de las empresas inmobiliarias a los bancos.

Una foto aérea muestra villas desiertas en un suburbio de Shenyang, en la provincia nororiental china de Liaoning, el 31 de marzo de 2023. El sector inmobiliario chino se encuentra en una caída sin precedentes. (Jade Gao/AFP vía Getty Images)

La culpa del caos económico de China es directamente del PCCh. Tras ordenar a los bancos que dejaran de financiar a los promotores inmobiliarios y crear muchos otros problemas que han mermado la confianza de los consumidores y las empresas en China, el PCCh está intentando, sin éxito, volver a meter al genio en la botella. Es demasiado tarde y la economía se está paralizando. El impulso de

China ha desaparecido. Su población está disminuyendo en relación con el resto del mundo, al igual que su economía. Miles de chinos están votando con los pies y abandonando el país, o votando en la recámara al no tener hijos.

Según Fang, “la reciente tendencia del gobierno chino a dar rápidamente un giro de 180 grados a su política perjudica la confianza”. “Esta posibilidad hace que sea más difícil para las empresas chinas atraer inversión extranjera y se ha convertido en una barrera clave para la expansión en el mercado internacional de empresas chinas como TikTok y Huawei.”

El problema de China es el PCCh, que no solo destruyó el impulso de su economía y de los promotores inmobiliarios, sino también a las empresas internacionales que intentaban invertir en el país, a todo el sector financiero de Hong Kong y a los uigures, tibetanos y Falun Gong, que podrían haber ayudado a China si se les hubiera permitido.

En lugar de ello, el PCCh intentó asimilarlos con políticas genocidas que, con razón, han suscitado el oprobio de la comunidad internacional y han infundido temor a las empresas internacionales que no quieren arriesgarse a ver dañada su reputación. Se alejan de China y miran hacia otros lugares, como India, México y Vietnam.

Sin embargo, Xi hace oídos sordos y continúa su extraño y autodestructivo camino para China. El 15 de noviembre, al parecer, lanzó otra amenaza velada de guerra contra Taiwán a la cara del presidente Joe Biden en San Francisco, durante la cumbre de la APEC.

Taiwán es un gran inversor en China. No hay un ejemplo más claro de lo desastroso que ha sido el PCCh para China, no solo desde el punto de vista económico, sino también político, todo ello fruto de la arrogancia de creer que su sistema comunista es de algún modo superior a los sistemas democráticos de mercado de lugares como Estados Unidos, Europa, Japón, Corea del Sur y Taiwán, todos ellos con un PIB per cápita muy superior.

Los inversores que pensaban que China iba muy bien en la década de 2010, cuando fluía el dinero fácil, ahora se lo están pensando dos veces e intentan salir. La salida de dinero y personas está deprimiendo en general el mercado inmobiliario y la economía de China, empeorando aún más las cosas para el futuro del país.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de The Epoch Times.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.