El PCCh estará inmerso en múltiples crisis durante el año 2024

Un año de brotes de virus a gran escala, despidos masivos, una grave crisis inmobiliaria y una enorme deuda está dejando al Partido Comunista Chino luchando por su supervivencia.

Por Eva Fu
05 de Enero de 2024 9:19 PM Actualizado: 05 de Enero de 2024 9:20 PM

Hace tres años, Wang Zhongwei nunca había soñado con desafiar al régimen chino. Con poco más de 30 años, estaba muy ocupado dirigiendo una empresa de exportación de ropa en Wenzhou (China), con docenas de empleados a sus órdenes.

Cuando su hermano le llamó repetidamente desde California, advirtiéndole de un contagio emergente en Wuhan, en la provincia de Hubei. Wang lo rechazó con vehemencia. Le dijo a su hermano que creía en el Partido Comunista Chino (PCCh) y que los dirigentes chinos nunca encubrirían un riesgo mundial de este tipo.

Pronto se le abrieron los ojos. Los cierres convirtieron su ciudad en una “prisión” y empezó a comprender lo que el Partido estaba dispuesto a hacer en aras del poder.

Si el régimen podía mentir sobre asuntos de vida o muerte, se preguntó, ¿qué sería de él si moría de COVID-19?

“Eres tan insignificante que, aunque murieras, nadie lo sabría”, dijo Wang a The Epoch Times.

Si el COVID-19 marcó un punto de inflexión para personas como Wang, el año pasado no ha hecho más que aumentar la antipatía hacia el régimen.

Tres años de incesantes cierres han paralizado cientos de miles de empresas privadas, incluida la de Wang, y han diezmado un sector que da empleo al 80 por ciento de la población activa china, en un momento en que los jóvenes y las personas con estudios tienen dificultades para encontrar trabajo.

Un trabajador sentado junto a una valla cerca de una zona residencial durante el cierre de COVID-19 en el distrito de Huangpu de Shanghai, China, el 10 de junio de 2022. (Hector Retamal/AFP vía Getty Images)

Cualquier sueño de que el dolor se aliviara en 2023 prácticamente se ha desvanecido. A pesar de los reiterados esfuerzos de los responsables políticos chinos por ampliar la financiación a las pequeñas empresas, revitalizar el turismo e impulsar el gasto interno, no se vislumbra una recuperación económica desesperadamente esperada.

Gobiernos con problemas de liquidez han recortado los salarios de los trabajadores y retrasado sus bonificaciones. Un hospital público de la provincia de Gansu lleva 15 meses de retraso en el pago de salarios.

La caída de la demanda ha obligado a un proveedor de equipos médicos del centro industrial chino de Shenzhen a dar a sus empleados hasta 10 meses de permiso sin sueldo. Otros fabricantes, de sectores que van desde el vidrio al aluminio, han recurrido a las mismas medidas en la cercana provincia de Guangdong.

Bestore, una popular marca china de aperitivos, recortó los precios de unos 300 productos hasta un 45 por ciento en su primer año de caída de ventas en 17 años. El fundador de la empresa, Yang Yinfen, escribió en un memorando interno que cualquier otra opción sería un “callejón sin salida”, dado que los consumidores han apretado el cinturón.

El pesimismo se filtra por todos los rincones de la sociedad china. El mercado inmobiliario, fuertemente endeudado, está lleno de propietarios frustrados por las propiedades inacabadas que los promotores en quiebra han dejado atrás. En algunas ciudades, los precios de la vivienda han caído tan en picado que los propietarios ofrecen gratis sus casas recién amuebladas para librarse de los pagos mensuales de la hipoteca.

El endeudamiento se ha convertido en un problema flagrante. El impago de préstamos o hipotecas ha colocado a unos 8.6 millones de chinos en la lista negra de los tribunales, una cifra que ha aumentado un 50 por ciento desde principios de 2020.

Alimentando aún más la preocupación mundial por la vacilante economía china, Moody’s rebajó en diciembre la calificación crediticia del gobierno del país de estable a negativa, socavando la insistencia de Beijing en que su economía es resistente y va bien.

Decidida a eliminar las voces discordantes, al menos en el ámbito nacional, la principal unidad de inteligencia de China elevó a mediados de diciembre las narrativas relativas a la economía a una cuestión de seguridad nacional. Los dirigentes insinuaron que cualquiera que hable mal de la economía -en las redes sociales o en cualquier otro lugar- podría ser considerado penalmente responsable.

“Esto demuestra lo mal que está la economía china”, declaró Lai Jianping, antiguo abogado de Beijing, a The Epoch Times. “Las autoridades están tan faltas de opciones para reactivar la economía que recurren a esta táctica tan disparatada”.

Jóvenes asisten a una feria de empleo en Pekín, China, el 26 de agosto de 2022. (Jade Gao/AFP vía Getty Images)

Una nación al límite

Ocultar las vulnerabilidades es rutinario para el régimen, pero está en juego algo más que el poder adquisitivo. Aunque la población china estaba dispuesta a soportar los abusos mientras mejorara su nivel de vida, eso ya no ocurre, según Piero Tozzi, director de personal de la Comisión bipartidista Congreso-Ejecutivo sobre China.

“La gente no es un robot. Y lo que están diciendo es que ya no tenemos esperanza y confianza en el futuro bajo el Partido Comunista Chino”, declaró a The Epoch Times. “Esto, creo, crea una oportunidad para el cambio”.

Mientras Beijing continúa su campaña para controlar la narrativa, la fe en el líder del Partido, Xi Jinping, y en el sistema comunista está menguando.

“No creo que la gente quiera seguirle hacia un abismo”, dijo Tozzi.

Un alto ejecutivo de los medios de comunicación chinos, cuyo nombre no ha sido revelado por su seguridad, dijo a The Epoch Times que ha hablado con muchos funcionarios de alto rango que tienen serios recelos sobre el actual estado de cosas en China.

Los altos funcionarios aprovechan su estatus para trasladar a sus hijos y sus bienes al extranjero, mientras que los de menor rango “se las arreglan” pasivamente, afirma.

Incluso las personas más acomodadas de China lucharon por conseguir alimentos o asistencia médica durante los últimos tres años de virtual encarcelamiento.

Muchos están tan ansiosos por encontrar una salida que, al parecer, algunos han confiado los ahorros de toda su vida a completos desconocidos para sacar dinero del país.

En cifras, China ocupa el primer lugar del mundo en salidas de millonarios: Se calcula que 13,500 ultrarricos se habrán marchado en 2023.

Decenas de miles de chinos huyen también del país, y el número de los que llegan a la frontera entre México y Estados Unidos se ha multiplicado por diez.

Recientemente, en un solo día, los usuarios chinos de las redes sociales buscaron 510 millones de veces cómo emigrar de China, un récord que al parecer irritó tanto a las autoridades que la aplicación WeChat borró rápidamente la palabra clave de su historial de clasificaciones.

Inmigrantes ilegales de China hablan con un agente de la Patrulla Fronteriza después de cruzar el Río Grande desde México a Roma, Texas, el 5 de mayo de 2022. (Brandon Bell/Getty Images)

Un giro en el sentimiento entre las altas esferas de China será especialmente alarmante para el régimen, ya que el mantra del Partido ha sido cooptar a las élites y mantenerlas de su lado, incluso si el resto del país tiene que sufrir, según John Lee, miembro senior del Instituto Hudson que anteriormente asesoró al gobierno australiano sobre asuntos Indo-Pacíficos.

“Es una lección aprendida de la Unión Soviética: si pierdes el apoyo de las élites, es el primer paso hacia el derrocamiento”, declaró a The Epoch Times.

El principal motivo de descontento es la reducción del pastel económico. Aludiendo a las tensiones financieras del país, el jefe del Partido, Xi, ha dado instrucciones a las organizaciones gubernamentales en dos ocasiones en los últimos dos meses para que “se acostumbren a practicar una economía estricta”.

Incluso con la opacidad del aparato del Partido, es evidente que el régimen se siente inseguro. En los últimos meses, Xi ha roto un precedente al despedir a personas que él mismo había elegido para dirigir los ministerios de Defensa y Asuntos Exteriores. Ha sustituido a los responsables del arsenal nuclear del régimen por personas ajenas a él y, en una reorganización de finales de año, expulsó del Parlamento a nueve generales del ejército.

Según Yuan Hongbing, disidente chino y antiguo jurista que tiene acceso a los círculos más íntimos del Partido, los delitos de los que se acusa a los oficiales destituidos no son la historia completa.

“No se trata de filtrar secretos o de corrupción, sino de que la gente guarda en el fondo de su corazón la desaprobación de las políticas de Xi Jinping”, declaró a The Epoch Times sobre la creciente purga.

Pero, advirtió, las interminables redadas políticas sólo empeorarán las cosas: el clima de miedo resultante, aunque garantice una obediencia total por el momento, servirá en última instancia para desmoralizar y crear más enemigos.

El embajador de Corea del Norte en China, Ri Ryong-nam (C), asiste a una cena con motivo del 74 aniversario de la fundación de la República Popular China en Pekín, China, el 28 de septiembre de 2023. (Andy Wong-Pool/Getty Images)

Dentro y fuera del país

Más allá de la economía, China ha tenido bastantes problemas en otros frentes durante el pasado año.

Las inundaciones, la sequía y el granizo asolaron las cosechas en tierras consideradas la cesta de cereales de China, truncando la ambición de Beijing de convertir al país -actualmente el mayor importador de alimentos del mundo- en autosuficiente desde el punto de vista agrícola, y el continuo encubrimiento por parte del régimen de nuevos brotes víricos alimenta el descontento público.

En un importante discurso de fin de año, el líder comunista chino se jactó de haber trazado un rumbo para el futuro del mundo. “Crear un destino común para la humanidad”, dijo, es uno de sus “logros históricos” de la última década y refleja el “deseo compartido de los pueblos de todo el mundo”.

Pero su declaración suena vacía cuando, en la escena internacional, la agresión militar, los abusos de los derechos humanos y la coacción económica de Beijing han ido amurallando cada vez más al régimen frente a Occidente.

Italia, que en su día fue el único país occidental importante que se adhirió a la Iniciativa de la Franja y la Ruta de Beijing, se ha retirado formalmente del programa de infraestructuras, mientras que el nuevo presidente argentino, ha rechazado una invitación para unirse al club de economías en desarrollo BRICS, liderado por China.

Los informes sobre espionaje chino en Bélgica llevaron a su primer ministro, Alexander de Croo, a calificar a China de país “a veces muy hostil”, y la secretaria de Comercio de Estados Unidos, Gina Raimondo, al defender nuevas sanciones a Beijing, dijo en un foro de defensa nacional de California en diciembre de 2023 que “China no es nuestro amigo”, sino la “mayor amenaza que hemos tenido nunca.”

El primer ministro camboyano Hun Sen (centro dcha.) y el ministro de Asuntos Exteriores chino Wang Yi (centro izqda.) presiden la firma de documentos relacionados con la Iniciativa china de la Franja y la Ruta, en Phnom Penh, Camboya, el 12 de septiembre de 2021. (Tang Chhin Sothy/POOL/AFP vía Getty Images)

A medida que aumentan las tensiones geopolíticas y que ricos y pobres hacen las maletas y huyen, incluso algunos de los más acérrimos partidarios de China están cambiando de opinión.

La firma de inversión Vanguard abortó sus planes de ampliar su presencia en China y desmanteló su último equipo operativo con sede en este país en noviembre de 2023.

Seis meses después de comprometer a su empresa a realizar negocios en el país comunista “en los buenos y en los malos tiempos”, el consejero delegado de JPMorgan Chase, Jamie Dimon, está mostrando su disposición a abandonar el país si el gobierno estadounidense lo ordena.

En los tres meses transcurridos hasta septiembre de 2023, los inversores extranjeros desviaron 12,000 millones de dólares de China, la primera vez que se produce una fuga de efectivo de este tipo desde 1998, cuando Beijing comenzó a publicar este tipo de datos.

De arriba abajo, los murmullos de disconformidad parecen ser cada vez más fuertes en toda China.

El grupo de defensa de los derechos laborales China Labour Bulletin, con sede en Hong Kong, registró más de 1900 protestas y huelgas de trabajadores chinos por salarios impagados en 2023, más que el número de enfrentamientos de los tres años anteriores juntos.

Miembros de la Liga de Socialdemócratas sostienen una pancarta que promueve la democracia y la transparencia gubernamental frente a las oficinas del Gobierno Central en Hong Kong el 25 de octubre de 2023. (Peter Parks/AFP vía Getty Images)

Esta oleada refleja la desesperación de la clase trabajadora china, que será más difícil de reprimir a medida que empeore la economía, según Lai, actual presidente de la Federación por una China Democrática en Canadá.

Citó un antiguo proverbio chino: “Si la gente ya no teme a la muerte, ¿cómo puedes amenazarla con matarla?”.

Los jóvenes chinos, de los que al menos uno de cada cinco no tiene trabajo ni va a la escuela, parecen decididos a resistirse a los dictados del régimen. Mientras Xi les anima a “comer amargura” -a realizar trabajos serviles y sufrir por una causa mayor-, los jóvenes adultos hablan de “tangping”, o de tumbarse y no hacer nada.

Miles Yu, uno de los principales estrategas de política china de la administración Trump, ve desilusión en esta pasividad.

China ya ha sufrido crisis económicas en el pasado, pero “el verdadero problema hoy en día es que la inmensa mayoría de la gente ha perdido la confianza en el sistema”, declaró a The Epoch Times. “Así que, aunque la economía se recupere, la gente ya no quiere creer en ella, por eso se sale. Así que es [o] tangping o huir.

“Una vez que la gente pierde la confianza en ese régimen, es el principio del colapso del gobierno”.

Una protesta que conmocionó.

La fragilidad del régimen quedó al descubierto a finales de noviembre de 2022, cuando la ira por las muertes en un edificio cerrado de Xinjiang estalló y estudiantes y residentes de todo el país se echaron a la calle.

Con hojas de papel en blanco en la mano, exigieron la dimisión del partido comunista. Era la primera vez que el pueblo chino planteaba exigencias tan audaces a gran escala desde las protestas de Tiananmen de 1989. La revuelta dejó tan atónito al régimen que en pocas semanas abandonó sus duras políticas de COVID-19.

Un grupo de personas sostiene un papel blanco en blanco para protestar contra la política china de “cero covid” en una calle de Shanghái, China, el 27 de noviembre de 2022. (Hector Retamal/AFP vía Getty Images)

El encarcelamiento de manifestantes no ha disuadido a otros de conmemorar el acto de desafío. En Halloween, los jóvenes abarrotaron Shanghái, disfrazándose de los ejecutores de la ley COVID-19 e incluso de la presidenta de la isla democrática vecina de China continental, la dirigente taiwanesa Tsai Ing-wen.

Zhang Junjie, que participó en las protestas como estudiante de primer año en la Universidad Central de Finanzas y Economía de Beijing, dijo que ver a tantos compañeros levantarse le dio nuevas esperanzas para China.

“El PCCh ha contribuido a moldear a todo el mundo para que sean seguidores del Partido y del gobierno desde que eran niños. No tiene ni idea de que el pueblo chino todavía tiene el valor de expresar su libre albedrío después de tantos años de lavado de cerebro”, dijo a The Epoch Times.

Un cierre prolongado del barrio hizo que la abuela de Zhang pasara un mes sin medicinas para el corazón. Su enfermedad cardiaca crónica empeoró y tuvo que ser operada.

Por su activismo, Zhang fue expulsado de la escuela, internado en un psiquiátrico y alimentado con drogas psicológicas. No se arrepiente.

“Es un honor”, dijo tras huir a Nueva Zelanda, donde busca asilo. Allí está haciendo cursos para mejorar su inglés mientras ahorra dinero para la matrícula con un trabajo a tiempo parcial. Una universidad local le ha enviado una oferta, y espera volver a estudiar en unos meses.

Cuando Xi viajó a San Francisco en noviembre de 2023 para asistir a la cumbre de la APEC, Wang, que perdió su negocio de ropa durante la pandemia, protestó cerca del hotel de Xi, vistiendo atuendos imperiales chinos como burla al poder sin control del gobernante comunista.

Poco después de la protesta, la policía china localizó y amenazó a los familiares de Wang en China. Sus cuentas en las redes sociales chinas fueron suspendidas.

Wang se encogió de hombros.

“¿Qué otra cosa pueden hacer? dijo Wang. “Cuanto más fuerte eres, más débil es el mal. Por invencible que parezca el PCCh, se desmoronará con un empujón”.

Luo Ya, Shawn Ma y Li Yuanming contribuyeron a este artículo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.