El PCCh lleva a cabo una campaña mundial de espionaje a través de “voluntarios consulares”, según informe

Por Mary Hong
29 de Noviembre de 2023 8:18 PM Actualizado: 29 de Noviembre de 2023 8:18 PM

El régimen comunista chino lleva más de una década gestionando una red mundial de “voluntarios consulares” a través de sus embajadas y consulados, con el objetivo de reforzar la influencia del régimen en el extranjero y facilitar actividades ilícitas, según advierte en un nuevo informe la organización de derechos humanos Safeguard Defenders, con sede en España.

Los defensores de los derechos humanos que hablaron con The Epoch Times expresaron su preocupación por la forma en que estas entidades pueden suponer una amenaza para los disidentes en el extranjero y para la seguridad nacional de los países anfitriones.

Según el informe publicado el 21 de noviembre, los “voluntarios consulares” colaboran con el Departamento de Trabajo del Frente Unido (UFWD, por sus siglas en inglés), una entidad que se dedica al espionaje, recopilando información sobre personas que Beijing tiene en el punto de mira y ayudando al Partido Comunista Chino (PCCh) a manipular a las comunidades en el extranjero y reprimir a los disidentes.

A pesar del cierre de algunos “centros de servicio” policiales en el extranjero por parte de Beijing en respuesta a las protestas de los países anfitriones, el informe señala que la red de “voluntarios consulares” ha pasado desapercibida hasta ahora, permitiendo al PCCh llevar a cabo sus operaciones de influencia y sus actividades ilegales transnacionales de aplicación de la ley en el extranjero.

En septiembre de 2022, Safeguard Defenders reveló en un informe que había más de 100 comisarías chinas secretas en el extranjero en al menos 53 países de todo el mundo, “un montaje entre las autoridades de seguridad pública de China en cooperación con grupos vinculados al Frente Unido de todo el mundo”, afirmó la directora de la campaña, Laura Harth.

Una década de actividades ilícitas

El nuevo informe de Safeguard Defenders revela que, desde hace al menos una década, las embajadas y consulados chinos gestionan redes de “voluntarios consulares” sin revelar sus actividades en los países de acogida. Estas redes se formalizaron oficialmente mediante un decreto del Consejo de Estado que entró en vigor el 1 de septiembre.

El informe señalaba que “la red funciona a través de asociaciones e individuos vinculados al Frente Unido y muestra la implicación de la Oficina de Asuntos Chinos en el Extranjero”, y añadía que la oficina fue calificada de “entidad que se dedica al espionaje y actúa en contra de los intereses de Canadá” por el Tribunal Federal de Canadá en 2022. La Oficina de Asuntos Chinos de Ultramar es “un nombre externo utilizado para el Departamento de Trabajo del Frente Unido del PCCh”, según el informe.

La red colabora con grupos vinculados al Frente Unido en el extranjero para prestar servicios como la asistencia consular a la comunidad, lo que “no sólo puede darles un amplio acceso potencial a los datos privados de las personas, sus direcciones particulares y su información de contacto, sino que también puede reforzar peligrosamente su función de control sobre las comunidades y los disidentes en el extranjero”, advirtió.

“Más aún en circunstancias en las que las personas temen, con razón, visitar los puestos consulares oficiales a medida que la RPC intensifica sus esfuerzos de represión transnacional”.

Según el informe, en la China comunista, la expedición de pasaportes y otros documentos, como los visados de entrada, está muy politizada y se utiliza a menudo como instrumento de control y presión sobre las personas que viven en el extranjero, por ejemplo, para asegurarse de que se ajustan a las órdenes del Partido, cumplen las peticiones de actuar como informantes dentro de la comunidad o se les coacciona para que regresen a China.

Desde que asumió el cargo en 2012, el líder chino Xi Jinping ha ampliado las actividades de influencia del PCCh en todo el mundo, apoyándose principalmente en organizaciones comunitarias y empresariales en el extranjero supervisadas por la UFWD.

“Espías del PCCh”

Defensores de los derechos humanos compartieron sus preocupaciones con la edición en chino de The Epoch Times sobre los “voluntarios consulares”.

Lai Jianping, exabogado chino y comentarista de temas de actualidad, describió a los “voluntarios consulares” como “espías del PCCh”.

“Llevan a cabo la supresión transnacional de compatriotas en el extranjero por parte del PCCh e interfieren en los asuntos internos del país anfitrión”, dijo.

El Sr. Lai cree que estos llamados voluntarios consulares son útiles durante las elecciones; organizan actividades para influir en los votantes para que apoyen a los candidatos pro-PCCh e influyen en los legisladores a través de diversas organizaciones procomunistas.

“Dada la naturaleza encubierta de estas actividades, la recopilación de pruebas in situ resulta difícil”, dijo, añadiendo que el PCCh podría dirigir discretamente un grupo de la diáspora para proporcionar apoyo financiero a un candidato en particular.

“El PCCh aprovecha las vulnerabilidades de los marcos jurídicos de las naciones occidentales y la apertura política de los sistemas democráticos, lo que resulta difícil de contrarrestar eficazmente”, explicó.

“Ampliación de la jurisdicción del PCCh”

Wu Shaoping, abogado de derechos humanos que reside actualmente en Nueva York, considera que los “voluntarios consulares” son “una extensión indirecta de la jurisdicción del PCCh”.

“Los actos de represión transfronteriza suelen estar vinculados a poderosos departamentos del PCCh, como la seguridad pública y la seguridad nacional. Sin embargo, los ‘voluntarios consulares’ se forman esencialmente a través de canales diplomáticos, conectados con las organizaciones de frente unido del PCCh, tomando una ruta diferente”, dijo el Sr. Wu.

Advirtió que las víctimas no son sólo chinos en el extranjero, sino también extranjeros que viajan a China por negocios o turismo. Esta red permitirá al PCCh recabar información sobre estas personas. Si estos extranjeros han expresado opiniones contrarias al PCCh, Beijing puede denegarles visados o cortar sus lazos económicos y comerciales con China.

“Esto es muy alarmante”, añadió.

El representante Ritchie Torres (D-N.Y.) habla en una rueda de prensa y concentración frente a la Asociación America ChangLe, en la que destaca la represión transnacional de Beijing, en la ciudad de Nueva York, el 25 de febrero de 2023. En el interior del edificio de la asociación se encuentra una comisaría de policía china de ultramar, actualmente cerrada.(Samira Bouaou/The Epoch Times)

“Fomentar la división”

Sheng Xue, ex vicepresidente de la Federación por una China Democrática (FDC, por sus siglas en inglés), declaró a The Epoch Times que los “voluntarios consulares” podrían servir como “una potente fuerza centrífuga dentro de la sociedad democrática local, fomentando la división y socavando las naciones democráticas”.

Según la Sra. Sheng, Beijing ha trabajado incansablemente para atraer y aprovechar a los chinos de ultramar como agentes encubiertos e informantes, y “estos individuos se perciben a sí mismos como valiosos para el PCCh y, al mismo tiempo, tratan de obtener beneficios del régimen”.

La red de “voluntarios consulares” se convierte en un mecanismo para intimidar e infundir miedo entre la diáspora china, según la Sra. Sheng.

Además, afirmó que la mayoría de los ciudadanos chinos que viven en el extranjero no comprenden ni aprecian realmente su nueva libertad.

“Aunque residan en países democráticos, en su corazón están constreñidos por el régimen autoritario del PCCh”, dijo.

La Sra. Sheng citó Canadá como ejemplo, diciendo que hay alrededor de 1.8 millones de chinos residentes en el país, y el PCCh controla un número significativo de comunidades chinas a través de consulados y grupos afiliados, como organizaciones comunitarias. Juntos, pueden “desempeñar un papel divisorio en la sociedad local”, añadió.

El Sr. Lai cree que los “voluntarios consulares” pueden estar relacionados con las personas que intentaron perturbar y atacar al menos a 40 manifestantes contrarios al PCCh durante la visita del líder chino Xi Jinping a San Francisco para asistir a la cumbre de la APEC del 15 al 17 de noviembre.

El Sr. Lai sospecha que algunos manifestantes pro-PCCh pueden haber sido pagados para estar en la cumbre y recibir órdenes de las autoridades chinas.

“Es posible que el PCCh haya ofrecido compensaciones u oportunidades de negocio. De lo contrario, pocos se arriesgarían a violar las leyes del país anfitrión o incluso a participar en actividades ilegales”, afirmó.

Con información de Haizhong Ning y Li Yun.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.