El PCCh utiliza la desinformación para impulsar abusos de derechos humanos: Director de documentales

Por Hannah Ng, Jan Jekielek y David Zhang
13 de Junio de 2022 12:13 PM Actualizado: 13 de Junio de 2022 12:13 PM

China aprovecha la desinformación para exacerbar la represión contra ciertos grupos, incluido el grupo espiritual Falun Gong, según el director de cine Jason Loftus, ganador del premio Peabody.

“La desinformación se ha utilizado para alimentar atroces abusos contra los derechos humanos, como el encarcelamiento y la tortura”, dijo recientemente Loftus al programa “American Thought Leaders” de Epoch TV.

“Es esencialmente una táctica de intimidación para reprimir a la gente hasta que ya no se atreve a levantarse”, dijo.

La campaña de propaganda del Partido Comunista Chino contra Falun Gong —y el audaz esfuerzo de un grupo de practicantes para combatirla— fue el tema del nuevo documental de Loftus, “Primavera eterna“.

La película ganó el Premio del Público en HotDocs y obtuvo otros premios en festivales de cine de Europa.

La película

El documental canadiense utiliza una combinación de animación y entrevistas para reconstruir un incidente en el que la emisión televisiva del régimen comunista chino en la ciudad nororiental de Changchun fue interceptada por un grupo de practicantes de Falun Gong hace 20 años. La película toma su nombre de la ciudad, que significa literalmente “primavera eterna”.

Falun Gong, también conocido como Falun Dafa, es una práctica espiritual compuesta por ejercicios de meditación y un conjunto de enseñanzas morales basadas en los principios de verdad, benevolencia y tolerancia. Su popularidad creció en la década de los noventa, hasta el punto en que a finales de esa década había 100 millones de personas que la practicaban en China. Al percibirlo como una amenaza, el régimen chino lanzó en 1999 una campaña nacional para erradicar esta práctica.

Desde entonces, millones de practicantes han sido detenidos en prisiones, campos de trabajo y centros de detención de todo el país, donde se les somete a tortura, trabajo esclavo y sustracción forzada de órganos.

Además, el régimen chino ha desplegado una amplia campaña de propaganda, difundida a través de sus medios de comunicación estatales, para difundir información negativa sobre la práctica y sus practicantes.

Epoch Times Photo

“La propaganda no necesita ser irrefutable. Solo tiene que enturbiar las aguas lo suficiente como para que no se pueda determinar con exactitud lo que está sucediendo”, dijo Loftus.

“Puede… enturbiar la impresión de un grupo, que tal vez no valga la pena que simpatices con él, que tal vez no valga la pena que te arriesgues por él”, añadió.

El director señaló un punto crítico en la campaña de desinformación dirigida por el Estado contra Falun Gong, cuando el régimen afirmó que el grupo era responsable de las personas que se prendieron fuego en la plaza de Tiananmen en 2001. Las investigaciones posteriores descubrieron que el incidente fue un evento de falsa bandera destinado a manipular la opinión pública contra la práctica.

“Este fue un acontecimiento clave que puso a la opinión pública en contra de Falun Gong. La narrativa es muy importante para justificar los abusos y las atrocidades”, dijo Loftus.

Frente a la desenfrenada campaña de desprestigio del régimen, el 5 de marzo de 2002, un grupo de 18 practicantes de Falun Gong arriesgaron sus vidas para intervenir el sistema de transmisión de CCTV, la emisora estatal china, en Changchun para emitir programas que contrarrestaran la propaganda y expusieran la persecución.

“Fue un hecho sin precedentes en la historia de China que algún grupo interviniera en el monopolio del control de los medios de comunicación y la televisión dentro de China. Y esto provocó una conmoción en las autoridades chinas”, dijo Loftus.

Como resultado, el entonces líder chino, Jiang Zemin, llamó personalmente a las autoridades de Changchun esa noche, exigiendo repercusiones “sin piedad” para los implicados, según el director.

Pocos días después del incidente, más de 5000 practicantes de Falun Gong de la ciudad y de las zonas cercanas fueron detenidos en una redada masiva de las autoridades.

Según Loftus, en el caso del grupo que llevó a cabo el secuestro, la mayoría de ellos fueron posteriormente detenidos, torturados y asesinados por el régimen.

Una foto de grupo de personas de Changchun con los directores Jason Loftus (tercero D) y el artista de animación Daxiong (tercero I) en el estreno de “Eternal Spring” en Nueva York el 24 de mayo de 2022. (Shi Ping/ The Epoch Times)

La verdad importa

El artista de animación principal del documental, Daxiong, un ilustrador de cómics conocido por su trabajo en novelas gráficas, incluidas las de las franquicias de “La Liga de la Justicia” y “La Guerra de las Galaxias”, y practicante de Falun Gong, huyó de su ciudad natal, Changchun, en medio de las redadas policiales que siguieron a esta intervención de la señal televisiva sin precedentes.

Finalmente fue detenido en 2008 porque su arte ofendía al Partido Comunista Chino, y posteriormente se exilió en la ciudad de Nueva York.

Daxiong recordó la época en que trabajaba para un medio de comunicación estatal chino. Su jefe le dijo que actuara como portavoz del partido comunista, que compartiera las preocupaciones del Partido en lugar de expresar los pensamientos del pueblo.

“Vivíamos en una ilusión de canto y baile, lavando el cerebro a la gente. En ese momento, sentí que estaba traicionando mi conciencia, traicionando mi alma”, dijo recientemente al programa “China Insider” de Epoch TV.

Epoch Times Photo
(Cortesía de Lofty Sky Pictures)
Epoch Times Photo
El artista Daxiong en un fotograma del documental “Eternal Spring”, que cuenta la historia de un grupo de expatriados chinos que llevaron noticias sin censura a China y sus consecuencias. (Cortesía de Lofty Sky Pictures)

Daxiong es el protagonista del documental, y la película sigue su viaje personal tratando de reconstruir el secuestro y sus consecuencias.

El artista dijo que la valentía de sus compañeros practicantes en China le inspiró a hablar.

“En aquel momento, todos los practicantes de Falun Gong hacían este tipo de cosas. Querían proteger a la gente que había sido envenenada y engañada por las mentiras, así que eso les dio el valor para salir a la luz”, dijo.

“Hicieron algo extraordinario. Y eso creó una especie de admiración, y sentí que debía cumplir sus aspiraciones y … seguir haciendo este trabajo”, añadió.

Loftus compartió la misma opinión, diciendo que “las personas que presenciaron esta transmisión, nunca podrán ver la propaganda estatal de la misma manera. Y es posible que sean menos propensos a participar o seguir la campaña, aunque no tengan el mismo valor para hablar abiertamente en contra”.

“Así que eso puede tener un gran impacto en la situación general de los derechos humanos con Falun Gong y con otros”, añadió el director.

Según Daxiong, el pueblo chino debe romper el silencio y denunciar las mentiras del PCCh.

“Si los chinos tuvieran este valor… no habría los abusos de los derechos humanos que estamos viendo hoy”, dijo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.