El Pentágono actúa para arrebatarle a China el control de las tierras raras

Por Greg Isaacson
28 de Junio de 2022 1:59 PM Actualizado: 28 de Junio de 2022 1:59 PM

Análisis de noticias

La batalla por el control de la cadena de suministro global de tierras raras se está recrudeciendo con la inversión del Departamento de Defensa de EE.UU. en una nueva planta de procesamiento. Dicha acción busca desafiar el control de China sobre los minerales críticos.

El Pentágono acordó financiar los USD 120 millones de una instalación de separación de tierras raras pesadas que será construida en Texas por la empresa australiana Lynas Rare Earths, lo que se configura en un avance en un programa iniciado en 2020, anunció la compañía el 14 de junio.

Ubicada en la Costa del Golfo, la nueva instalación le dará a Estados Unidos acceso a tierras raras pesadas producidas en el país que son esenciales para industrias como la de vehículos eléctricos, turbinas eólicas y electrónica, según la compañía. Lynas Rare Earths es el mayor procesador de tierras raras fuera de China.

La instalación de Texas, que obtuvo fondos del Pentágono, procesará carbonato pesado de tierras raras extraído en Australia, formando un ciclo de producción que pasa completamente por alto a China. Lynas Rare Earths planea combinar la próxima planta con una instalación propuesta para separación de tierras raras ligeras que está siendo cofinanciada por la compañía y el Departamento de Defensa.

El proyecto se anunció por primera vez en julio de 2020 como parte de la estrategia del gobierno de EE.UU., en virtud de una orden ejecutiva de 2017 firmada por el expresidente Donald Trump, para reducir la dependencia de las importaciones extranjeras a minerales críticos. El Pentágono también está financiando una instalación de procesamiento y separación de tierras raras pesadas en Mountain Pass, California.

Dominio de China en la producción de tierras raras

Las tierras raras son un grupo de 17 elementos con propiedades únicas que se utilizan en prácticamente todas las piezas de tecnología moderna, desde teléfonos inteligentes hasta motores a reacción. Aunque Estados Unidos fue pionero en la industria durante la Segunda Guerra Mundial, China ahora controla más de la mitad de la minería mundial de tierras raras y entre el 80 y el 90 por ciento del procesamiento intermedio.

El dominio de China en la industria representa un gran riesgo para Estados Unidos, que actualmente solo tiene una mina activa de tierras raras, la mina Mountain Pass en California, y nula capacidad de procesamiento a escala comercial. La dependencia de Estados Unidos al procesamiento chino de tierras raras le da al Partido Comunista Chino (PCCh) una peligrosa influencia sobre la economía y el Ejército de Estados Unidos.

Por ejemplo, el régimen chino amenazó indirectamente con limitar las exportaciones de tierras raras a Estados Unidos después de que Washington colocara al gigante chino de telecomunicaciones Huawei en una lista negra comercial en 2019.

En los monitores del campus Bantian de Huawei en Shenzhen (China), el 26 de abril de 2019, se ve una pantalla de reconocimiento facial e inteligencia artificial. (Kevin Frayer/Getty Images)

“Se cree que si EE.UU. suprime cada vez más el desarrollo de China, tarde o temprano, China usará las tierras raras como arma”, advirtió el periódico estatal Global Times en mayo de 2019.

No está claro cuánto daño podría hacer Beijing si decidiera apretar el gatillo ante esa amenaza. Un embargo chino enviaría ondas de choque a través del mercado global, como sucedió en 2010 cuando China restringió temporalmente las exportaciones de minerales de tierras raras a Japón debido a una disputa territorial.

Un estudio de 2021 realizado por el Departamento de Energía de EE.UU. encontró que una prohibición a la exportación de tierras raras por parte de China por un año podría causar una caída del 40 por ciento en la producción de imanes fuera de China, ya que los metales serían más difíciles de obtener. El óxido de disprosio, un componente clave de los imanes de neodimio utilizados en una amplia gama de tecnologías, desde turbinas eólicas hasta vehículos eléctricos, es particularmente vulnerable a los impactos de precios por el embargo chino, según el estudio.

Pero la capacidad de China para dañar la economía de EE.UU. al convertir el suministro de tierras raras en un arma es probablemente más limitada de lo que sugeriría su dominio de la industria. Una nota de investigación publicada por el banco de inversión Raymond James en 2019 argumentó que el impacto de un embargo chino sobre las exportaciones de tierras raras a Estados Unidos sería “leve”, según un reportaje de CNBC.

Los analistas señalaron que Estados Unidos gastó solo USD 160 millones para importar tierras raras para la fabricación en 2018 y representó solo el 9 por ciento de la demanda mundial de insumos de tierras raras en el proceso de fabricación. La mayoría de los productos de alta tecnología que se verían afectados por un embargo de tierras raras, incluidas las PC, las baterías de los vehículos eléctricos y la fibra óptica, se fabrican en Asia y no en Estados Unidos.

Dependencia estadounidense a las tierras raras chinas

La dependencia del ejército estadounidense a las tierras raras chinas es una vulnerabilidad mucho más grave. La cadena de suministro de defensa depende en gran medida de las tierras raras, desde motores de disco en tanques hasta actuadores de aletas en sistemas de guía de misiles.

Supongamos que estalla un conflicto a gran escala entre las dos potencias. En ese caso, un embargo chino de tierras raras podría obstaculizar al ejército de EE.UU., por ejemplo, al hacer imposible reemplazar las reservas agotadas de misiles aire-aire.

“Así como la falta de acceso seguro al petróleo estaba paralizando a los alemanes al final de la Segunda Guerra Mundial, las tierras raras podrían desempeñar un papel fundamental similar en un futuro conflicto con China”, escribió el coronel Charles J. Butler en un artículo de 2014.

El PCCh ha explorado la posibilidad de limitar la exportación de minerales de tierras raras que se utilizan en los aviones de combate estadounidenses F-35 y en otras armas avanzadas, informó el Financial Times el año pasado. Los funcionarios del gobierno supuestamente cuestionaron a los ejecutivos de la industria sobre qué tan gravemente se verían afectados los contratistas de defensa de EE.UU. y Europa por tal medida durante una disputa bilateral.

Un obrero trabaja en el lugar de una planta de Lynas en construcción en Gebeng, a unos 270 kilómetros al este de Kuala Lumpur, el 19 de abril de 2012. La minera australiana Lynas Corp. recibió una licencia preliminar para operar la planta en el este de Malasia, que procesará tierras raras importadas de la mina Mount Weld, en Australia Occidental. (SAEED KHAN/AFP a través de Getty Images)

Estados Unidos responde a la amenaza de China

Estados Unidos, en los últimos años, ha comenzado a armar una estrategia para abordar las preocupaciones de seguridad nacional relacionadas con las tierras raras.

Por ejemplo, los senadores estadounidenses Tom Cotton (R-Ark.) y Mark Kelly (D-Ariz.) presentaron un proyecto de ley en enero pasado para prohibir el uso de metales de tierras raras chinos en sistemas militares sensibles para 2026 y crear un año reserva estratégica de elementos y productos de tierras raras para 2025.

La legislación presentada por los senadores Marco Rubio (R-Fla.) y Cindy Hyde-Smith (R-Miss.) en abril crearía un programa de inversión del Departamento de Energía para estimular el desarrollo de instalaciones de producción de tierras raras en Estados Unidos, con el objetivo de reducir la dependencia de Estados Unidos a China.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.