El PMI de China indica que su economía todavía no tocó fondo

05 de Octubre de 2015 Actualizado: 05 de Octubre de 2015

Los mercados mundiales mantienen la esperanza de que el sector manufacturero de China haya tocado fondo el mes pasado, después de la ronda de medidas de estímulo del gobierno.

Las cifras oficiales del índice de gestores de compras (PMI) de China, publicadas la semana pasada, parecían confirmar el optimismo, ya que el PMI de septiembre tuvo una modesta alza a 49,8 –en comparación con el 49,7 de agosto. Aunque una cifra menor a 50 indica una contracción con respecto al mes anterior, los datos oficiales del gobierno sugieren que la debilidad manufacturera se está estabilizando.

Luego aparecieron las cifras privadas del PMI Caixin/Markit (antes HSBC PMI), que el 1 de octubre indicaron 47,2 –mientras las empresas recortaban su producción con el ritmo más rápido de los últimos seis años y medio. Esas cifras representan una caída con respecto al 47,3 de agosto.

El informe citó una contracción más fuerte de la producción manufacturera en septiembre, impulsada por las peores condiciones comerciales y una disminución de la demanda, que llevaron a las firmas chinas a recortar su producción. Esto provocó menos compras de materias primas y menos ingresos por tercer mes consecutivo, y Caixin indicó que la reducción del empleo en septiembre fue la más rápida de los últimos 80 meses.

“Una demanda tibia es un factor principal para la excesiva oferta de manufactura y para el hecho de que no se haya recuperado”, dijo el Dr. He Fan, economista jefe en Caixin Insight Group.

“Los débiles datos del PMI indican que la desaceleración está empeorando en la segunda economía más grande del mundo”, dijo al Wall Street Journal Zhang Yiping, analista en China Merchants Securities, después del PMI de septiembre. “Los datos reflejan las dificultades que enfrenta el sector manufacturero de la nación, el cual está agobiado por la floja demanda externa e interna”.

Historia de dos economías

El Caixin/Markit PMI generalmente está por detrás de las cifras oficiales porque suele incluir pequeñas y medianas empresas y firmas privadas. El PMI oficial se enfoca en grandes empresas y compañías estatales.

Las grandes empresas y las compañías estatales fueron las más beneficiadas con las recientes medidas de estímulo, como la devaluación del yuan y otras inversiones en infraestructura. Las grandes firmas chinas se han expandido agresivamente en el extranjero, especialmente en América del Norte, para tomar ventaja de la demanda de los consumidores.

Aunque teóricamente las medidas de estímulo de China también deberían ayudar a las pequeñas empresas, en realidad es sumamente difícil que las pequeñas compañías privadas obtengan condiciones financieras razonables. Un yuan más débil no ayuda a los consumidores chinos, el principal mercado de las pequeñas empresas chinas. Este ambiente hace difícil para estas compañías –que están cortas de dinero y cargadas de deudas– poder avanzar en sus negocios.

Efecto de largo alcance

El jueves 1 de octubre, después de que se publicaran las cifras del Caixin/Markit PMI, el precio del Petróleo Brent cayó 1,4%, de U$S 48,37 a U$S 47,69 en el mercado a término ICE de Londres. El mismo día, el Índice Bloomberg de Materias Primas (BCOM) cayó casi 1%. Siendo la segunda economía mundial y uno de los mayores compradores de materias primas, los mercados mundiales son especialmente sensibles a las cifras de PMI de China.

Balancear las expectativas de una cifra de crecimiento controlada por el Estado y las realidades de una economía en crisis se ha convertido en una tarea cada vez más difícil para Beijing. En los últimos 12 meses, China pasó por una caída del mercado de valores durante el verano, cinco recortes a las tasas de interés y una sorpresiva devaluación del yuan, poniendo en duda la capacidad de Beijing para manejar su compleja economía.

Las últimas cifras del PMI confirman que la economía de China puede empeorar, y eso es una mala noticia frente a la próxima publicación del PBI, el 19 de octubre.

TE RECOMENDAMOS