El Presidente de la FCC advierte sobre la vigilancia y el espionaje en relación con el 5G de China

Por Bowen Xiao
08 de Noviembre de 2019 Actualizado: 08 de Noviembre de 2019

WASHINGTON—La mayoría de los equipos en el corazón de las redes 5G provienen de un pequeño número de proveedores globales, siendo el más grande la compañía china Huawei. Ajit Pai, presidente de la Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos (FCC, por sus siglas en inglés), dijo que esta era una “preocupación importante” para Estados Unidos que podría abrir la puerta a la vigilancia, el espionaje y otros peligros.

Los funcionarios estadounidenses han transmitido desde hace mucho tiempo preocupaciones sobre las amenazas a la seguridad nacional que plantean ciertos proveedores de equipos de comunicaciones extranjeros, y sobre las “puertas traseras” ocultas hacia redes de los enrutadores u otros equipos que podrían permitir que las potencias extranjeras inyecten malware o roben datos privados de Estados Unidos, dijo Pai el 5 de noviembre en el Consejo de Relaciones Exteriores, un grupo de expertos sin fines de lucro.

Pai dedicó una parte de sus comentarios a advertir sobre la amenaza que representa Huawei y sus vínculos con el régimen comunista de China. Dijo que aunque Huawei se posicionó como una empresa privada, tiene “vínculos significativos” con el Partido Comunista Chino y los militares chinos, y señaló que bajo la ley de China, todas las empresas deben cumplir con las solicitudes de los servicios de inteligencia del país.

“Estas solicitudes no pueden ser reveladas a terceros, como los clientes de Huawei en China o en el extranjero”, dijo Pai. “Eso significa que China podría obligar a Huawei a espiar a individuos y negocios extranjeros y evitar que Huawei revele tales solicitudes de vigilancia”.

“No hay que buscar mucho para encontrar pruebas de que el gobierno chino está dispuesto y es capaz de usar su creciente influencia sobre el comercio mundial para promover sus propios intereses”.

En enero, el Departamento de Justicia acusó a los funcionarios de Huawei de robar secretos comerciales de la compañía de telefonía móvil estadounidense T-Mobile. Pai también hizo referencia a un informe de la empresa de ciberseguridad Finite State, que encontró que la mayoría de las imágenes del firmware (soporte lógico inalterable) de Huawei que analizaron “tenían al menos una puerta trasera potencial”.

Y en mayo, el Departamento de Comercio agregó a Huawei y a 70 filiales a su “Lista de entidades”, que esencialmente prohíbe a la compañía obtener tecnología de empresas estadounidenses sin la aprobación del gobierno, y la coloca en una lista negra de comercio de los Estados Unidos.

Huawei no respondió a una solicitud de comentarios para este artículo.

John Boyd, fundador de The Boyd Co, una firma que proporciona asesoramiento sobre localización y gestión a corporaciones de tecnologías de la información de todo el mundo, dijo a la edición en inglés de La Gran Época que el enfoque entre China y Estados Unidos en lo que se refiere a Huawei sería uno de los “estándares de seguridad reforzados para proteger al gobierno [estadounidense] de esta idea de los canales de acceso a la información por puerta trasera”.

Boyd cree que el énfasis no estaría en una lista negra permanente, sino más bien en “evaluaciones de seguridad y la exigencia de estándares especiales de seguridad más elevados”. Boyd también señaló que otras compañías estadounidenses se están poniendo al día en mercados selectos de EE.UU. en 5G, y agregó que asistió al lanzamiento comercial en septiembre del 5G de Verizon en Manhattan.

En mayo, Trump firmó una orden ejecutiva que permitiría al gobierno bloquear la compra de equipos de telecomunicaciones de fabricación extranjera considerados un riesgo para la seguridad nacional de Estados Unidos.

La administración de Trump ha presionado previamente a otros países para que no usen los equipos 5G de Huawei. Y en octubre, cinco senadores estadounidenses escribieron a Microsoft sobre las amenazas “reales y urgentes” que plantea Huawei, enumerando ejemplos del ciberespionaje y el robo de tecnología de Huawei. La carta fue en respuesta al presidente de Microsoft, Brad Smith, también director jurídico del desarrollador de software de EE.UU., quien dijo en una entrevista en Bloomberg Businessweek que los reguladores de EE.UU. deberían proporcionar más pruebas para respaldar su justificación de incluir a Huawei en la lista negra.

“Agradecemos las comunicaciones de Microsoft con nuestras oficinas y su comprensión de las amenazas que plantea Huawei. También entendemos que muchas compañías estadounidenses han realizado negocios de buena fe con Huawei y otras compañías de telecomunicaciones chinas”, dice la carta.

Robert J. Bunker, profesor adjunto de investigación en el Instituto de Estudios Estratégicos de la Escuela de Guerra del Ejército de Estados Unidos, dijo a la edición en inglés de La Gran Época que ya ha comenzado una división de facto de Internet, con una versión alternativa implementada por el Partido Comunista Chino (PCCh) que tiene una fuerte censura y está basada en el autoritarismo, y que “rastrea, monitorea y moldea el comportamiento de sus usuarios con fines de control del ‘pensamiento’ político”.

“En este contexto, permitir que China ocupe un lugar destacado en el 5G, la IA (inteligencia artifical) y [que se dé] a las corporaciones de alta tecnología controladas por el PCCh, como Huawei, el acceso a las infraestructuras de Internet occidentales —entiéndase aquellas liberales y democráticas—, es como invitar a un asesino en serie a cenar con su familia y luego entregarle un gran cuchillo de carnicero”, dijo a través del correo electrónico.

En sus comentarios, Pai enmarcó la discusión sobre el 5G y la seguridad de Estados Unidos como un debate en el cual la nación “no puede permitirse el lujo de asumir un riesgo y esperar lo mejor. Hay mucho en juego”.

“Durante demasiados años, algunos han descartado esta preocupación como hipotética, o como una cortina de humo para el proteccionismo. Pero si hay un resquicio de esperanza en los episodios del mes pasado, es que millones de estadounidenses han llegado a comprender que las amenazas que plantea el Partido Comunista Chino son integrales y demasiado reales”.

Mientras tanto, el secretario de Comercio, Wilbur Ross, dijo en una entrevista con Bloomberg el 3 de noviembre que las licencias para que las compañías estadounidenses puedan vender componentes a Huawei llegarían “muy pronto”, en medio de la esperanza de alcanzar la “primera fase” del acuerdo comercial con China.

Siga a Bowen en Twitter: @BowenXiao3

Descubre

La nube de Huawei despierta preocupaciones sobre espionaje

TE RECOMENDAMOS