El presidente Johnson fue un aliado principal de Trump en la impugnación de las elecciones del 2020

Instó al presidente Trump a agotar todos los recursos legales, aunque reconoció que la anulación de los resultados electorales habría sido extremadamente difícil

Por Petr Svab
26 de Octubre de 2023 10:17 PM Actualizado: 26 de Octubre de 2023 10:17 PM

El representante Mike Johnson ( R-La.), nuevo presidente de la Cámara de Representantes, fue uno de los legisladores más activos a la hora de ayudar al presidente Donald Trump a impugnar legalmente las elecciones de 2020.

Abogado especializado en derecho constitucional, lideró a los congresistas republicanos que apoyaron una impugnación de las elecciones ante la Corte Suprema. También estuvo entre los que se opusieron al recuento de los votos electorales de varios estados.

Al parecer, estuvo en estrecho contacto con el presidente Trump en los meses posteriores a las elecciones.

“Acabo de llamar al presidente Trump para decirle esto: ‘¡Manténgase fuerte y siga luchando, señor! La nación depende de su determinación. Debemos agotar todos los recursos legales disponibles para restaurar la confianza de los estadounidenses en la imparcialidad de nuestro sistema electoral'”, dijo Johnson en un tuit el 7 de noviembre de 2020, cuatro días después de las elecciones.

Al día siguiente, recibió una llamada del presidente Trump, dijo.

“Me sentí tan alentado al escuchar su determinación sobre esto anoche”, dijo al día siguiente al presentador de radio conservador de Luisiana Moon Griffon.

“El presidente está atrincherado en esto. Quiere asegurarse de que cada voto legal se cuente correctamente”.

Reconoció la dificultad de impugnar unas elecciones, pero dijo que “aún hay motivos para la esperanza”.

“Hay mucho de lo que creemos que son acusaciones creíbles de fraude e irregularidades y tiene que investigarse adecuadamente”, afirmó.

Criticó a los principales medios de comunicación por dar la carrera por ganada a su rival demócrata Joe Biden y “seguir adelante” a pesar de las numerosas denuncias de irregularidades.

“Hay que dejar que esto se desarrolle y se haga correctamente, y creo que vamos a descubrir muchas cosas que van a levantar muchas cejas”, dijo, señalando que estaban a punto de presentarse 10 demandas.

Johnson dijo que, como estudiante de Derecho, participó en las elecciones al Senado de Luisiana de 1996, en las que el republicano Woody Jenkins impugnó la ajustada victoria de la demócrata Mary Landrieu. En su opinión, había muchas pruebas de irregularidades en la contienda, pero nunca se litigó adecuadamente.

“Hay que tener pruebas contundentes, armas humeantes o denunciantes que testifiquen bajo juramento. Son cosas muy difíciles de hacer. No se chasquean los dedos y se descubre todo eso de la noche a la mañana”, dijo.

En su opinión, es peligroso dejar que las acusaciones no se resuelvan.

“No se puede permitir que ese tipo de mal florezca. Y es un mal. La integridad de nuestro sistema electoral en nuestra república constitucional es una base esencial para que nuestro sistema funcione. Y cuando la gente pierde la fe en esos cimientos, en nuestras instituciones de gobierno, lo único que quiere es resolver sus disputas en la calle”, afirmó.

Una semana más tarde, daba otra actualización sobre los desafíos electorales, aparentemente después de otra conversación con el presidente Trump.

“He hablado con el presidente en los últimos días y todavía está atrincherado en esto”, dijo a la estación de radio local KEEL News.

“Creo que todos nosotros sabemos intuitivamente que hubo mucho mal en esta jornada electoral”.

Dijo que había “mucho mérito” en el argumento de que varios estados indecisos cambiaron las reglas electorales sin la debida aprobación de las legislaturas estatales y en las acusaciones sobre algunas máquinas de votación “amañadas”.

Señaló que muchos votantes se quejaron de que, cuando acudieron a votar el día de las elecciones, les dijeron que ya habían votado por correo y que tenían que rellenar papeletas provisionales. Sus votos seguirían contabilizándose, pero eso no tiene en cuenta a los estadounidenses en la misma situación que no se presentaron a votar.

Las acusaciones relativas a las máquinas de votación no han sido probadas. Cuando unas semanas más tarde Johnson encabezó a 126 republicanos de la Cámara para presentar un escrito de amicus curiae en un desafío electoral presentado ante la Corte Suprema por Texas, su argumento se centró únicamente en los cambios en las reglas de elección.

Johnson argumentó en la entrevista que “tenemos que agotar todos los recursos legales”, pero también señaló que era una “cuesta arriba”.

“Los grandes medios de comunicación, las grandes empresas tecnológicas y las grandes fortunas ya lo habían anunciado hace tiempo”, afirmó.

Reconoció que algunos de los recursos legales contra las elecciones ya fracasaron en su momento y que el resto tenían un listón muy alto que superar porque debían presentarse en cortes estatales.

“Lo que sabemos de la mayoría de los jueces de las cortes de distrito estatales es que son elegidos y son muy reacios a involucrarse en esto. Así que hay que tener una montaña abrumadora de pruebas cuando se acude a la corte para obligarles a hacer lo correcto y hacer su trabajo y mirarlo objetivamente. Si falta algo, lo desestimarán. Es una salida fácil para los jueces”, afirmó.

“Y no estoy menospreciando el carácter de todos los jueces, pero les digo que hace falta mucho valor para hacer lo que se les pide. Y el problema con estos casos y el problema con todos los casos de fraude electoral es que son notoriamente difíciles de probar. Puedes saber que todo esto sucedió, pero probarlo es algo diferente, y ese es el reto. Y lleva un tiempo hacerlo, y no han tenido mucho tiempo”.

El 2 de diciembre de 2020, Johnson volvió a abordar la cuestión en una entrevista con el presidente del Instituto Empresarial Americano, Robert Doar.

Volvió a insistir en que el presidente Trump debería “agotar todos los recursos legales… para erradicar el fraude y la irregularidad”.

Concedió que el debate sobre la anulación de las elecciones se estaba volviendo “académico”, pero insistió en que los desafíos seguían teniendo sentido.

“Incluso si esta elección actual no puede anularse ahora -y probablemente no lo sea, esa es la realidad-, tenemos que asegurarnos de que esto no vuelva a ocurrir en el futuro”, afirmó.

En los días siguientes, la Corte Suprema desestimó la impugnación de Texas por falta de legitimación.

“Algunos de nosotros estamos muy perplejos”, comentó Johnson en otra entrevista radiofónica el 14 de diciembre.

Dijo que la decisión sentaba un mal precedente, ya que no decidía el caso en cuanto al fondo, dejando así abierta la cuestión de si los cambios en las normas electorales por cualquier persona, excepto las legislaturas estatales, son constitucionales.

Argumentó que la Cláusula de Electores de la Constitución dicta que ” solo las legislaturas estatales pueden establecer las normas para elegir a los electores en cada estado”.

“El silencio de la corte va a sugerir a mucha gente que de repente está bien ahora, después de más de dos siglos, jugar rápido y suelto con las reglas cuando sea necesario para ganar las elecciones”, dijo.

El 6 de enero, Johnson fue uno de los aproximadamente 140 congresistas republicanos que se opusieron al recuento de los votos electorales de varios estados, alegando que habían sido elegidos sobre la base de cambios inconstitucionales de las normas electorales y que, por tanto, eran ilegítimos.

“Ante estos hechos ineludibles, creemos que no tenemos más remedio que votar a favor de mantener las objeciones a esas listas de electores”, dijeron Johnson y otros 36 congresistas en un comunicado esa misma mañana.

Más tarde, ese mismo día, unos alborotadores interrumpieron el recuento de votos electorales justo cuando los legisladores presentaban sus objeciones. Cuando la sesión conjunta del Congreso volvió a reunirse varias horas después, las objeciones fueron rechazadas y se certificaron los resultados de las elecciones.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.