El programa de vigilancia de la Casa Blanca recopila “billones de registros telefónicos nacionales”

La información incluye los datos de localización de un objetivo, sus números alternativos y, curiosamente, los números de teléfono de todas las personas que contactaron con él

Por Naveen Athrappully
28 de Noviembre de 2023 3:36 PM Actualizado: 28 de Noviembre de 2023 3:38 PM

Un programa respaldado por la Casa Blanca en colaboración con el gigante de las telecomunicaciones AT&T recopila registros de llamadas telefónicas de estadounidenses y facilita a las fuerzas de seguridad el acceso a las bases de datos.

El senador demócrata Ron Wyden ha planteado “serias dudas sobre la legalidad de este programa de vigilancia”.

El 20 de noviembre, Wyden escribió una carta al fiscal general Merrick B. Garland en la que solicitaba más información sobre el Proyecto Hemisferio, un “programa de vigilancia de larga duración en el que la Casa Blanca paga a AT&T para que proporcione a todas las fuerzas de seguridad federales, estatales, locales y tribales la posibilidad de solicitar búsquedas, a menudo sin orden judicial, de billones de registros telefónicos nacionales”.

Hemisphere puede utilizarse para identificar los números alternativos de un objetivo, su ubicación y los registros telefónicos de todas las personas que se comunicaron con él.

4000 millones de registros nuevos al día

La existencia del programa fue revelada por el New York Times en un artículo de 2013. AT&T ha mantenido registros de llamadas desde 1987, añadiendo 4000 millones de nuevos registros diarios, según el artículo.

La carta del senador señala que Hemisphere recibe fondos federales a través de un “oscuro programa de subvenciones” que no requiere una revisión federal obligatoria de la privacidad.

Si los fondos se canalizaran directamente a través de una agencia federal, Hemisphere estaría sujeto a una evaluación del impacto sobre la privacidad realizada por la Oficina de Privacidad y Libertades Civiles del Departamento de Justicia (DOJ). Los resultados se harían públicos.

En cambio, el dinero para Hemisphere lo adquiere la Oficina de Política Nacional de Control de Drogas de la Casa Blanca (ONDCP) a través del Área de Alta Intensidad de Tráfico de Drogas de Houston (HIDTA), una organización de financiación administrada por la ONDCP.

Los programas respaldados por la Casa Blanca están exentos de las normas que obligan a realizar evaluaciones de impacto sobre la privacidad. La Casa Blanca tampoco está sujeta a la Ley de Libertad de Información.

Las solicitudes son examinadas por un analista

Funcionarios de la HIDTA de Houston informaron al personal del senador Wyden que, según la carta, todas las solicitudes del Hemisferio se envían a un único analista de AT&T en Atlanta (Georgia).

Cualquier agente del orden que trabaje para las fuerzas del orden federales, estatales, locales o tribales puede solicitar al analista que realice una consulta. Las solicitudes de búsqueda no tienen por qué estar relacionadas con investigaciones sobre drogas.

“Tengo serias dudas sobre la legalidad de este programa de vigilancia, y el material proporcionado por el Departamento de Justicia contiene información preocupante que indignaría justificadamente a muchos estadounidenses y a otros miembros del Congreso”, escribió Wyden.

“Aunque he defendido durante mucho tiempo la necesidad del Gobierno de proteger las fuentes y métodos clasificados, este programa de vigilancia no está clasificado y su existencia ya ha sido reconocida por el DOJ en una corte federal. El interés público en un debate informado sobre la vigilancia del gobierno supera con creces la necesidad de mantener esta información en secreto.”

El programa recibió financiación de la Casa Blanca a partir de 2009. Tras la denuncia de la prensa en 2013, la financiación del programa fue suspendida por la administración Obama. Sin embargo, se renovó con un nuevo nombre -Data Analytics Services (DAS)- y se aseguró otra fuente de financiación federal.

La ONDCP reanudó la financiación de DAS en 2017 bajo la administración Trump. En 2021, la financiación se detuvo una vez más bajo la administración Biden, solo para reanudarse un año después, en 2022.

El senador Ron Wyden (D-Ore.) durante una audiencia en Washington el 30 de junio de 2020. (Susan Walsh/Pool/Getty Images)

Los registros de llamadas almacenados por AT&T en el marco del DAS no incluyen grabaciones de conversaciones, según el medio Wired. Las escuchas telefónicas en suelo estadounidense requieren una orden judicial. En cambio, los registros incluyen información identificativa como los nombres de los llamantes y los receptores, la fecha y la hora de las llamadas y los números de teléfono.

El programa Hemisphere permite a las fuerzas de seguridad buscar entre estos datos a través del analista de AT&T. En 2018, la organización de libertades civiles Electronic Frontier Foundation (EFF) pudo conseguir documentos y comunicaciones relacionados con Hemisphere tras presentar una demanda contra la Administración para el Control de Drogas (DEA).

Los documentos revelaron que el programa Hemisphere ofrecía tres características únicas para las búsquedas de las fuerzas de seguridad:

— Identificación de teléfonos caídos y adicionales: Los analistas de AT&T utilizan sofisticados algoritmos para pasar un número abandonado por una base de datos con el fin de identificar el posible nuevo número de teléfono de un sospechoso.

— Identificación de la ubicación: Los analistas pueden proporcionar a los investigadores acceso a los datos de localización temporal en itinerancia de las personas cuando realizan o reciben llamadas.

— Identificación de números de teléfono internacionales: El programa ofrece información sobre registros de llamadas realizadas por números de teléfono internacionales que realizan llamadas a través de una red de AT&T o en itinerancia en la red. De este modo, los investigadores no necesitan ponerse en contacto con las fuerzas de seguridad extranjeras para obtener estos datos.

El programa Hemisphere puede devolver los registros a las consultas en tan sólo una hora si un funcionario realiza una solicitud urgente. En el caso de solicitudes que no sean urgentes, sólo se tardaría entre uno y cinco días.

“Esto es significativamente más rápido que las solicitudes realizadas directamente al proveedor de telefonía”, afirma la EFF.

Libre de escrutinio

Según los datos facilitados por la ONDCP al Sr. Wyden, la agencia proporcionó a Hemisphere 6.19 millones de dólares en financiación entre 2009 y 2022.

Hemisphere no es el primer programa federal de vigilancia de arrastre. Ya en 1992, la DEA puso en marcha un programa que obligaba a las compañías telefónicas a proporcionar registros de llamadas procedentes de más de 100 países. La Agencia de Seguridad Nacional (NSA) tenía un programa de recopilación masiva de metadatos, que finalmente fue declarado ilegal por una corte en 2014.

La diferencia es que mientras estos programas estaban sujetos a la supervisión del Congreso, DAS está libre de tal escrutinio.

A principios de este mes, el Sr. Wyden y otros legisladores presentaron la “Ley de Reforma de la Vigilancia Gubernamental” bipartidista que busca proteger a los estadounidenses de “búsquedas por la puerta trasera sin orden judicial”, según un comunicado de prensa del 7 de noviembre.

El proyecto de ley también pretende garantizar que “no se persiga a los extranjeros como pretexto para espiar a los estadounidenses con los que se comunican”.

The Epoch Times se puso en contacto con la Casa Blanca para solicitar sus comentarios.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.