Reaparece quien fue mano derecha de Bin Laden. ¿Importa?

Por Ken Silva
15 de Septiembre de 2021
Actualizado: 15 de Septiembre de 2021

Análisis de noticias

Un video publicado recientemente sugiere que el líder de Al Qaeda, Ayman al Zawahiri, podría seguir vivo. Algunos expertos en seguridad nacional han restado importancia a este hecho debido a la aparente falta de carisma y capacidad de liderazgo de Zawahiri, pero otros han señalado que Al Qaeda ha florecido —incluso consiguiendo el apoyo de Estados Unidos en algunos conflictos— durante la última década bajo el exlugarteniente principal de Osama bin Laden.

Tras la muerte de Bin Laden en 2011, muchos celebraron la ocasión como una victoria en dos frentes: Estados Unidos no solo llevó a Bin Laden ante la justicia, sino que también entregó a Al Qaeda al aparentemente menos eficiente Zawahiri.

Un análisis de la Rand Corporation del 11 de septiembre de 2001 explica este razonamiento, planteando que los funcionarios estadounidenses han dado poca prioridad a Zawahiri debido a su ineptitud.

“El gobierno de Estados Unidos ha sido relativamente indiferente a Al Qaeda desde que Zawahiri asumió el mando en 2011”, escribieron los analistas Colin P. Clarke y Asfandyar Mir para Rand el año pasado. “Algunos analistas de terrorismo incluso afirman que un Zawahiri vivo ha hecho más daño a Al Qaeda de lo que podría hacer uno muerto”.

Se expresaron sentimientos similares tras la publicación el 11 de septiembre de un video en el que aparecía Zawahiri, un video que desmiente los reportes del año pasado de que el jefe de Al Qaeda estaba muerto.

“Te apuesto mucho dinero a que la anticuada grabación de Zawahiri ha sido vista y ha atraído más observadores del yihadismo que yihadistas y simpatizantes”, dijo el periodista Hassan I. Hassan, que reportó incorrectamente de la muerte de Zawahir el pasado noviembre.

“Lo que hay que tomar del comunicado de Al Qaeda sobre Al Sahab de hoy: (…) Zawahiri sigue siendo muy aburrido”, escribió el investigador principal del Middle East Institute, Charles Lister. “Más allá de eso, no hay mucho más que destacar: Al Qaeda central sigue siendo periférica para AQ a nivel global”.

Pero a pesar de la aparente falta de carisma de Zawahiri, otros han argumentado que, sin embargo, ha sido un asesino eficaz y que tiene en sus manos la sangre de miles de personas, incluidas las víctimas del 9/11. En su análisis para Rand el pasado mes de septiembre, Clarke y Mir también explicaron cómo el egipcio de 70 años ayudó a Al Qaeda a sobrevivir durante la última década mientras Estados Unidos se centraba en otros grupos como ISIS.

“Zawahiri, por ejemplo, es reacio a la construcción de estados, una postura que protegió a Al Qaeda y proporcionó al grupo un relativo respiro cuando el Estado Islámico se convirtió en un objetivo más inmediato de los esfuerzos antiterroristas de Estados Unidos”, escribieron. “A medida que los ataques estadounidenses contra el Estado Islámico se intensificaron, la cohesión de los afiliados de Al Qaeda y sus aliados mejoró”.

El perfil relativamente bajo de Zawahiri no solo ha ayudado a Al Qaeda a eludir su destrucción; Estados Unidos incluso ha prestado ayuda a los llamados leales “moderados” de Zawahiri en Siria y Yemen.

En Siria, por ejemplo, la Administración Obama canalizó armas a partir de 2012 a Jabhat al-Nusra, filial de Al Qaeda, en apoyo del intento fallido de derrocar al presidente del país, Bashar al-Assad.

Este apoyo llevó a la entonces secretaria de Estado Hillary Clinton a reflexionar: “Sabemos que Al Qaeda —Zawahiri— está apoyando a la oposición en Siria”.

“¿Estamos apoyando a Al Qaeda en Siria?” dijo Clinton a un reportero de CBS News en 2012.

Epoch Times Photo
Un soldado de seguridad somalí apunta con su arma a un cartel con una foto del líder de Al Qaeda, Ayman al Zawahiri, durante una manifestación contra Al Shabab en Mogadiscio el 23 de febrero de 2014. (Abdifitah Hashi Nor/AFP vía Getty Images)

Un artículo de 2015 en Foreign Affairs —la publicación del Consejo de Relaciones Exteriores— argumentaba por qué Estados Unidos debía respaldar a Al Qaeda.

“La inestabilidad en Oriente Medio tras las revoluciones árabes y el meteórico ascenso del Estado Islámico de Irak y al-Sham (ISIS) exigen que Washington se replantee su política hacia Al Qaeda, en particular la dirigida a Zawahiri”, decía el artículo, titulado “Aceptar a Al Qaeda”.

“Desestabilizar a Al Qaeda en este momento puede, de hecho, ir en contra de los esfuerzos de Estados Unidos para derrotar al ISIS”.

Sin embargo, el director editorial de AntiWar.com, Scott Horton, sostiene que el apoyo a los leales a Zawahiri es una traición y ha contribuido a la continua inestabilidad en la región.

“Muchos de estos mismos [leales a Zawahiri] habían ayudado a la insurgencia de base suní a matar a 4000 de los 4500 soldados estadounidenses que murieron en la Segunda Guerra de Irak”, escribió Horton en su libro de 2021 “Enough Already: Time to End the War on Terrorism”.

Y sobre el argumento de que Al Qaeda es preferible al ISIS, Horton escribió: “Dígaselo a los sobrevivientes de las miles de víctimas civiles y militares estadounidenses asesinadas por estos terroristas en los últimos 30 años”.

Horton señala que el apoyo de Estados Unidos a los combatientes de Al Qaeda continúa hasta el día de hoy porque el país está vendiendo armas a Arabia Saudí, que, a su vez, está armando a Al Qaeda en la Península Arábiga (AQAP) en la actual guerra civil de Yemen.

“En un sentido muy real, los presidentes Obama y Trump [y ahora Biden] han vuelto a poner al Ejército, la Fuerza Aérea, la Marina y las fuerzas de operaciones especiales de Estados Unidos en guerra al servicio del líder de Al Qaeda, Ayman al Zawahiri”, escribió Horton en “Enough Already”.

Mientras tanto, los funcionarios especulan sobre dónde puede estar ahora Zawahiri.

George McMillan, un contratista de seguridad que trabajó en cuestiones de inteligencia y vigilancia en Afganistán, dijo a The Epoch Times que Zawahiri probablemente se esté escondiendo en el oeste de Pakistán, una valoración compartida por muchos expertos en seguridad nacional. McMillan explicó que la agencia de inteligencia paquistaní, ISI, lleva mucho tiempo proporcionando refugio a los yihadistas en un intento de cortejarlos como aliados contra la India.

“Zawahiri probablemente sigue desempeñando un papel de
estandarte en eso”, dijo McMillan.

En las últimas semanas, Zawahiri podría haberse colado en Afganistán tras la retirada de Estados Unidos, según el exdirector en funciones de la CIA Michael Morrell.

“Creemos que sí, lo que significa que los talibanes están albergando a Zawahiri hoy”, dijo Morrell el domingo en respuesta a una pregunta en el programa “Face the Nation” de la CBS.

“Los talibanes albergan hoy a Al Qaeda. Y creo que ese es un punto muy importante”.

Horton dijo que le parece poco sincero que los funcionarios estadounidenses se lamenten de la tolerancia de los talibanes hacia los veteranos de Al Qaeda cuando todavía apoyan a los leales a Zawahiri en Yemen.

“No quiero oír hablar de ‘refugios seguros’ [en Afganistán] a personas que apoyan a los terroristas de Al Qaeda en Yemen y Siria”, dijo Horton a The Epoch Times en una entrevista de julio.

El FBI tiene a Zawahiri en su lista de los más buscados desde que fue acusado por su presunta participación en los atentados del 7 de agosto de 1998 contra las embajadas de Estados Unidos en Dar es Salaam, Tanzania, y Nairobi, Kenia, y ofrece hasta 25 millones de dólares por información que conduzca a la detención del líder terrorista.

El FBI no quiso hacer comentarios cuando The Epoch Times se puso en contacto sobre la aparente reaparición de Zawahiri.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS