El regreso a los orígenes de la tradicional arpa irlandesa

La música Sylvia Crawford y el arpa irlandesa antigua

Por LORRAINE FERRIER
13 de Marzo de 2021 9:46 PM Actualizado: 13 de Marzo de 2021 9:46 PM

Uno de los sonidos más perdurables, sinónimo de la Isla Esmeralda, es el del arpa irlandesa. Pero el arpa irlandesa que muchos conocemos es un instrumento relativamente moderno. Antes de finales del siglo XIX, Irlanda contaba con una rica tradición de fabricación y ejecución de otro tipo de arpa, que ahora se conoce como arpa irlandesa antigua.

El nuevo tipo de arpa que llegó a Irlanda se basaba en la tradición del arpa anglocontinental, según explicó la música Sylvia Crawford en una videollamada. Con el tiempo, cuando los antiguos fabricantes de arpas irlandesas y los arpistas —término utilizado para referirse a los antiguos arpistas—fallecieron los conocimientos de la tradición del arpa antigua se fueron con ellos.

Crawford es una de una serie de expertos y entusiastas de la música irlandesa antigua que están reviviendo la antigua tradición del arpa irlandesa. En 2019, completó su máster en etnomusicología, centrándose específicamente en el arpista irlandés del siglo XVIII Patrick Quin.

“Mi objetivo es examinar las pruebas de la antigua tradición. Pero también tener en cuenta que se trataba de música tradicional, así que respetar eso, y tener en cuenta [que] habría sido una música no escrita y una tradición oral transmitida de maestro a alumno”, dijo Crawford.

La música Sylvia Crawford es una de las numerosas expertas y entusiastas dedicadas a aprender y tocar el arpa irlandesa primitiva, una rica tradición irlandesa que se extinguió a finales del siglo XIX (Simon Chadwick)

Al haber fallecido el último de los antiguos arpistas y no haber podido transmitir las enseñanzas tradicionales de maestro a alumno, Crawford tuvo que recurrir a muchas fuentes históricas para comprender y reconstruir la tradición. Es un proceso continuo que ella compara con la construcción minuciosa de un rompecabezas de 1000 piezas sin imágenes.

El encuentro con el arpa

Crawford recuerda haber visto arpas por primera vez en su barrio de Portadown (Irlanda del Norte) cuando tenía 6 o 7 años. Fue en la década de 1970. Un día, mientras jugaba en la calle, vio que sus vecinos llevaban arpas de su coche a su casa. “Ese fue mi primer encuentro con las arpas, y de hecho uno de los hombres de esa familia era fabricante de arpas”, dijo.

Muchos años después, se encontró con la misma familia, pero no en su calle, sino en un vídeo de los archivos de la RTE (los medios de comunicación del servicio público nacional irlandés), cuando estudiaba un máster. “Dentro de la casa había una habitación llena de jóvenes alumnos que estaban aprendiendo a tocar el arpa: Había mucho marrón y naranja. [Era] muy de los años 70”, dijo la mujer.

Fue a finales de los años 90 cuando Crawford escuchó por primera vez la antigua arpa irlandesa, en Galway, en la costa oeste de Irlanda. El maestro arpista Paul Dooley estaba tocando la melodía.

“Era un intérprete maravilloso, maravilloso. Y escuché este sonido, y lo vi sentado tocando tranquilamente en la calle, tocando en la calle; eso era muy común en Galway en aquellos días. Había algo en el sonido de eso, pensé: Esto es diferente; este es un sonido diferente al que he escuchado antes”, dijo.

La forma de tocar el arpa de Dooley despertó el interés de Crawford por el instrumento. Como pianista de formación clásica y violinista tradicional irlandesa, Crawford ya conocía bien la herencia musical clásica y tradicional irlandesa.

“Estaba muy involucrado en la escena de la música antigua en Galway y tocaba estos viejos aires de arpa irlandesa. Las tocaba en mi violín y en mi piano, y pensé: ‘Me encantaría conseguir una de esas arpas y tocar esta música en el instrumento para el que fue compuesta'”, dijo ella.

Un grabado de Patrick Quin en la edición de octubre de 1809 de The Monthly Pantheon (Cortesía de Sylvia Crawford)

Aprender a tocar el arpa irlandesa antigua

El arpa irlandesa antigua es un instrumento diatónico sin mecanismos (niveles o pedales) para cambiar el tono. Aparte de las cuerdas metálicas, se compone básicamente de tres partes: la caja de resonancia, el mástil y el pilar. El arpa se mantiene unida por la tensión de las cuerdas metálicas. No hay pegamento que la mantenga unida. En las antiguas arpas irlandesas, la caja de resonancia estaba tallada en una sola pieza de madera, tradicionalmente de sauce.

“Hay mucha tensión en la construcción, y se puede ver que muchas de las arpas antiguas tienen grandes varillas de hierro alrededor que las mantienen unidas, donde probablemente se han abierto por la mitad debido a la tensión de las cuerdas”, dijo Crawford.

Arreglo para piano de Edward Bunting de “Limerick’s Lamentation”, que recogió del arpista Patrick Quin con el título “Lochaber”, tal y como se publicó en “A General Collection of the Ancient Music of Ireland”, 1809, por Edward Bunting (Cortesía de Sylvia Crawford)

En 2006, Crawford compró su primera arpa irlandesa. Pensó que tocarla no sería tan diferente de tocar el piano. Se equivocaba. Pronto se dio cuenta que la naturaleza única del instrumento lo hacía difícil de tocar. Cuando se puntea una de las cuerdas de metal, suena y no se detiene, así que cuando se puntea la siguiente cuerda, las dos suenan juntas. Si se puntea una tercera cuerda, se produce un choque, explicó. “Esto es mucho más difícil de lo que parece porque tengo que aprender a controlar esta resonancia”, dijo la arpista.

Crawford descubrió a algunos arpistas que intentaban tocar tomando prestada la técnica del arpa histórica y a otros que adaptaban la técnica del arpa moderna.

Aunque aprendió a tocar el instrumento de varias personas, sintió que algo no estaba del todo bien. “Estaba tocando estos viejos lamentos y viejos aires irlandeses en un instrumento antiguo, pero para mí, estaba fuera del mundo de la música tradicional”, dijo Crawford.

Una de las técnicas que utilizó Crawford cuando empezó a aprender fue codificar por colores las cuerdas para ver lo que estaba haciendo. Pero pronto se dio cuenta que los antiguos arpistas no habrían tocado el instrumento de esa manera; de hecho, muchos de ellos eran ciegos.

Además, el arpa en sí no tiene ninguna pista visual que indique en qué parte del instrumento se encuentra el arpista al tocar, explicó. Una nota concreta tiene dos cuerdas, así que los arpistas solo podían orientarse por el sonido.

Como violinista experimentada, sabía que una de las cosas que hacen que el violín suene irlandés es la técnica de arco. Hay muchos estilos diferentes y diferencias regionales, explicó Crawford, pero el arco —en el que se desliza hacia el compás—es uno de los verdaderos rasgos distintivos del sonido del violín irlandés.

Empezó a preguntarse si no había una similitud entre el arco del violín y la digitación del arpa, que dan al instrumento su sonido irlandés.

Conociendo a Patrick Quin

Dos personas que ayudaron a Crawford a conocer mejor el arpa irlandesa antigua, incluidas las distintas técnicas de digitación, son del siglo XVIII: el arpista Patrick Quin y el músico Edward Bunting.

Crawford ya conocía el trabajo de Bunting. Pero “conoció” a Quin hace unos seis o siete años en la “Escuela de Verano del Arpa Irlandesa Temprana”, organizada por la Sociedad Histórica del Arpa de Irlanda, en Kilkenny, al sureste del país. Es un evento anual dedicado al arpa irlandesa antigua.

Durante una de las presentaciones, había una diapositiva que mostraba el arreglo para piano escrito a mano por Bunting de una melodía que había recogido de Quin, y que ahora se conserva en la Queen’s University de Belfast.

Edward Bunting en”Anecdotas de los Arpistas Irlandeses”, 1911, por Charlotte Milligan Fox (Cortesía de Sylvia Crawford)

La universidad cuenta con una colección de anotaciones de Bunting de cuando visitó a los antiguos arpistas y grabó su música a finales del siglo XVIII. Crawford dijo que es importante señalar que cuando Bunting recopilaba esta música, estaba fuera de la tradición musical irlandesa: No tocaba el arpa. No hablaba gaélico. El propósito de Bunting no era preservar la tradición del arpa, sino grabar las melodías antes de que muriera el último de los arpistas.

Arreglo para piano de Edward Bunting de “The Butterfly”, que recogió del arpista Patrick Quin, publicado en “A General Collection of the Ancient Music of Ireland”, 1809, por Edward Bunting (Cortesía de Sylvia Crawford)

En la parte inferior de esta diapositiva en particular, Crawford observó una nota que decía algo así como Patrick Quin, Condado de Armagh, cerca de la Piedra Azul. “Pensé: ‘Sé exactamente de lo que está hablando'”, dijo. Crawford había crecido en esa misma zona, en una carretera llamada Drumnacanvy Road, que llevaba a la Bluestone Road.

De repente, Crawford pudo imaginar a Bunting sentado junto a Quin, en una de las viejas casas de campo de esa carretera: Bunting con su cuaderno y Quin tocando su melodía. “De repente cobró vida en mi imaginación. Pero también pensé: ‘Nadie más sabe dónde está la Piedra Azul. Yo lo sé porque estaba en mi camino. Es mi arpista. Tengo que centrarme en él'”, dijo.

Aunque había algunas investigaciones sobre Quin, no se sabía mucho sobre él, dijo.

Cuanto más averiguaba Crawford sobre Quin, más se daba cuenta de que su vida, aunque con siglos de diferencia, reflejaba aspectos de la de él. Por ejemplo, Quin vivía en Portadown, en el condado de Armagh, donde creció Crawford; ambos tocaban el violín y, por supuesto, ambos tenían el arpa en común.

Crawford vivía entonces en Bretaña, Francia, pero decidió volver a su casa, en el condado de Armagh, para centrarse en averiguar todo lo que pudiera sobre Quin.

Aprendiendo de un antiguo maestro

Quin “era un verdadero maestro de su arte. Una persona describió cómo ‘lanzaba sus dedos a través de las cuerdas con toda la habilidad de un maestro'”, dijo Crawford.

En 2006, Crawford compró su primera arpa irlandesa. Pensó que tocarla no sería tan diferente de tocar el piano. Se equivocaba. Pronto se dio cuenta que la naturaleza única del instrumento lo hacía difícil de tocar. Cuando se puntea una de las cuerdas de metal, suena y no se detiene, así que cuando se puntea la siguiente cuerda, las dos suenan juntas. Si se puntea una tercera cuerda, se produce un choque, explicó. “Esto es mucho más difícil de lo que parece porque tengo que aprender a controlar esta resonancia”, dijo.

Crawford descubrió a algunos arpistas que intentaban tocar tomando prestada la técnica del arpa histórica y a otros que adaptaban la técnica del arpa moderna.

Aunque aprendió a tocar el instrumento de varias personas, sintió que algo no estaba del todo bien. “Estaba tocando estos viejos lamentos y viejos aires irlandeses en un instrumento antiguo… pero para mí, estaba fuera del mundo de la música tradicional”, dijo.

Una de las técnicas que utilizó Crawford cuando empezó a aprender fue codificar por colores las cuerdas para ver lo que estaba haciendo. Pero pronto se dio cuenta de que los antiguos arpistas no habrían tocado el instrumento de esa manera; de hecho, muchos de ellos eran ciegos. Además, el arpa en sí no tiene ninguna pista visual que indique en qué parte del instrumento se encuentra el arpista al tocar, explicó. Una nota concreta tiene dos cuerdas, así que los arpistas solo podían orientarse por el sonido.

Como violinista experimentada, sabía que una de las cosas que hacen que el violín suene irlandés es la técnica de arco. Hay muchos estilos diferentes y diferencias regionales, explicó Crawford, pero el arco -en el que se desliza hacia el compás- es uno de los verdaderos rasgos distintivos del sonido del violín irlandés.

Empezó a preguntarse si no había una similitud entre el arco del violín y la digitación del arpa, que dan al instrumento su sonido irlandés.

Entre las melodías que Bunting recogió de Quin se encuentran tres de las primeras melodías que se enseñaban tradicionalmente a los jóvenes arpistas. Bunting recogió versiones de esas melodías concretas de varios arpistas, pero Patrick Quin fue la única fuente arpista para las tres melodías. Desde el punto de vista del intento de reconstruir una tradición musical, disponer de esa información era maravilloso, dijo Crawford.

También descubrió una pintura al óleo de Quin en una colección privada; antes no se conocía. En el cuadro, Quin aparece muy bien representado tocando el arpa Castle Otway, que ahora es propiedad del Trinity College de Dublín.

El arpa Castle Otway en “The Irish and the Highland Harps”, 1904, por Robert Bruce Armstrong (Cortesía de Sylvia Crawford)

Al observar detenidamente el cuadro, pudo ver cómo Quin estaba sentado bastante bajo, y que apoyaba el arpa Castle Otway en su hombro izquierdo. El arpa moderna se apoya en el hombro derecho. También pudo ver que sostenía el arpa entre las piernas y que la sostenía con las rodillas.

Lo que más le fascinó del cuadro fueron los dedos de Quin. “Puedes ver los dedos de su mano izquierda arriba en las cuerdas y su mano derecha abajo en esa posición izquierda-alta, derecha-baja que los viejos arpistas tocaban. Pero se podía ver más información que eso; se podía ver exactamente la forma de sus dedos en las cuerdas. Y podías ver su mano de bajo en esta especie de forma extendida con el cuarto dedo extendido”, dijo.

En aquel momento, Crawford tenía una copia simplificada del arpa de Castle Otway prestada por la Sociedad Histórica del Arpa de Irlanda. Era consciente de que el cuadro no era una fuente fiable por su carácter estático y porque el artista podía haber utilizado una licencia artística. Sin embargo, combinó lo que encontró en el cuadro con la información de un capítulo de una de las publicaciones de Bunting (1840). Cuando escribía sobre cómo tocaban los arpistas, Bunting incluía una tabla de fragmentos de melodías y mostraba exactamente qué dedos se utilizaban en cada fragmento.

Cuando Crawford tocaba el arpa basándose en estos descubrimientos, sus dedos fluían hacia lo que describían los fragmentos de Bunting.

La música Sylvia Crawford con su arpa irlandesa primitiva, basada en el arpa Castle Otway que poseía el arpista irlandés del siglo XVIII Patrick Quin (Simon Chadwick)

Arpa irlandesa antigua

Los motivos celtas están tallados en el arpa de álamo de Sylvia Crawford. Tradicionalmente, se utilizaba el sauce para fabricar las primeras arpas irlandesas, pero ahora es más difícil encontrar grandes bloques de sauce. (Simon Chadwick)
Como la música tradicional irlandesa era oral, decidió estudiar otras tradiciones musicales orales. Aprendió que ciertas características difieren mucho en las tradiciones orales y escritas. “Por ejemplo, los motivos recurrentes se utilizan en muchos contextos diferentes, la idea de que se enseña de memoria y se copia, la idea de asociar un sonido auditivo con un movimiento o un movimiento de la mano o de los dedos, y la idea de nombrar estas técnicas de digitación muy específicas”, dijo.

La música Sylvia Crawford con su arpa irlandesa primitiva, basada en el arpa Castle Otway que poseía el arpista irlandés del siglo XVIII Patrick Quin (Simon Chadwick)

Al leer sobre las tradiciones orales, vio con otros ojos lo que Bunting había escrito sobre las técnicas de interpretación, que había recogido de los arpistas. “Empecé a darme cuenta de que nos había dado mucha de esta información”. Pero como él mismo no tocaba el arpa -era organista, pianista y arreglista-, su obra publicada tenía que ser interpretada para ser comprendida en su totalidad, y luego reconstituida o reconstruida.

Continuando con la antigua tradición

Crawford subraya que aún queda mucho por descubrir sobre el arpa irlandesa primitiva. Y cada descubrimiento es el resultado de la colaboración de los expertos en las investigaciones de los demás. En última instancia, Crawford se siente responsable de compartir lo que ha encontrado. “Quiero que cualquier idea que tenga, sea aprovechada por otras personas en el futuro”, afirmó.

Actualmente está escribiendo un libro sobre las primeras melodías enseñadas y las técnicas de interpretación del arpa irlandesa primitiva, explicando cómo llegó a sus conclusiones y la importancia de interpretar lo que escribió Bunting. Quiere llamar especialmente la atención sobre su trabajo porque “sin él no tendríamos ninguna posibilidad” de investigar y comprender el arpa irlandesa primitiva.

“A nivel muy personal, me ha hecho darme cuenta de que no tenía que ir a Galway en busca de música tradicional. No tuve que ir a Bretaña en busca de música tradicional. Estaba en mi camino; me trajo de vuelta a casa”, dijo.

Para saber más sobre Sylvia Crawford y el arpa irlandesa antigua, visite SylviaCrawford.net

En 2020, la música Sylvia Crawford dirigió un taller para el Día del descubrimiento del arpa irlandesa antigua de la Sociedad Histórica de Irlanda en el Festival Remembering Bunting, en Belfast (Simon Chadwick)

Recordando a Edward Bunting

Para celebrar el Día de San Patricio, el 17 de marzo, los organizadores del Remembering Bunting Festival, celebrado en febrero, han ampliado el acceso en Internet al festival, que incluye charlas y actuaciones de todo el mundo. Para acceder al festival y saber más sobre el legado de Edward Bunting, visite RememberingBuntingFestival.com

En 2020, la música Sylvia Crawford dirigió un taller para el Día del descubrimiento del arpa irlandesa antigua de la Sociedad Histórica de Irlanda en el Festival Remembering Bunting, en Belfast (Simon Chadwick)

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.