Gran Bretaña se suma en la prohibición de equipos electrónicos en vuelos

21 de Marzo de 2017 Actualizado: 21 de Marzo de 2017

El Gobierno británico se ha sumado a Estados Unidos y prohibirá llevar ordenadores portátiles y otros aparatos electrónicos en el equipaje de cabina de ciertos vuelos directos procedentes de seis países de Oriente Medio y África, según ha anunciado Downing Street.

El Reino Unido obligará a facturar esos ordenadores, teléfonos y tabletas, que sean de mayor tamaño que el de un “smartphone”, a los pasajeros que procedan de Turquía, Líbano, Jordania, Egipto, Túnez y Arabia Saudí.

“La seguridad de los ciudadanos que viajan es nuestra mayor prioridad. Por eso mantenemos nuestra seguridad en la aviación bajo constante revisión y adoptamos medidas que creemos son necesarias, efectivas y proporcionadas”, señaló un portavoz del Gobierno.

Las aerolíneas británicas afectadas son: British Airways, EasyJet, Jet2.com, Monarch, Thomas Cook y Thomson; y las compañias internacionales: Turkish Airlines, Pegasus Airways, Atlas-Global Airlines, Middle East Airlines, Egyptair, Royal Jordanian, Tunis Air y Saudia.

El Ejecutivo de Londres “ha estado en estrecho contacto con Estados Unidos para comprender su posición”, según informó la misma fuente oficial, que agregó que “se ha informado a las aerolíneas afectadas de los nuevos requerimientos”.

Según estas nuevas disposiciones, los pasajeros que se embarquen en vuelos con destino al Reino Unido procedentes de los citados países, de mayoría musulmana, “no podrán llevar en la cabina ningún teléfono, ordenador portátil o tableta que sea mayor que un teléfono móvil o un ‘smartphone’ de tamaño normal (es decir, mayor de 16 cm de longitud, 9,3 cm de anchura y 1,5 cm de grosor)”.

Esos aparatos electrónicos tendrán que ser facturados por los viajeros antes de someterse a los controles de seguridad del aeropuerto, al tiempo que continuarán aplicándose las restricciones habituales que ya se deben acatar en lo referente al equipaje de mano.

“Las medidas de seguridad adicionales podrían ocasionar alguna alteración a los pasajeros y los vuelos, y comprendemos la frustración que esto ocasionará, pero nuestra máxima prioridad será siempre mantener la seguridad de los ciudadanos británicos”, agregó Downing Street.

Artículo original aquí.

TE RECOMENDAMOS