El representante Chris Deluzio es el primer demócrata en pedir la dimisión del secretario de Defensa Lloyd Austin

Un legislador de Pensilvania se ha convertido en el primer demócrata del Congreso en pedir la dimisión del secretario de Defensa, Lloyd Austin, por el secreto de su hospitalización.

Por Tom Ozimek
10 de Enero de 2024 9:49 PM Actualizado: 10 de Enero de 2024 9:49 PM

El representante Chris Deluzio (D-Penn.) se ha convertido en el primer legislador demócrata en pedir la dimisión del Secretario de Defensa Lloyd Austin después de que el secretario y su personal no informaran a la Casa Blanca y al público sobre su hospitalización.

“He perdido la confianza en el liderazgo del Secretario Lloyd Austin en el Departamento de Defensa debido a la falta de transparencia sobre su reciente tratamiento médico y su impacto en la continuidad de la cadena de mando”, dijo Deluzio.

Aunque muchos miembros del Partido Republicano han criticado la gestión del asunto por parte de Austin, Deluzio es el primer demócrata que se une al coro de peticiones de dimisión del Secretario.

“Tengo el solemne deber en el Congreso de supervisar el Departamento de Defensa a través de mi servicio en el Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes. Ese deber me obliga hoy a pedir la dimisión del secretario Austin”, añadió Deluzio.

Las declaraciones del legislador demócrata se producen en medio del escrutinio en torno a la hospitalización de Austin y su falta de notificación a la Casa Blanca y al público durante varios días después de su ingreso en un centro médico.

Mientras tanto, en otra señal de que las críticas al secretario de Defensa se están volviendo más bipartidistas, el representante Adam Smith (D-Wash.) dijo el martes que el presidente Joe Biden debería considerar el despido de Austin.

El secretario de Defensa, Lloyd Austin, se dirige a una conferencia de prensa en la base aérea de Ramstein, en el suroeste de Alemania, el 21 de abril de 2023. (Andre Pain/AFP vía Getty Images)

Cuando un periodista de la CNN preguntó a Smith si el presidente Biden debería considerar la posibilidad de despedir a Austin, él respondió: “Tienen que tener esa conversación. No lo sé. Como he dicho, en este momento, no se me ocurre una explicación plausible” para no decirle al presidente que tenía cáncer y que le habían operado, y luego que estaba hospitalizado.

La Casa Blanca ha indicado que el presidente Biden no se plantea despedir a Austin, al menos por ahora.

“No hay planes ni nada, salvo que el secretario Austin siga en su puesto y continúe con el liderazgo… que ha venido demostrando”, declaró el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Kirby, el 8 de enero.

Por su parte, Austin dijo el sábado que “reconozco que podría haber hecho un mejor trabajo asegurándome de que el público estaba debidamente informado” sobre su estancia en el hospital.

“Me comprometo a hacerlo mejor”, añadió.

La hospitalización

Austin se sometió a un procedimiento médico electivo el 22 de diciembre y fue dado de alta al día siguiente.

El 1 de enero, el secretario de Defensa empezó a sentir fuertes dolores y fue ingresado en la unidad de cuidados intensivos del Centro Médico Militar Walter Reed.

El secretario de prensa del Pentágono, general de división Pat Ryder, proporcionó un cronograma que muestra que el jefe de personal de Austin notificó la hospitalización al subsecretario de Defensa y al asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca en la tarde del 4 de enero.

No fue hasta la tarde del 5 de enero que los miembros del Congreso fueron notificados de la hospitalización.

El Centro Médico Militar Nacional Walter Reed anunció el 9 de enero que Austin había sido diagnosticado de cáncer de próstata y que la intervención del 22 de diciembre era una cirugía para “tratar y curar” el cáncer.

Los médicos identificaron el cáncer mediante pruebas de laboratorio a principios de diciembre, lo que condujo a la operación electiva del 22 de diciembre.

Desde que Austin fue readmitido en el hospital el 1 de enero, el secretario de Defensa ha “progresado constantemente”, según los médicos del Walter Reed.

Las consecuencias

La decisión de Austin de mantener su estado en secreto durante días ante los altos funcionarios de la administración Biden y el público ha llevado a la Casa Blanca a ordenar a los miembros del gabinete que informen cuando no puedan desempeñar sus funciones.

El jefe de gabinete de la Casa Blanca, Jeffrey Zients, dijo en un memorando que los jefes de gabinete deben notificar al jefe de gabinete de la Casa Blanca si pueden o deben delegar autoridad.

Aunque el memorando no menciona específicamente el caso de Austin, se produce en medio de un continuo escrutinio de las circunstancias de su hospitalización y el retraso en su divulgación.

Austin declaró que asumía toda la responsabilidad por el proceso de divulgación, mientras que su jefe de personal ha ordenado una revisión de lo ocurrido.

El portavoz del Pentágono, el general de división Pat Ryder, dijo el lunes que el Departamento de Defensa tomaría medidas para mejorar sus procedimientos de notificación.

Ryder ha defendido el retraso, calificándolo de “situación en evolución” complicada por cuestiones médicas y de privacidad.

Además de las crecientes críticas bipartidistas al secretismo en torno a la hospitalización, también fue un factor en la decisión del representante Matt Rosendale ( R-Mont.) de solicitar la destitución del Sr. Austin, cuyas perspectivas no están claras.

Zachary Stieber contribuyó a este artículo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.