El sistema penitenciario de Florida está en crisis, según un senador estatal

Por Jannis Falkenstern
03 de Diciembre de 2021
Actualizado: 03 de Diciembre de 2021

Florida se enfrenta a un “tsunami de reclusos” que podrían ser liberados de las cárceles locales y del condado debido a una escasez crítica de personal, según el senador estatal Jeff Brandes, republicano.

Como resultado de la inacción de los dirigentes estatales, dijo Brandes, el estado podría tener que liberar a algunos presos porque las instalaciones están superpobladas y no hay suficientes funcionarios penitenciarios.

Dijo que las prisiones de Florida podrían albergar a 60,000 reclusos de forma adecuada, y gestionarlos adecuadamente, pero hay más de 80,000 encarcelados. El total no incluye a los acusados que están entre rejas mientras se juzgan sus casos.

“Digo hacinamiento, pero no es porque no tengamos suficiente espacio para camas, sino por la falta de personal”, dijo, y añadió que el sistema tiene actualmente un guardia por cada 250 reclusos.

El senador estatal culpó a los legisladores del estado de ambos partidos del problema.

“La legislatura estatal no ha puesto en marcha ningún plan”, dijo. “No entienden la profundidad del problema”.

En 2016, la legislatura de Florida encargó un estudio sobre el sistema penitenciario y pidió recomendaciones. El Instituto del Crimen y la Justicia realizó el estudio y publicó un informe en 2018.

“El análisis encontró que Florida está enviando menos personas a la cárcel que en años anteriores, pero los que terminan allí están cumpliendo sentencias más largas, incluyendo a los condenados por delitos de bajo nivel y no violentos”, dijo el informe.

El informe reveló que la población penitenciaria de Florida se estancó en 100,000 reclusos, lo que la convierte en la tercera más grande de Estados Unidos.

A finales de agosto de 2021, la escasez de personal provocó el cierre de tres centros de Florida: las instituciones correccionales de Cross City, Baker y New River, todas ellas en el norte de Florida.

Los reclusos afectados fueron enviados a otras instalaciones, donde Brandes dijo que muchos dormían en el suelo.

Brandes dijo que la tasa de encarcelamiento es un 21 por ciento más alta que la media nacional. La población carcelaria de ancianos de Florida está creciendo rápidamente y se espera que llegue a más de 27,700 reclusos en 2023. La mayoría de los reclusos ancianos tienen importantes necesidades médicas. En 2015, el FDC gastó más de 366 millones de dólares en atención médica para los reclusos.

Además de los problemas de personal, los programas para los reclusos se han recortado por falta de profesores, dijo Brandes.

“Solo estamos almacenando y no corrigiendo nada”, dijo. “Puede haber un profesor por cada 1500 reclusos. Simplemente no tenemos los profesores; solo se puede cortar la hierba unas cuantas veces con una persona”.

Soluciones

Según Brandes, un aumento salarial para los funcionarios de prisiones era una prioridad, que el gobernador Ron DeSantis abordó en una conferencia de prensa el 29 de noviembre.

El gobernador propuso 400 millones de dólares en nuevos fondos para aumentar los salarios de todas las fuerzas de seguridad de Florida, incluidos los funcionarios de los correccionales.

Brandes estuvo de acuerdo en que esto era un comienzo, pero que había que hacer más.

El senador propuso varias cosas para la próxima sesión legislativa de enero, pero dijo que la principal prioridad debe ser la reducción de las sentencias para los delincuentes no violentos.

Otras cuestiones como el envejecimiento de la población reclusa necesitaban atención, así como la posibilidad de liberar a los reclusos con enfermedades terminales, dijo.

“Estos reclusos [enfermos terminales], en lugar de pasar sus últimas semanas, o meses, en reclusión, podrían estar en casa rodeados de su familia en sus últimas horas”.

Además, Brandes propuso una “segunda mirada” al caso judicial del recluso.

“Esto permitirá a un juez echar un segundo vistazo a su caso y el juez determinará la libertad anticipada basándose en su historial penitenciario”, explicó.

“Si el recluso ha tenido un buen comportamiento y ha participado en programas mientras estaba encarcelado, el juez puede reducir su condena”.

Brandes no esperaba mucho de esta sesión legislativa, porque en el pasado se han presentado proyectos de ley similares.

Dijo que temía que el departamento de prisiones estuviera en crisis y que siguiera así durante mucho tiempo si no se hacía algo ahora.

“Creo que la legislatura seguirá dando largas a este asunto porque es un año electoral”, dijo. “A todo el mundo le gusta la ley y el orden, pero renovar el sistema penitenciario para que funcione es parte de ello”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS