El trabajo infantil podría ser un obstáculo para la carretera americana electrificada de Biden

Por Mark Tapscott
10 de Junio de 2021
Actualizado: 10 de Junio de 2021

Una demanda colectiva interpuesta en nombre de un grupo de madres y niños de la República Democrática del Congo (RDC) contra cinco gigantes estadounidenses de las grandes empresas tecnológicas puede poner en peligro los planes del presidente Joe Biden de electrificar el transporte estadounidense.

El plan de empleo estadounidense de Biden incluye 15,000 millones de dólares para construir “una red nacional de 500,000 estaciones de carga” para los vehículos eléctricos (VE) que quiere que adopten los estadounidenses como parte de su visión para eliminar el uso de combustibles fósiles. Poner millones de nuevos VE en las carreteras estadounidenses significa disparar la demanda de baterías que están en el centro del litigio.

Apple, Inc., la empresa matriz de Google, Alphabet, Inc., Dell Technologies, Inc., Microsoft, Inc. y Tesla, Inc. “se están beneficiando a sabiendas de la utilización cruel y brutal de niños pequeños en la República Democrática del Congo para extraer cobalto, un componente clave de todas las baterías recargables de iones de litio que se utilizan en los dispositivos electrónicos que estas empresas fabrican”, afirma la demanda presentada en el Tribunal de Distrito de Estados Unidos para el Distrito de Columbia el 15 de diciembre de 2019.

“Los niños pequeños que extraen el cobalto de los demandados no solo se ven obligados a trabajar a tiempo completo en labores mineras extremadamente peligrosas a expensas de su educación y su futuro, sino que regularmente quedan mutilados y mueren a causa de los derrumbes de los túneles y otros peligros conocidos comunes a la minería del cobalto en la RDC”, según la demanda.

El cobalto es esencial para producir las baterías de iones de litio que se utilizan en los teléfonos inteligentes y en los vehículos eléctricos como los que produce Tesla. Más de la mitad de las reservas mundiales conocidas de cobalto se encuentran en la RDC.

Aunque no está directamente relacionado con la demanda, otro factor que puede afectar a la Administración Biden y a la economía mundial es el hecho de que China fabrica dos tercios de todas las baterías de iones de litio. En consecuencia, la mayor parte del cobalto extraído en la RDC acaba en las fábricas chinas.

Terry Collingsworth, director general de International Rights Advocates, Inc., la organización sin ánimo de lucro con sede en Washington D.C. que es responsable del litigio, dijo a The Epoch Times en una entrevista reciente que la demanda avanza lentamente en el tribunal federal.

“Lo que ha sucedido es que presentamos el caso, luego ellos presentaron una moción de desestimación, y nosotros hicimos algunos informes, respondimos, y todos los informes se completaron y presentaron el 16 de diciembre de 2020, y ahora estamos esperando una decisión”, dijo Collingsworth.

“James Doe 3”

La demanda presenta múltiples reclamaciones que, en su conjunto, pintan un cuadro de cientos de chicos jóvenes (muchos de ellos preadolescentes) que trabajan largas horas en condiciones peligrosas con gran riesgo para ellos mismos.

La situación de “Jane Doe 3” y su hijo, “James Doe 3”, ilustra las condiciones que dieron lugar a la demanda:

“James Doe 3” murió en un accidente minero el 26 de abril de 2018, cuando tenía 14 años. Ella presenta la demanda para recuperarse por la muerte de su hijo.

“James Doe 3 nació el 2 de julio de 2004 y terminó el sexto grado de la escuela. Tuvo que dejarlo porque su familia no tenía dinero para los gastos escolares. Trabajó con su madre durante dos años cultivando y vendiendo verduras”.

“A principios de 2018, se puso a trabajar como excavador de túneles en la explotación minera de Tilwezembe, que es propiedad y está controlada por Glencore, que vende cobalto a Umicore. Umicore procesa entonces el cobalto extraído por Glencore con el trabajo forzado de los demandantes y de otros miles de niños mineros en la RDC, y luego suministra el cobalto refinado a Apple, Alphabet, Samsung SDI, Microsoft y LG Chem (que suministra a Dell y Tesla) para su uso en baterías que contienen cobalto”, señala la demanda.

James Doe 3 ganaba unos 2 dólares al día, que entregaba a su madre. El 26 de abril de 2018, la desconocida se enteró de que su hijo había quedado sepultado en el derrumbe de un túnel, y ella y su marido corrieron a la mina.

“Cuando llegaron, alguien le lanzó una piedra que le golpeó el ojo. Su marido tuvo que llevarla al hospital, pero su ojo derecho quedó ciego de forma permanente. Cuando los padres pudieron consultar con la mina, se enteraron de que el cuerpo de su hijo había quedado atrapado en el derrumbe del túnel y no pudieron recuperar su cuerpo. Numerosos otros niños quedaron enterrados vivos en este mismo derrumbe del túnel”.

La demanda pide al tribunal que conceda múltiples indemnizaciones a todas las personas afectadas de la RDC, así como los honorarios de los abogados y los gastos relacionados. La demanda también pide al tribunal que ordene a los demandados la creación de un fondo para cubrir los costes de la futura atención médica de los heridos y para limpiar los daños medioambientales causados por la extracción de cobalto.

Reacción

La demanda ha pasado prácticamente desapercibida (salvo en la prensa de actualidad económica del país), pero el representante Bill Johnson (R-Ohio) es muy consciente del problema de la minería del cobalto y del trabajo infantil por la amenaza que representa para los planes de Biden de limitar y eliminar los combustibles fósiles y sustituirlos por fuentes de energía renovables.

Johnson, un crítico de las políticas energéticas de Biden, señala que conseguir que los estadounidenses abandonen los vehículos de gasolina y se pasen a los vehículos eléctricos es esencial para esas conversiones, pero llegar a ellas implica millones de baterías más y un aumento de la demanda de cobalto.

“Cada vez está más claro que esta carrera hacia la energía ‘renovable’ y la electrificación de la economía requerirá una cantidad asombrosa de producción adicional de baterías, que se ha colocado sobre las espaldas de los niños en los países del tercer mundo”, dijo Johnson a The Epoch Times.

“No se pueden seguir ignorando las violaciones de los derechos humanos que se producen actualmente en los países del Tercer Mundo para fabricar productos ‘ecológicos’ para el consumidor del Primer Mundo. Estas empresas deben poner fin inmediatamente a los asombrosos niveles de explotación laboral infantil que se producen en nombre de la justicia medioambiental”.

Del mismo modo, Dan Kish, investigador principal del Institute for Energy Research (IER), declaró a The Epoch Times que “es irónico que las tecnologías energéticas que más a menudo apoyan y utilizan las élites occidentales para hacer gala de su virtud de exhibición dependan casi por completo del trabajo esclavo, del trabajo infantil y de las prácticas degradantes para el medio ambiente prohibidas en sus propios países”.

Kish añadió que, “tanto si se trata de vehículos eléctricos como de energía solar, eólica o de baterías, los mensajes son todos ‘los Supersónicos’, mientras que la realidad es en realidad ‘La jungla’ de Upton Sinclair”. Se refería a la sensacional exposición de 1906 de Sinclair sobre las condiciones insalubres en la industria del envasado de carne.

Cuando se le pidió que comentara el litigio, un funcionario del Consejo de Seguridad Nacional (NSC) de la Casa Blanca, hablando en segundo plano, solo dijo que “Estados Unidos fomenta las prácticas mineras responsables y sostenibles promoviendo la buena gobernanza; apoyando cadenas de suministro resistentes que respeten los derechos humanos, mejoren los medios de vida y reduzcan los conflictos; movilizando una mayor inversión del sector privado estadounidense en este sector clave de la RDC”.

“El programa de tres años de duración del Departamento de Trabajo para combatir el trabajo infantil en la industria del cobalto de la RDC apoya a las principales partes interesadas para que desarrollen y apliquen estrategias que reduzcan el trabajo infantil y mejoren las condiciones de trabajo en las minas artesanales y de pequeña escala, así como en la cadena de suministro en general”, dijo el funcionario.

Las empresas responden

Las iniciativas provisionales de algunos de los demandados para alejarse del cobalto comenzaron antes de que se presentara la demanda. Tesla, por ejemplo, se está alejando de las baterías que requieren cobalto.

Según se informa, la empresa comenzará a utilizar una nueva batería de “un millón de millas” que ofrece mayor autonomía y menores costes, y que fue desarrollada conjuntamente con la empresa china Amperex Technology.

La nueva batería, que tiene versiones con poco cobalto y sin cobalto, se instalará solo en los Tesla Model 3 producidos en China, pero se espera que su uso se amplíe a otros modelos y mercados con el tiempo.

La oficina de relaciones con los medios de Dell dijo a The Epoch Times por correo electrónico que la firma está “comprometida con el abastecimiento responsable de minerales para nuestros productos. Esto significa promover y defender los derechos humanos de los trabajadores en cualquier nivel de nuestra cadena de suministro y tratarlos con dignidad y respeto”.

“Nunca hemos utilizado a sabiendas ninguna forma de trabajo involuntario, ni hemos empleado prácticas de contratación fraudulentas o trabajo infantil. Y trabajamos con los proveedores para que gestionen sus programas de abastecimiento de forma responsable. Cualquier proveedor con informes de mala conducta es investigado y puede ser expulsado de nuestra cadena de suministro”.

Dell publica un inventario de los refinadores de cobalto en su cadena de suministro. Trece de los 17 refinadores de la lista actual están en China.

La oficina de relaciones con los medios de Microsoft declinó hacer declaraciones. Los portavoces de las oficinas de relaciones con los medios de Apple y Alphabet no respondieron a la solicitud de comentarios de The Epoch Times.

Puede contactar con el corresponsal del Congreso Mark Tapscott en mark.tapscott@epochtimes.nyc


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS