El trasfondo marxista que alimenta el odio contra Israel en los campus universitarios estadounidenses

Por Darlene McCormick Sanchez
04 de Diciembre de 2023 6:04 PM Actualizado: 18 de Diciembre de 2023 8:48 PM

Una mezcla de terror, indignación y determinación recorre la cabeza de la estudiante universitaria judía Keren Binyamin.

En la Universidad de Maryland, ha visto cómo lo que empezaron siendo protestas pacíficas a favor de Palestina se han convertido en reuniones que irradian una ira hirviente.

Es un fenómeno que está surgiendo en los campus universitarios de todo el país.

Los expertos dicen que lo que está impulsando las manifestaciones furiosas a favor de Palestina no es sólo una reacción a la guerra entre Israel y Hamás. El conflicto comenzó después de que el grupo terrorista Hamás, con base en Gaza, cruzara la frontera con Israel el 7 de octubre para asesinar brutalmente a 1200 civiles y llevarse a más de 200 rehenes.

Una vista aérea muestra algunos de los cientos de vehículos que fueron destruidos en el ataque del 7 de octubre de 2023 llevado a cabo por terroristas de Hamás, después de haber sido recogidos y transportados fuera de la ciudad de Netivot en el sur de Israel el 1 de noviembre de 2023. (JACK GUEZ/AFP vía Getty Images)

Muchos de los que se oponen a Israel lo culpan ahora del atentado. Califican a Israel de nación “opresora”.

Es el mismo modo en que los marxistas ven a Estados Unidos.

“Creo que eso es lo que estamos viendo: las protestas en apoyo de Hamás en los campus universitarios y contra Israel están claramente vinculadas a la DEI”, afirmó Sherry Sylvester, investigadora principal de la Texas Public Policy Foundation.

Grupos de estudiantes palestinos han marchado con pancartas que pedían el fin de la “ocupación” israelí de la tierra de Palestina y acusaban a los judíos de colonizar Gaza. Las protestas antiisraelíes son cada vez más agresivas.

Los manifestantes repiten la misma ideología de los programas, clases y retórica de la DEI que se ha infiltrado en las instituciones de enseñanza superior de todo el mundo. Pero detrás de todo ello está el marxismo, han dicho algunos expertos.

La presencia de la DEI —una rama del marxismo— en los campus ha creado una “cultura distorsionada, fea y llena de odio”, afirma Sylvester.

Independientemente de lo que esté alimentando estas expresiones emocionales de odio, el resultado es el caos y una sensación de que el peligro va en aumento, dijeron los estudiantes a The Epoch Times.

Binyamin recordó el intenso miedo que la sacudió cuando vio a unos 300 compañeros coreando consignas contra Israel y de apoyo a Palestina en el campus. Enfurecidos, gritaban a favor de un levantamiento contra los judíos.

Estudiantes participan en una protesta en apoyo a Palestina fuera del campus de la Universidad de Columbia en Nueva York el 15 de noviembre de 2023. La universidad suspendió a dos organizaciones estudiantiles, Estudiantes por la Justicia en Palestina y Voces Judías por la Paz, por violar las políticas universitarias. (Spencer Platt/Getty Images)

“En ese momento me aterrorizó oír la rabia y el odio en sus voces mientras pedían ‘Una solución, revolución intifada'”, dijo a The Epoch Times.

Intifada hace referencia a los ataques contra Israel en represalia por lo que los palestinos consideran la ocupación israelí de Cisjordania y la Franja de Gaza. “Una solución” alude a acabar con la nación de Israel para que los palestinos puedan ocupar “desde el río [Jordán] hasta el mar [Mediterráneo]”.

La Sra. Binyamin dijo que vio donde manifestantes palestinos garabateaban con tiza en los pasillos del campus las palabras “[improperio] Israel” y “Holocausto 2.0”.

Fue un espectáculo escalofriante para ella y sus compañeros, dijo.

Pero la Sra. Binyamin ha prometido tragarse su miedo y hablar contra la oleada de antisemitismo que está presenciando de primera mano.

Se mantendrá firme, dijo, aunque el periódico de su campus escriba sobre las protestas palestinas sin mencionar la violencia y aunque los comentarios en Internet apoyen las protestas.

Binyamin no vacilará cuando la gente haga comentarios mordaces sobre las sillas vacías colocadas para representar a los rehenes retenidos por Hamás, incluso cuando los partidarios palestinos digan que si se colocaran sillas para representar a los muertos en Gaza, necesitarían muchas más.

Sillas, una por cada rehén que los terroristas de Hamás habían tomado en Israel, se alinean en el patio de la Plaza de las Américas de la Universidad de Florida en Gainesville el 7 de noviembre de 2023. (Natasha Holt para The Epoch Times)

El sentimiento antiisraelí y antiestadounidense que prevalece en su generación no la sorprende. En el campus, las clases se imparten bajo el prisma de la teoría crítica.

Las teorías críticas —que incluyen la ideología DEI— implican un pensamiento neomarxista que sustituye la “lucha de clases” del marxismo tradicional por la raza, el género o los grupos de identidad. También promueve la “lucha contra el racismo” con una discriminación intencionada contra las personas consideradas “opresoras”.

Los Socialistas Democráticos de América publicaron recientemente una declaración en apoyo de Hamás. Black Lives Matter (BLM) también lo hizo.

“BLM posteó algo así como ‘Apoyamos a nuestros hermanos y hermanas palestinos'”, dijo Binyamin. “Y la imagen que eligieron utilizar fue la de alguien haciendo parapente, como la forma en que Hamás entró en Israel”.

Ella asistió a una manifestación judía en Washington el 14 de noviembre. Con unos 250,000 participantes, era un mar humano de unidad, dijo. Las banderas estadounidenses ondeaban junto a las israelíes. Los cristianos asistieron en apoyo de los judíos.

Miles de personas asisten a la Marcha por Israel en el National Mall de Washington el 14 de noviembre de 2023. (Drew Angerer/Getty Images)

Pero cuando Binyamin ve las protestas propalestinas, las banderas estadounidenses están ausentes, dijo, a menos que las estén quemando.

“Son como los bolcheviques de 1917”, dice refiriéndose a su generación.

Piensan que están luchando por un mundo mejor con “nociones idealistas”, pero con una “falta de comprensión de la realidad y de los verdaderos hechos de la historia”, según Binyamin.

Los estudiantes judíos de todo el país han sido testigos de la escalada desconcertantemente rápida de la retórica de odio y las manifestaciones agresivas.

En la Universidad de Cornell, un estudiante de primer año fue detenido el 31 de octubre, acusado de proferir amenazas en Internet contra estudiantes judíos. Patrick Dai, estudiante de ingeniería, supuestamente amenazó con disparar contra un comedor que atiende a estudiantes judíos, según un comunicado de la Fiscalía del Distrito Norte de Nueva York.

“En otro posteo, el Sr. Dai supuestamente amenazó con ‘apuñalar’ y ‘degollar’ a cualquier varón judío que viera en el campus, violar y arrojar por un acantilado a cualquier mujer judía y decapitar a cualquier bebé judío”, dice el comunicado.

El mes pasado, en The Cooper Union, una universidad privada de Nueva York, los estudiantes judíos fueron encerrados en la biblioteca de la escuela por su seguridad. Un video posteado en YouTube muestra a una turba de manifestantes palestinos que superaron un control de seguridad y comenzaron a golpear las puertas de la biblioteca.

Y el 10 de noviembre, dos estudiantes judíos de la Universidad Estatal de Ohio recibieron un puñetazo en la cara cerca del campus después de que dos hombres les preguntaran si eran judíos. La policía del campus dijo que el incidente está siendo investigado como un crimen de odio.

“Un grupo de personas se saluda a la entrada del Centro para la Vida Judía de la Universidad de Cornell, donde se celebró una cena del Shabat de la Unidad en Ithaca, Nueva York, el 3 de noviembre de 2023. La universidad canceló las clases después de que un estudiante fuera acusado de proferir violentas amenazas antisemitas. (Matt Burkhartt/Getty Images)

El vínculo con la DEI

Teniendo en cuenta que la DEI se enseña en la mayoría de los campus universitarios, la violencia no es una sorpresa, dijeron los expertos a The Epoch Times. La ideología DEI enseña a los estudiantes que Estados Unidos es una nación racista y colonizadora. Sus aliados, como Israel, también lo son, afirman los defensores de la DEI.

Quienes promueven la ideología DEI acusan a los países occidentales de robar tierras a los pueblos indígenas que están “oprimidos”.

Dicen que las medidas de la DEI son necesarias para corregir los errores de las generaciones pasadas de estadounidenses blancos que discriminaron a las minorías. Hablan de los blancos que ejercen su “supremacía blanca” y su “privilegio blanco” en detrimento de los “grupos marginados”.

Dicen que entre las medidas que ayudarán a corregir esos errores está la contratación de personas en función del color de su piel, su etnia o su orientación sexual.

Algunos miembros de la izquierda política afirman que la expiación de los pecados de Estados Unidos debería incluir reparaciones a las minorías y la devolución de las tierras “robadas” a los nativos americanos.

La Sra. Sylvester considera que ese pensamiento es propio de una secta. Y ha quedado al descubierto como tal por la reciente violencia, dijo.

“Realmente se ha levantado el velo de la secta que hay en nuestros campus”, declaró a The Epoch Times.

Sylvester, experta en comunicación política, señaló las recientes grandes protestas en la Universidad de Texas y otros campus como prueba de las incubadoras de la DEI marxista.

El 12 de noviembre, grupos de estudiantes ayudaron a organizar una masiva protesta propalestina en Austin, Texas, según el periódico estudiantil de la Universidad de Texas.

Unos 10,000 manifestantes propalestinos marcharon hacia el Capitolio estatal el 12 de noviembre y arremetieron contra republicanos y demócratas por ayudar a Israel en su guerra contra Hamás.

Un manifestante sostiene una bengala y una bandera palestina durante una manifestación en el Capitolio del Estado de Texas en Austin, Texas, el 12 de noviembre de 2023. (SUZANNE CORDEIRO/AFP vía Getty Images)

The Epoch Times preguntó a la oficina del gobernador de Texas, el republicano Greg Abbott, sobre la manifestación.

El portavoz de la oficina del gobernador, Andrew Mahaleris, dijo: “El gobernador Abbott condena los atroces actos de violencia e inhumanidad contra Israel y su pueblo por parte de terroristas despiadados, y estamos dispuestos a ofrecer nuestro total apoyo a las comunidades israelí y judía. Texas siempre estará con Israel y nuestros vecinos judíos aquí en casa y en todo el mundo”.

Detener la propagación

La mejor manera de detener los efectos negativos de la DEI en los campus es que los donantes y los legisladores estatales retiren la financiación a las universidades que sigan promoviendo la DEI, según Sylvester. Los estados rojos de Texas y Florida han aprobado leyes contra la DEI que no la permiten en las instituciones de enseñanza superior.

Pero es necesario un esfuerzo nacional, dice.

“Siempre ha habido una enorme corriente antisemita en el marxismo… debido a la sospecha del trabajo duro, del éxito empresarial”, dijo Sylvester.

Israel es visto como un puesto avanzado de la civilización occidental a la que se oponen los marxistas culturales.

Los que ahora protestan contra Israel son algunos de los mismos grupos que han estado protestando en nombre de la justicia social relacionada con cuestiones raciales y LGBT, según Sylvester.

Esta ironía no pasó desapercibida para el cómico Bill Maher, que recientemente se burló de un cartel de “Queers por Palestina” en una manifestación universitaria. La homosexualidad está prohibida en muchas culturas de Oriente Medio. En esas sociedades, los homosexuales suelen ser ejecutados.

Un invitado al programa del cómico, el periodista James Kirchick, continuó: “¿Has oído [hablar] de su organización hermana, Negros por el KKK?”.

El presentador Bill Maher habla en el escenario en un acto benéfico en Los Ángeles el 14 de enero de 2012. (Alberto E. Rodriguez/Getty Images para J/P Haitian Relief Organization y Cinema For Peace)

Uniendo fuerzas con los marxistas

William Jacobson, profesor clínico de la Facultad de Derecho de Cornell, pidió al Consejo de Administración de Cornell que reevaluara las iniciativas de DEI de la universidad después de que su colega Russell Rickford dijera que estaba “entusiasmado” por el ataque de Hamás.

El Sr. Rickford se disculpó posteriormente por sus palabras y pidió un permiso para ausentarse en medio de peticiones de despido.

Cuando se le preguntó si la universidad tenía intención de reexaminar las medidas de DEI en el campus, una portavoz remitió a The Epoch Times a una declaración de la presidenta de la universidad, Martha Pollack. En ella se afirma que es necesario mejorar la programación de la DEI de la escuela para luchar contra el antisemitismo.

El Sr. Jacobson dijo a The Epoch Times que la universidad no había entendido la cuestión.

“Toda la estructura de la DEI es el problema”, dijo. “No se puede curar esa estructura tirando un hueso a la comunidad judía”.

El Sr. Jacobson dijo que ha estado alertando contra DEI y CRT durante años.

“Iniciamos todo un sitio web, CriticalRace.org, para documentar la profunda penetración de la teoría crítica de la raza en sus diversas encarnaciones, incluyendo la diversidad, la equidad y la inclusión”, dijo.

La idea es racializar el conflicto entre Hamás e Israel situando a los israelíes en la categoría de “blancos”, dijo Jacobson.

El uso de la raza como fuerza divisoria tuvo éxito en 2020 tras la muerte de George Floyd, un hombre negro que murió mientras estaba bajo custodia de agentes blancos.

El grupo de justicia social BLM, fundado por autodenominados “marxistas entrenados”, estuvo afiliado a grupos palestinos desde el principio, dijo Jacobson. Su ascenso en prominencia comenzó después de que un policía blanco disparara y matara a Michael Brown en Ferguson, Missouri, en 2014.

Manifestantes levantan los puños mientras un fuego arde en la calle después de enfrentamientos con las fuerzas del orden cerca de la Comisaría Este del Departamento de Policía de Seattle en Seattle el 8 de junio de 2020. La policía y los manifestantes se enfrentaron violentamente durante las manifestaciones en curso de Black Lives Matter tras la muerte de George Floyd. (David Ryder/Getty Images)

Durante las protestas que siguieron al tiroteo, grupos palestinos educaron a los miembros de BLM sobre cómo lidiar con el gas lacrimógeno, según la representante Cori Bush (D-Mo.), quien está afiliada a BLM.

Mike Gonzalez, miembro de The Heritage Foundation que escribe sobre política de identidad, coincidió en que las facciones propalestinas tienen vínculos con BLM en Estados Unidos.

Durante los disturbios que siguieron al asesinato del Sr. Brown, grupos palestinos firmaron una declaración en la que decían que apoyaban la lucha del movimiento revolucionario negro contra el “sistema supremacista que gobierna la tierra”.

El Sr. Gonzalez dijo a The Epoch Times que, curiosamente, Israel, la única democracia de Oriente Medio, es pintado como el opresor de Hamás, un grupo terrorista que asesina a civiles.

Karl Marx, que esbozó por primera vez su filosofía en 1848 en “El Manifiesto Comunista”, creía en la aniquilación total de una clase por otra.

“Y de eso se trata”, dijo González. “Es Marx puro y duro”.

“El Manifiesto Comunista”, una publicación escrita por Karl Marx y Friedrich Engels, aparece en una librería de Estambul el 5 de enero de 2013. (BULENT KILIC/AFP vía Getty Images)

“Acusación” contra las escuelas estadounidenses

David Closson, director del Centro para la Visión Bíblica del Mundo en el Consejo de Investigación de la Familia, dijo que ve la retórica anti-israelí en los campus universitarios como una acusación al sistema educativo de Estados Unidos.

Los profesores han alentado a una generación de guerreros de la justicia social, impregnando las aulas de ideas vinculadas al marxismo cultural en lugar de conocimientos fundamentales. Ahora, el país está cosechando los efectos, dijo Closson.

“Dedicar todo el tiempo de clase a cuentos de drag queen y a teoría feminista y de género queer ha suplantado a la lectura, la escritura, la aritmética y la historia”, declaró a The Epoch Times.

Así que ahora, muchos estudiantes universitarios parecen ser “históricamente analfabetos” sobre Israel, que se convirtió en el país que es ahora en 1948 después de una votación de las Naciones Unidas, según el Sr. Closson.

“Adivinen quién ha tenido una presencia continua [en Israel] durante 3000 años: los judíos”, dijo.

Los judíos ocuparon la tierra donde se asienta Israel, al igual que muchos pueblos diferentes a lo largo de los milenios, incluidos árabes, babilonios, persas, griegos, romanos y británicos, dijo Closson.

Los grupos de izquierda han protestado contra Israel, dijo, pero, irónicamente, muchos judíos se consideran liberales.

Las universidades empiezan a actuar

Las secciones universitarias de Estudiantes por la Justicia en Palestina (SJP, por sus siglas en inglés) han sido objeto de un creciente escrutinio en las universidades debido a su apoyo a Hamás.

En respuesta al antisemitismo, grandes donantes de algunas instituciones han anunciado públicamente que dejarán de contribuir. Y las empresas han revocado ofertas de trabajo que habían hecho a estudiantes identificados como manifestantes pro-Hamás.

Las intimidaciones contra estudiantes judíos en la Universidad de Columbia llevaron a la institución a suspender a SJP y Jewish Voice for Peace, grupos estudiantiles propalestinos.

Un defensor habla en una manifestación en apoyo a Palestina en el campus de la Universidad de Columbia en la ciudad de Nueva York el 14 de noviembre de 2023. (Spencer Platt/Getty Images)

Los grupos violaron las políticas del campus, según un comunicado de la universidad del 10 de noviembre. Según el comunicado, los grupos celebraron un acto no autorizado que “se desarrolló a pesar de las advertencias e incluyó retórica amenazadora e intimidación”.

“El levantamiento de la suspensión dependerá de que los dos grupos demuestren su compromiso con el cumplimiento de las políticas de la Universidad y participen en consultas a nivel de liderazgo de grupo con funcionarios de la Universidad”, dice el comunicado.

Los grupos publicaron un aviso en Instagram llamando a un paro estudiantil y protesta el 9 de noviembre titulado: “¡Ciérrenlo! Por Palestina”. El acto se describió como una protesta artística “pacífica”.

Ese mismo día se celebraron manifestaciones similares en campus de todo el país.

En la Universidad de Maryland, fue entonces cuando, al parecer, estudiantes palestinos garabatearon “Holocausto 2.0” en una pasarela. La universidad, que cuenta con una considerable población estudiantil judía, condenó los sentimientos antisemitas expresados en la manifestación organizada por Estudiantes por la Justicia en Palestina.

Las tensiones entre los partidarios de Palestina y los partidarios de Israel aumentan en los campus universitarios, en la ciudad de Nueva York el 30 de octubre de 2023. (Spencer Platt/Getty Images)

La policía del campus está investigando lo que prometió que “las partes responsables rendirán cuentas”, según el comunicado.

En Florida, el gobernador Ron DeSantis pidió el cierre de SJP en el estado por apoyar a Hamás. En Massachusetts, la Universidad Brandeis, una universidad privada judía no sectaria, prohibió a Estudiantes por la Justicia en Palestina.

El Sr. Jacobson dijo que ha supervisado las acciones de SJP durante una década. Hasta ahora, las universidades han ignorado su programa y sus tácticas.

“Algunas universidades están dando por fin el paso de reconocer lo que es Estudiantes por la Justicia en Palestina”, dijo.

Según Jacobson, los estudiantes israelíes rara vez o nunca son los agresores en las protestas universitarias.

“Simplemente no se ve la fuerte crítica hacia los palestinos que se ve hacia Israel”, dijo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.